De vez en cuando, cada tres o cuatro fines de semana, procuro repasar mis indicadores de salud del mercado.

Seguramente, este fin de semana ya me tocaba hacerlo. Sin embargo, en esta ocasión, he querido hacer la revisión a propósito, pues me sorprendió mucho el cierre del S&P500 del viernes:

Invertir en Bolsa

El viernes, el S&P500 cayó.

Y no es que cayese una barbaridad (-1.25%), pero lo hizo de golpe y cancelando de un plumazo los logros de toda la semana.

En el análisis técnico, romper máximos históricos y luego perderlos es una cosa muy fea.

 

Pongámoslo en contexto

Tampoco nos volvamos locos: Es una pequeña falsa ruptura en un gráfico diario.

Sin embargo, todo empieza por algún sitio. No es para alarmarse, pero que es un aviso para estar atentos.

Personalmente, casi todas mis posiciones en Bolsa todavía son largas (compradoras) y, salvo algún corto que tengo por ahí, mi sesgo global sigue siendo alcista.

Hablábamos el otro día de que el ciclo de Kitchin nos recomendaba estar alerta ante un potencial techo de la Bolsa (desde hace unas semanas hasta dentro de pocos meses).

Por otra parte, el Bono ya lleva una temporada robándole capital a la Bolsa, pues su rentabilidad va subiendo poquito a poco y empieza a competir con ella.

Es decir, tenemos una atmósfera que conviene vigilar.

 

Revisando la salud del mercado

Como te decía antes, revisé mis indicadores de salud del mercado (Intermercado, A/D, NH-NL, divergencias en MACD semanal en el S&P500, sectores ofensivos vs defensivos, VIX, SP500 sin ponderar, chicharros vs blue chips, inflación, curva de tipos, etc).

Estos indicadores no hay que tomárselos como pruebas irrefutables, sino más bien como una nube de pistas.

Casi nunca todos están bien, y casi nunca todos están mal. Lo que importa es la mayoría y la potencia de las señales.

No obstante, hay algunos que me gustan más que otros porque he comprobado que tienen una relación más directa con el movimiento del mercado.

Este es el caso del comportamiento relativo de los sectores ofensivos y defensivos, modelado por la simple relación de de rendimiento de los ETF (“Spiders”) que representan al consumo discrecional (el que florece cuando la gente tiene pasta en el bolsillo) y el consumo básico (el que se refuerza cuando hay que contar los dineros), cuyos tickers respectivos son XLY y XLP.

Esta relación de rendimiento de ambos ETF resume muy bien si el dinero de los grandes fondos apuesta por la Bolsa o no; porque cuando tiene miedo migra posiciones de los sectores ofensivos a los defensivos y eso canta en la gráfica.

 

¡Sorpresa!

Eso está pasando ahora mismo, de forma muy clara:

Tiburones en la Bolsa

Me llamó la atención comprobar que la mayoría de los indicadores de salud todavía no dan señales serias de alerta, pero que uno de mis preferidos la está dando a gritos.

 

Otra vuelta de tuerca

Si profundizamos un poco en el tema, nos encontramos casi un aviso de recesión en las ventas minoristas. Cuando este indicador cae por debajo de cero, se convierte en una alerta en toda regla.

Aún no está por debajo de cero, pero no le falta nada:

Alerta de recesión

 

Conclusión práctica

El mercado tiene una gran inercia alcista. Y eso lo coloca en lo alto de lo más alto.

¿Pero tiene gasolina para mantener el movimiento?

Todo apunta a que no.

Esto en la práctica significa que, si tienes posiciones compradoras, seguramente les empiece a costar avanzar, si las tienes vendedoras, probablemente comiencen a funcionar mejor que antes. Y, si no tienes posiciones y pretendes abrirlas, no pienses sólo en comprar; comprueba primero si el mercado te da facilidades también para cortos.

Como ya te comenté en alguna ocasión, el criterio final es lo que tú encuentres.

Espero que este artículo te haya aportado valor. Para mi, ha sido un toque de atención, y quería compartirlo contigo.

 

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by