Actualizado: 22 de noviembre de 2017

Trading detalle tecnico mejora aciertos

Cuando empecé a operar por mi cuenta con cierta regularidad buscando mejorar mi desempeño como trader (todavía era claramente perdedor), no me podía creer lo baja que era mi tasa de aciertos, entendiendo como “acierto” una operación en la que ganase una rentabilidad positiva (ignorando las comisiones del broker).

Y digo ignorando las comisiones del broker porque, como entrenaba con una cuenta de menos de 1000€ en un broker de acciones, las comisiones se llevaban casi todo el beneficio neto (cuando lo había). Aún así, a mí lo que me preocupaba era obtener un rendimiento positivo teórico (imaginando comisiones cero); pues tenía claro que lo de encontrar un broker más eficiente y aumentar mi tamaño de cuenta para que las comisiones no me afectasen tanto serían asuntos para más adelante.

El caso es que, aún descontando comisiones, lo habitual es que yo ganase tan solo una de cada cuatro operaciones en promedio. Con suerte, una de cada tres. Es decir, mi tasa de aciertos oscilaba, más o menos, entre el 25% y el 33% para entendernos.

Esto no impide matemáticamente que ganes dinero, pero la verdad es que lo dificulta mucho. Necesitas que tus operaciones buenas sean francamente brillantes para compensar tanta pérdida junta, por pequeñas que éstas sean; y eso cuesta mucho lograrlo (y sobre todo sostenerlo en el tiempo). Yo, desde luego, no era capaz.

 

Cómo mejoré mi trading a pasos agigantados

Sabía que tenía que hacerlo, pero reconozco que remoloneé un poco al principio: Tenía que documentar mis operaciones (hacer un diario de trading y un registro de operaciones) para así aprender de mis errores.

Y digo que remoloneé porque, aunque me puse pronto con ello, al principio era muy lento (y demasiado extenso) documentando mis operaciones y me costaba mucho tiempo y esfuerzo hacerlo, así que no lo hacía para todas las operaciones. (Error). Ahora es algo que hago en menos de un minuto por operación. Maravillas de la práctica.

Pero la verdad es que, en cuanto me puse en serio a documentar y revisar mis operaciones, mi trading mejoró a la velocidad de la luz. Localizaba y superaba errores, uno tras otro.

En particular, hubo un error que repetía constantemente y al que era totalmente ciego. Lo cometía una y otra vez y, hasta que no revisé una buena tanda de operaciones fallidas buscando patrones comunes no caí en la cuenta de qué era lo que estaba haciendo mal.

Además, se trataba de un error que, una vez sabido, era inmediato superar. Nunca más lo volví a cometer.

Y, de la noche a la mañana, mi tasa de aciertos, subió algo más de un 30%. De golpe, me coloqué en en una tasa de aciertos que bailaba alrededor del 40%.

Todavía no era para tirar cohetes, pero estaba mucho mejor.

Ten en cuenta que, con una tasa de aciertos del 40%, el B/R umbral cae hasta 1.5. Dejando un poco de margen de seguridad, entrar en operaciones con B/R de 1.8 ya te vale y con B/R de 2 o superior vas sobrado.

Dicho con otras palabras, que ya te puedes permitir entrar en muchas más operaciones (es más fácil encontrar oportunidades que te sirvan), porque las buenas ya no tienen que salir tan perfectas y redondas para compensar a las malas.

 

Los detalles técnicos

De aquella yo operaba prácticamente en exclusiva a favor de tendencia. Todavía no había descubierto las ventajas de ir a contracorriente; (principalmente porque no sabía hacerlo bien y siempre que lo intentaba perdía, todo hay que decirlo).

Hoy en día simultaneo ambas técnicas en función del momento del mercado; pero de aquella aún no tenía yo tanta versatilidad y tenía que conformarme con machacar la técnica que tenía entre manos.

Como sabes, cuando operas a favor de corriente, lo que haces es incorporarte a la tendencia cuando el precio se reencuentra con el valor.

