Vamos a hacer, paso por paso, una revisión rápida de un gráfico que nos pudiera interesar, para ver cómo deslizamos el ojo por la imagen, en qué nos fijamos y qué elementos suponen una «roja directa» para que descartemos el gráfico:

Antes de nada, tenemos que saber qué estamos buscando; así que supongamos que nos centramos en valores alcistas en los que queremos comprar justo después de un pullback, para estar dentro del ascenso del próximo swing.

El primer motivo de descarte de un gráfico es la falta de volumen o que se trate de un «penny stock», esto es, un valor cuyo precio es muy bajo. En Novatos Trading Club nos gusta fijarnos en valores que cotizan por encima de los 7€. Cuando falta volumen se aprecia inmediatamente porque el precio no fluye, sino que se mueve por escalones bruscos y los precios intermedios apenas se tocan.


Este es un buen ejemplo de un gráfico al que no le presteríamos atención. El precio no llega al euro y sus movimientos son demasiado escalonados. Además, hay demasiados rabos sueltos por ahí (sombras de las velas demasiado largas).

Fijémonos ahora en esta pareja de gráficos de Heineken. Como sabéis, solemos presentar el gráfico semanal a la izquierda y el diario a la derecha.


Nosotros nos moveremos en el entorno del gráfico diario, pero necesitamos el permiso del gráfico semanal para saber que estamos en el buen camino. Así que éste será el primero que ojearemos.

Una vez que hemos encontrado un gráfico suave, no errático, con cierto volumen negociado y que no cotice a precios de risa. Es decir, una vez que hemos evitado los llamados «chicharros», nos fijamos en la media móvil semanal (punteada en azul). Es nuestra única superposición al precio en el gráfico semanal, pero nos sobra. Si estamos pensando en comprar, tiene que apuntar hacia arriba, sino, gráfico descartado. Obviamente, si estamos pensando en abrir cortos (vender primero para comprar depués), entonces buscaremos gráficos cuya media semanal tenga pendiente negativa.

Lo siguiente en lo que nos fijamos es en el ímpetu de la tendencia. Si la fuerza compradora, los alcistas, respaldan el movimiento. Esto lo podemos observar en el histograma de la MACD, el primer indicador rojo y verde bajo el precio.

Lo más importante con la MACD es que acompañe al precio. Si el precio va por inercia o va de farol, se sabe porque MACD no respalda el movimiento. Es lo que se llama una divergencia entre el indicador y el precio. Si uno sube, el otro baja. No hay respaldo al movimiento. Por lo que uno no debe entrar, pues la tendencia se está agotando aunque todavía no se vea con claridad en el precio.

En el ejemplo de Heineken, vemos que la MACD no respalda con firmeza al precio. Los Novatos no entraríamos, pues es fácil ver que, desde mayo, el precio sube, pero el ímpetu va perdiendo gas; así que, cualquier día de estos, el precio se desinflará.

El paso siguiente es observar la fortaleza relativa del valor respecto al mercado.

Se trata del indicador que tenemos debajo de la MACD. En esta parte se compara a los valores con los índices de su mercado. Es decir, compararíamos a Telefónica con el IBEX35 o a Google con el S&P500.

En cualquier caso, en tendencias alcistas, buscamos que el valor sea más fuerte que el mercado. Por ejemplo, en este gráfico, sólo tomaríamos posiciones bajistas hasta octubre de 2008. A partir de ahí, sólo nos planteariamos estrategias alcistas:


Si obtenemos el visto bueno en el gráfico semanal podemos pasar al diario. Volvamos al de Heineken:


En el gráfico del precio ubicamos un par de medias móviles, una rápida, de pocos periodos (15 o menos) y otra algo más lenta (del triple de periodos, aproximadamente). Para quitarle un poco de inercia a la media móvil lenta, se puede configurar ésta como exponencial, que le da más peso a los últimos valores registrados.

Nos gustará más el gráfico si las dos medias apuntan en la misma dirección y hay amplio espacio entre ambas.

Entre ambas medias móviles definimos la zona de valor. Y sabemos que el precio tiende a oscilar alrededor del valor, alejándose y volviendo hacia él. Añadimos también un canal (en blanco) que delimita más o menos la amplitud de movimiento del precio. Este canal tenemos que ajustarlo a mano para cada gráfico. Así, vemos que el precio va de la zona de valor hasta el canal y vuelve.

Como queremos comprar, lo haremos cuando el precio rebote en la zona de valor. Venderemos cuando vayamos a tocar la parte superior del canal. Fácil ¿verdad?

Así que, lo primero que miramos en el gráfico diario es dónde está el precio ¿Está en la zona de valor? ¿Ha rebotado ya? ¿Parece que se dirige hacia el canal? Si todas las respuestas son sí, probablemente estemos ante una buena compra.

Claro que nos hacen falta más cosas:

Es importante que dibujemos la directriz de tendencia (en violeta) y que marquemos los precios que representan importantes zonas de soporte y resistencia (en azul).

Si tenemos pensado comprar, es fundamental tener un soporte cerca y el menor número de resistencias por encima, para que el stock suba libre.

A partir de aquí, nos fijamos en detalles menores. Los indicadores son una ayuda, pero no son la esencia. La esencia está en el precio. Está en su tendencia, en si estamos cerca o lejos del valor y en si estamos firmemente sustentados por un buen soporte y sin resistencias infranqueables por encima.


Para empezar, nos fijamos en el volumen. Nos gustará ver que el interés de la gente (que se refleja en el volumen) aumenta cuando la tendencia va a favor (ascendente) y disminuye cuando va en contra (descendente). Así, en este gráfico, vemos que, a finales de mayo hay mucho interés pero, a principios de junio, cuando el valor empieza a ir en un sentido poco interesante, el volumen disminuye.

Luego nos centramos en el estocástico. En líneas generales, si está bajo, por debajo de la línea amarilla, nos indica que la gente se ha pasado vendiendo y que es buen momento para comprar, pues el valor está listo para subir. Si el estocástico está alto, por encima de la línea azul, nos indica que estamos en zona de sobrecompra, recomendación de venta. Lo más importante de este indicador es que no desaconseje la operación. Por ejemplo, nunca compraremos cuando el estocástico esté de la mitad para arriba. Si está bien abajo, mucho mejor.

Por último, nos fijaremos en force index, que es como un estocástico (un oscilador), pero mucho más sensible. En estado puro, dará señal de compra cuando cruce de abajo a arriba y de venta cuando se hunda bajo el nivel de cero. No obstante, solemos utilizarlo a través de dos medias móviles que dan mucha más información (más detalles aquí). Reforzará nuestra idea de compra si tenemos señal en este indicador.

Y esto, en resumen, es en lo que nos fijamos cuando revisamos rápidamente un gráfico. Al principio puede llevar un poco de tiempo pero, en cuanto te acostumbras, todo esto lo ves en cuatro o cinco segundos. Para un análisis más detallado y sistemático con los gráficos que nos han parecido buenos al primer vistazo, recurrimos al StockTest.

En Novatos Trading Club nos encantará conocer tu opinión, cómo revisas tú los gráficos y a qué le das mayor importancia ¡Coméntanoslo!

¡Unete a los Novatos y recibe gratis más contenido constantemente!

Si te ha ayudado este artículo, seguro que también lo harán:


formacion en trading personalizada

¿Estás dispuesto a invertir esfuerzo y dinero en tu desarrollo como trader?

Conviértete en un trader ganador consistente con nuestra formación personalizada. Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo

En menos de 48 horas nos pondremos en contacto contigo. No te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)