Opciones de trading e inversión

Una de las preguntas que más me han hecho durante todos estos años que llevo escribiendo sobre los mercados financieros es esta:

¿Qué tipo de operativa es la mejor para mí?

Con otros formatos también:

¿Por dónde empiezo?

Trabajo 12 horas al día, ¿cómo puedo sacar pasta en la Bolsa?

¿Qué es mejor, operar con gráficos de 1 minuto o de 1 día?

Y así muchas más, pero todas relacionadas con una de las incertidumbres más importantes a las que te enfrentas al empezar en esto:

¿Qué vías tengo para ganar dinero en los mercados financieros y cuál se adapta mejor a mí?

 

Por oportunidades no será

Ya seas nuevo en esto o lleves un tiempo, te habrás dado cuenta de que tienes más de una forma (y más de dos) de sacarle provecho a los mercados financieros.

Y de eso te voy a hablar. Para ayudarte a decidirte por un camino a seguir, o por varios si consideras que tienes la capacidad temporal y económica de diversificar.

Pero no voy a hablar de productos (CFD, ETF, opciones, Forex, acciones, etc.), sino de estilos de operativa.

Antes de nada, quiero decir que hay más vías para rentabilizar tu dinero que las que voy a comentar, pero estas tres son las más extendidas.

Vamos allá.

 

Swing trading

Empiezo por aquí porque es lo que mejor manejo, en lo que me considero especialista y lo que llevo enseñando años.

El swing trading es el tipo de operativa en el que tratas de capturar movimientos concretos del precio en un periodo de días o semanas.

Dependiendo de la situación del mercado, se opera en base a unos objetivos u otros.

Este tipo de operativa te permite ganar dinero en periodos tanto alcistas como bajistas.

 

Qué disponibilidad exige

Lo bueno que tiene el swing trading es que no te obliga a estar pendiente en todo momento de los gráficos.

Puedes dedicarle el tiempo que tu vida diaria te permita, sin que te cueste demasiado esfuerzo.

Con una rápida revisión diaria de 20 minutos, puede ser suficiente.

Habrá días que necesitarás un poco más, para rastrear el mercado, por ejemplo.

Pero también habrá semanas en las que revises tus posiciones solo un par de veces, para ajustar los stop loss o simplemente ver dónde está el precio.

Una de las grandes ventajas para mí es que, aparte de reportarte beneficios, el swing trading es un entretenimiento muy llevadero y nada estresante, como pueden ser otros tipos de operativas.

Como puedes ver, hacer swing trading no afectará apenas a tu trabajo, familia, amigos, otras aficiones, etc.

Por lo tanto, si tu intención es hacer trading de una manera activa, pero sin tener que recortar mucho tiempo de tu vida cotidiana, el swing trading es la mejor opción.

 

¿Cuánto dinero necesito?

Aquí tienes que tener en cuenta un escenario previo al de empezar a ganar dinero, en el que también necesitarás invertir capital.

Hablo de la fase de aprendizaje.

Y como aprendizaje no me refiero solo a la formación con cursos, tutorías, libros, etc.

Me refiero al proceso de aprender operando con una cuenta real.

Para esta primera fase, 600€ sería una buena cifra (es con lo que yo empecé), pero si puedes empezar con un poco más, mejor, para así aplacar al máximo el impacto de las comisiones.

Si quieres cifras más o menos concretas, te diría que entre 600€ y 2.000€ para aprender son suficientes.

A partir de ahí, una vez que ya tengas rodaje, cuanto más grande sea tu cuenta, mayor será será el peso de los beneficios y menor el de las comisiones.

Ni que decir queda que, tanto en la fase de aprendizaje como en la de operativa pura y dura (aunque nunca vas a dejar de aprender), jamás tienes que poner en riesgo dinero que vayas a necesitar.

En este artículo tienes con más detalle las cantidades aproximadas de dinero que necesitas para operar en Bolsa dependiendo de tus objetivos.

 

Inversión a largo plazo

La inversión a largo plazo es esa forma de rentabilizar tu dinero con apenas esfuerzo.

Esta forma de operar está más enfocada al ahorro de cara al futuro en vez de buscar el beneficio a corto plazo.

Si bien es la opción mássegura” de las tres, es la que menos rentabilidad ofrece a priori. No se puede tenerlo todo.

Para mí, toma un gran peso en mi operativa, junto con el swing trading, ya que me permite diversificar parte de mi cartera sin comerme mucho la cabeza.

 

Qué disponibilidad exige

Que sea una operativa más pasiva no quiere decir que se lleve sola.

