Actualizado: 27 de septiembre de 2017

Los CFD (Contracts For Difference) son un tipo de productos derivados financieros. Cuando decimos derivados, nos referimos a derivados de las acciones de toda la vida. Otros productos derivados, son las opciones (quizás te suenen más como “stock options”) o los futuros, por ejemplo.

En cualquier caso, los CFD son productos que se pueden comprar y vender, como las acciones, dentro de su propio mercado. Por supuesto, se puede ganar dinero con ellos. Y mucho.

Algunos brokers convencionales te dan la posibilidad de operar con CFD, aunque hay brokers exclusivamente dedicados a este tipo de productos.


¿Por qué querrías operar con CFD en lugar de hacerlo con acciones?

Hay varios motivos para hacerlo. Los CFD pueden ser una opción muy interesante. Veamos por qué:

Accedes a mercados diferentes a través del mismo producto

Lo mismo que hay acciones de Telefónica, hay CFD de Telefónica. El precio del CFD iguala con bastante precisión al de la acción, así que, hasta cierto punto, lo mismo te da tener acciones o CFD.

La diferencia está en que, además de haber CFD de acciones españolas, los hay de acciones americanas. Pero es que, además, también los hay de índices mundiales, de futuros de materias primas, etc.

Es decir, de golpe, tienes acceso a especular a la vez con subyacentes tan variopintos como por ejemplo: Microsoft, BBVA, S&P500, oro, crudo, aceite de soja, bono alemán, euro frente al dólar, etc.

Puedes tomar posiciones cortas

Como sabes, es difícil, si no imposible, encontrar un broker en España que permita posiciones cortas con acciones (que es nuestra arma para ganar dinero cuando la Bolsa baja). Sin embargo, cualquier broker que oferte la operativa con CFD, permitirá posiciones cortas en estos productos. Conclusión, puedes ser rentable tanto en las subidas como en las bajadas sin salir de España.

Permiten apalancamiento

Una característica típica de los derivados financieros es el apalancamiento. Esto significa que con poco dinero puedes mover mucho. Puedes tenerlo físicamente o no, pero es frecuente poder mover veinticinco veces más dinero del que pones encima de la mesa.

Por ejemplo, si te compras 1000€ en acciones de Telefónica, tienes que darle a tu broker 1000€. Si ésta sube un 5%, tú habrás ganado 50€. Sin embargo, con CFD, sólo necesitas darle a tu broker 40€ para controlar el equivalente a 1000€ en acciones, por lo que sólo con 40€ habrías ganado 50€. Indudablemente, esta ventaja es salvaje, pero también tiene un lado oscuro salvaje: Apalancarse significa multiplicar el riesgo. Si tú con 1000€ eres capaz de controlar el equivalente a 25.000€, puedes ganar como si los tuvieras, pero también puedes perder como si los tuvieras.

No obstante, el poder de apalancamiento se puede usar o no y, de recurrir a él, se puede utilizar en mayor o menor medida. Es decir, aunque yo tenga 1000€ y sólo necesite poner 40€ para mover el equivalente a 1000€, puedo inmovilizar mis 1000€ igualmente, de modo que, en el fondo, no estoy apalancándome. También puedo apalancarme levemente si en vez de inmovilizar 1000€, sólo inmovilizo 700€.

En cualquier caso, si eres novato, tu destino es el de perder dinero en promedio; así que más te vale no apalancarte jamás, pues sencillamente acelerarías tu pérdida en la misma proporción en la que te apalancases. Una vez que veas que eres capaz de ganar de forma consistente, entonces sí que puedes apalancarte para multiplicar tus beneficios moviendo mucho menos dinero.

Ventajas
  • Se puede operar tanto en largo como en corto. Podemos aprovechar tanto las subidas como las bajadas.
  • Multitud de subyacentes que permiten disponer de un gran abanico de oportunidades. Productos de diversos países en gran variedad de divisas que mejoran la diversificación de nuestra cartera.
  • Poseen apalancamiento. Con unas pequeñas garantías, podemos mover un nominal mayor. Esto nos da la posibilidad de obtener buenas rentabilidades con pequeños movimientos del mercado. Es decir, nos dan acceso a operar intradía.
  • Únicamente se mueve en base a un subyacente. No hay otras variables que determinen sus oscilaciones. Si el mercado cierra, el CFD sobre subyacente se paraliza.
  • Posibilidad de introducir órdenes condicionadas como por ejemplo OCO (One Cancel the Other) o If Done así como órdenes relacionadas de todo tipo (stop, límite, stop móvil, stop si bid, etc.)
Inconvenientes
  • Algunos valores con poco volumen no se encuentran en corto y/o no permiten apalancamiento.
  • El apalancamiento se convertirá en un inconveniente si no usamos los stops de protección y no respetamos nuestra gestión de capital y control del riesgo.
  • El CFD no replica a la perfección el movimiento del subyacente, por lo que en gráficos diarios o inferior (marco temporal más corto), tenemos que operar directamente con los gráficos del broker. (ProRealTime deja de valer, por ejemplo).
  • No son especialmente baratos. Las comisiones globales, ya sea en forma de comisión o de spread, suelen ser relativamente altas.

¡Y si quieres más CFD, todavía hay más! Puedes seguir leyendo sobre las verdades y mentiras del trading con CFD con todo detalle.

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies