Cada vez es más posible operar algo más que Forex con los brokers de Forex.

Además de los pares de divisas que les corresponden por naturaleza (EURUSD, GBPUSD, CADCHF, EURJPY, etc.) es frecuente que estos brokers ofrezcan también los índices más importantes (S&P500, DAX, etc.) y las commodities (materias primas) más famosas, como son el oro, la plata o el petróleo crudo, entre otros.

La red Forex es un mercado global descentralizado donde tú compras y vendes contratos (lotes) sobre pares de divisas. Un broker de Forex se coloca entre esa red y tú, y te cobra una comisión por acceder a cambio de darte la infraestructura necesaria para conectarte y poder operar.

Pero lo cierto es que la red de Forex, conocida como ECN (aunque ECN es un acrónimo genérico de redes de comunicaciones electrónicas, por cierto) poco tiene que ver con índices o con materias primas.

Así que la pregunta es ¿Qué estoy operando cuando opero una materia prima o un índice en un broker de Forex?

Y la respuesta es: Un CFD.

¿Un CFD sobre el oro?

No. Un CFD sobre el futuro del oro.

Es decir, operas un contrato derivado sobre otro contrato derivado de distinto tipo de un metal que nunca tocarás por mucho que lo compres y vendas.

La cuestión es que, si el futuro del oro refleja con gran exactitud la cotización del oro y el CFD del futuro del oro replica con bastante precisión el muy fiel reflejo de la cotización real del metal, en la práctica todo va bien ¿verdad?  😐

Bueno, hasta cierto punto. Hay un par de problemillas.

 

Problemilla número 1

Operar un CFD es muchísimo más caro que operar un futuro (del orden del triple o más). Recuerda que lo que no te cobran en la comisión, te lo esconden hinchando el spread (más detalles aquí).

De hecho, en muchas ocasiones el spread destruye por completo tu beneficio. Y esto tiene mayor impacto cuanto menor es el marco temporal en el que te mueves.

 

Problemilla número 2

Los CFD no replican con tanta fidelidad a la fuente como pudiera parecer a primera vista. Principalmente por dos motivos:

Por un lado, porque al intermediario del intermediario le es muy fácil trampear un poco el precio (y no es raro que lo haga mediante diversas técnicas).

Por el otro, porque el dato del volumen tiene un origen totalmente distinto y tan sólo se parece un poco (y a veces nada) al del  futuro.

Y esto tiene un problema muy gordo de fondo: El volumen que realmente mueve el mercado no es el que tú ves operando con un CFD y corres el riesgo de sacar conclusiones completamente erróneas.

 

Dos imágenes valen más que dos mil palabras

Ayer se me ocurrió hacer una comparación que creo que te va a interesar:

Por un lado operé el crudo directamente con contratos de futuros por la tarde, como estoy haciendo últimamente (ya sabes que estoy aprendiendo) y después, me conecté  a un buen broker de Forex para extraer el gráfico del CFD del futuro del crudo y decidí comparar ambos gráficos.

Aquí tienes las dos versiones de una misma historia:

 

El futuro del crudo

Futuro

(Pues sí ¡hay días que incluso gano!)

 

El CFD sobre el futuro del crudo

CFD

Si prestas atención, descubrirás muchas diferencias en las velas. Sin embargo, tampoco son diferencias terribles; especialmente si tenemos en cuenta que son gráficos de 5 minutos.

Donde sí hay variaciones significativas es en el volumen.

Recuerda que en intradía, no puedes esperar a que se dé tu esquema de altísima probabilidad. Estás obligado a hilar mucho más fino, porque la inmensa mayoría del tiempo tienes que lidiar con gráficos feos a rabiar (más detalles de esto aquí); y eso pasa por considerar con especial atención el dato del volumen.

Eso quiere decir que, si no puedes confiar en el volumen, unido al devastador efecto del spread, probablemente no te convenga operar intradía con CFD; o al menos no en los marcos temporales más pequeños.

Nota: Por supuesto que todo esto que te comento es extensible a cualquier broker de CFD, no sólo a la parte de CFD que ahora ya incluyen la mayoría de los brokers de Forex.

 

Los CFD no son el demonio, pero hay que saber para qué usarlos

Los CFD se han inventado para dar versatilidad y flexibilidad al operador; pero son ineficientes. Un zapato te puede servir para clavar un clavo; pero los martillos suelen ir mejor.

Yo no tengo nada en contra de los CFD, ni siquiera en contra de los brokers market makers. Sirven para lo que sirven. Y, en particular, al novato que busca practicar mucho, en mercados y subyacentes variopintos, con posiciones largas y cortas, los CFD son estupendos. Pero no son ni precisos ni baratos, y tienen serias limitaciones que pueden convertirlos en no aptos para tu operativa.

Espero que este artículo te haya aportado valor y te haya servido de ayuda. Si ese es el caso, por favor retuitea y difúndelo en Facebook y Google+.

¡Ya sabes dónde me tienes! 😉

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)