Por ejemplo, en tendencia alcista, compras cuando el precio ha bajado un poco:

trading cuando comprar

Para tener un criterio un poco más visual (y si cabe, objetivo); puedes facilitarte la vida cambiando el criterio ambiguo de “el precio ha bajado un poco” por el de “el precio toca su media móvil (una que previamente has escogido y ajustado bien, claro):

trading media movil comprar acciones

Nota: Si no sabes calibrar una media móvil, lo tienes explicado en este artículo: Cómo ajustar una media móvil.

Observa como pasas de palabras en el aire a un criterio mucho más claro:

trading media movil comprar acciones en el momento justo

Lo que pasa es que a mí, que soy un tiquismiquis, siempre me ha gustado más la precisión visual que te da una buena zona de valor. (Compras cuando el precio cae dentro del área sombrada):

trading zona de valor

Si te fijas, este método es más preciso. Te coge las señales fuertes como las más débiles sin tampoco volverte loco:

trading zona de valor mas preciso

 

El problema

El método de compra antes expuesto es muy lógico y muy bueno.

Pero no basta.

Y no es que lo diga yo, te lo dice el mercado.

A mí me lo dijo y me lo repitió hasta la saciedad.

El problema que yo me encontraba es que, prácticamente siempre (ya sabes, más del 70% de las veces) cuando yo compraba me pasaba esto:

fallo trading

No importa que antes hubiese habido dos, tres, cuatro o diecisiete rebotes buenos; el que yo cogía salía mal.

Esto era más que mala suerte. Había algo que yo no veía.

Y, como te digo, hasta que no empecé a documentar bien mis operaciones me fue imposible descubrirlo:

 

La causa del problema

El problema de dejarse llevar por la fiebre de los indicadores es que uno pierde el norte.

Tú vas todo contento a buscar gráficos, te lías a buscar condiciones de entrada atendiendo a indicadores y, para cuando te das cuenta, estás haciendo cosas muy tontas (y a la vez muy convencido de ello).

(El convencimiento, te lo quita el mercado a tortazos, of course, pero ese es otro tema).

En mi caso, perdía de vista el movimiento del precio e ignoraba por completo el marco temporal superior.

Y no es que no lo mirase, sino que realmente no acababa de hacerle caso.

Ahora que te lo cuento suena obvio, pero yo en aquel momento era incapaz de verlo:

no puedes comprar un precio de un gráfico diario que está deseando bajar en el gráfico semanal.

Dicho con otras palabras, la tensión precio-valor tiene que ser baja en el gráfico diario, y también en el gráfico semanal.

Este es el gráfico semanal del ejemplo anterior:

tension precio valor en trading importante recordar

¡En el gráfico diario parecía el momento perfecto para comprar!

Cuando uno ve el diario de trading y encaja las piezas se pregunta ¿Cómo pude estar tan ciego? Hasta entonces, te llueven los golpes y ni siquiera entiendes por qué ni de dónde.

trading-otro-punto-de-vista

Pues este pequeño descubrimiento cambió de la noche a la mañana mi tasa de aciertos.

No descubrí ningún sistema mágico, simplemente a partir de ese día comencé a desterrar un montón de operaciones que antes me parecían buenas y que ahora ya sabía que no lo eran.

Más acierto, menos frustración ¡Y por una pequeñez!

Una vez sabido, por supuesto me apresuré a incorporarlo en mi chuleta de trading:

stocktest-4-trading

Esta chuleta (conocida como el StockTest4) está disponible de forma gratuita para todos los Novatos del Club.

Se trata de una plantilla en excel que te pide que verifiques ciertas condiciones según el tipo de operación (hay cuatro en la estrategia de corto plazo) para darte el visto bueno antes de lanzarte.

Si no la tienes, apúntate al Club (es 100% gratis) y descárgala aquí mismo:

Y si ya estás en el Club y la has perdido o no la encuentras, puedes descargar la herramienta introduciendo igualmente tu email y tu nombre. No te apuntarás de nuevo al Club y podrás descargar el StockTest4 aquí mismo.

Como siempre, los comentarios son bienvenidos y apreciados. Odio hablar solo, ya lo sabes.

¡Te espero! 🙂

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)