Tienes que estar pendiente del mercado y saber muy bien cuándo entrar.

Lo bueno que tiene es que no tienes que preocuparte de objetivos, cierres intermedios, gestión de stop loss, etc., lo cual te libera muchísima carga de trabajo.

El tiempo que necesitas para operar de esta forma es muy escaso: Lo que te cueste ejecutar una orden de compra en el broker en contados momentos del año.

Ahora bien, al menos tienes que emplear un par de minutos al día para revisar la salud del mercado y comprobar si hay oportunidad de entrar.

No es mucho, pero tienes que hacerlo.

La inversión a largo plazo es la mejor opción si no tienes tiempo para aprender un método de trading y ponerlo en práctica de manera consistente.

Te permite sacarle una rentabilidad extra a tus ahorros.

Al igual que hago yo, aunque tengas tiempo para hacer trading, tampoco deseches esta opción para diversificar. Al revés, si tienes capital suficiente, tómatela muy en serio.

 

¿Cuánto dinero necesito?

Aquí no hay un mínimo como tal.

Puedes empezar a invertir comprando una acción o un ETF.

Pagarás únicamente la comisión de compra y, si ese valor crece dentro de unos años, recogerás tu beneficio (aparte de los dividendos que hayas ido obteniendo).

Aunque claro, siempre es recomendado tener una liquidez que te permita ir diversificando e invirtiendo diferentes cantidades según la ocasión.

Si quieres una cifra concreta te lo pongo fácil: Ese dinero que tienes en una cuenta de ahorro parado, que no sabes muy bien qué hacer con él y que no vas a necesitar en años.

 

Daytrading o trading intradía

El daytrading es la vía para ganar dinero en los mercados financieros que más esfuerzo requiere.

Como su propio nombre indica, son operaciones que tienen su entrada y salida en la misma jornada.

Si quieres dedicarte al trading intradía tienes que tener claro que vas a pasar mucho rato delante de los gráficos sin poder hacer nada, simplemente esperando a que aparezca la oportunidad perfecta para entrar.

Con en esto no quiero decir que se pierda el tiempo, ni mucho menos, solo que necesita dedicación absoluta y una amplia experiencia.

Se busca capturar pequeños y rápidos movimientos del precio. Normalmente, en cuestión de minutos.

Lo malo de esto es que, para obtener beneficios que compensen, se utilizan productos con apalancamiento, lo cual incurre en un riesgo extra, sobre todo si estás empezando.

Por razones obvias, es la opción menos recomendada para comenzar a rentabilizar tu dinero.

 

Qué disponibilidad exige

Disponibilidad total (o casi).

Este tipo de trading requiere estar pendiente del mercado varias horas al día, todos los días y en las mismas horas.

Vamos, se podría decir que es casi como una jornada laboral.

Según mi experiencia en daytrading y por lo que he visto en otros traders, es casi imposible compatibilizar ser daytrader de forma eficaz con una vida “normal” (trabajo por cuenta ajena, estudios, actividades que requieran un tiempo fijo, etc.).

Para una sesión de intradía necesitas estar 3 o 4 horas por la mañana y/o por la tarde (horas de mayor negociación del mercado), en las que tu concentración tiene que ser del 100%.

No puede haber distracciones de ningún tipo.

Las exigencias son altas, como puedes ver.

Eso sí, si te puedes permitir este tipo de operativa, aprendes correctamente y eres consistente, es con la que conseguirás una mayor rentabilidad de lejos.

 

¿Cuánto dinero necesito?

Para la fase de aprendizaje, exceptuando el dinero que puedas invertir en cursos, necesitas relativamente poco.

Con una cuenta de 500€ – 1.000€ ya puedes empezar a operar con divisas o CFD.

Una vez que te sientas seguro, puedes continuar con esas cifras o algo más, pero si de verdad quieres aprovecharte de los beneficios del daytrading, lo normal es pasarte a operar con futuros.

La gente que se dedica profesionalmente a la operativa con futuros maneja cuentas de, por lo menos, cinco cifras (y más tirando hacia las 6 cifras).

Para que te hagas una idea, una cuenta de 25.000€ es pequeña…

 

Espero que este artículo te sirva para aclarar tus dudas respecto a qué opción (u opciones) elegir para rentabilizar tu dinero.

Si tienes alguna duda o quieres aportar tu propia experiencia personal, no dudes en escribirme.

Te espero en los comentarios 😉

 

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Habla conmigo directamente!

¡Habla conmigo directamente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) e iré analizando personalmente contigo tu situación.

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)