A la hora de abrir y cerrar posiciones, nuestro broker nos pregunta una serie de cosas como el tipo de orden, la condición de activación, la fecha de vencimiento, el tipo de cambio y toda una serie interminable de variables que perfectamente nos podrían despistar de nuestro objetivo y hacernos olvidar que, en realidad, sólo hay dos tipos de órdenes.
¿Cuáles son esos dos tipos de órdenes y cuándo deben ser utilizadas?


El principio de incertidumbre de Heisenberg establece que no se puede conocer a la vez el cuándo y el dónde con precisión. Esto también se aplica a las órdenes bursátiles, pues si queremos comprar ahora mismo, no podemos saber con exactitud total el precio de la compra; y si queremos comprar exactamente a 43.15€, entonces no sabemos en qué momento el precio pasará por ese punto exacto y se disparará nuestra orden.

Así pues, tiene que haber dos tipos de órdenes: Aquellas en las que podemos decir cuándo queremos comprar (o vender) y aquellas en las que podemos especificar a cuánto queremos comprar (o vender). No existe una orden que nos permita hacer las dos cosas a la vez con total precisión.

Las órdenes en las que podemos determinar el cuándo, y cuándo significa ahora (en la medida de lo posible, teniendo en cuenta los retardos que hay desde que se lanza la orden hasta que esta termina de ejecutarse), son las llamadas órdenes de mercado. Cuando lanzas una orden de mercado, o a precio de mercado, estás asumiendo que no te importa la posible variación del precio desde que lo has consultado por última vez hasta que la orden termine de ejecutarse.

Si el mercado está tranquilo, las diferencias entre el último precio visto y el precio obtenido pueden ser ínfimas. No obstante, cuando hay agitación en el mercado, estas diferencia pueden ser enormes, superando incluso al importe de las comisiones.

En ocasiones estas diferencias pueden resultarnos perjudiciales, y en otras, favorables. Es por ello, que utilizaremos este tipo de órdenes sólo cuando necesitemos velocidad; y esto normalmente ocurre cuando necesitamos escapar a toda prisa de un daño mayor.

El otro tipo de órdenes es el de las órdenes limitadas. En éstas, se fija el precio (cambio) y se deja abierto el cuándo. De este modo, cuando el gráfico de precios pase por el nivel de disparo, la orden se ejecutará.

Al igual que sucedía con las órdenes de mercado, pueden existir igualmente diferencias entre el precio deseado y el precio obtenido. Al dinero que llena el hueco entre el precio que tú quieres y el precio que obtienes se le llama deslizamiento.

Tal y como referíamos antes, si el precio se está moviendo con rapidez, es posible que el deslizamiento supere a las comisiones. No obstante, la precisión que nos dan las órdenes limitadas a la hora de fijar el precio es muy superior a la que nos dan las de mercado.

En general, utilizaremos este tipo de órdenes cuando queramos estar en el mercado solamente bajo unas determinadas condiciones.

Un caso típico es cuando tenemos el precio oscilando entre los límites de un canal. Aún estamos lejos de la parte baja del canal y queremos comprar sólo si el precio baja lo suficiente como para aprovechar otro viaje hacia la parte alta del canal. Como apostamos por un rebote al alza cuando el precio llegue al suelo del canal, dejamos una orden limitada de compra. Aunque se la enviemos ahora a nuestro broker, ésta no se ejecutará mientras el precio se mantenga por encima del nivel límite. Sólo queremos comprar si el precio baja lo suficiente. Razonablemente, también pondríamos un stop loss, justo por debajo del canal, que es a donde esperamos que el precio no llegue.


Las órdenes de stop pueden ser limitadas o de mercado y, realmente, el nombre no puede ser más desacertado. Hay mucha gente que le llama stop a la orden condicionada, tanto para entrar como para salir de una posición. Realmente, el sentido de un stop loss sólo es el de salida; pero la terminología en el mercado no siempre coincide con esto.

Es por ello, que podemos encontrar stops de compra. Esto quiere decir que, si el precio rebasa determinado nivel (por encima o por debajo del precio actual) se ejecuta una orden de compra. Realmente, a esto deberíamos llamarle simplemente una orden condicionada, y en muchos sitios así lo hacen.

En cualquier caso, nuestra recomendación es la siguiente:

Por norma general, usa órdenes limitadas para abrir posiciones. Cuando abras largos, por ejemplo, compra a un precio limitado. Casi nunca te interesa comprar ya. Lo que te suele convenir es comprar cuando el precio llegue a cierto valor, ya sea para que el beneficio/riesgo te compense o por otras cuestiones estratégicas.

Por norma general, usa órdenes de mercado para cerrar posiciones con pérdidas. Es decir, que tus stops sean a precio de mercado. Lo que importa es la velocidad de respuesta.

Cuando las cosas se ponen feas, lo que menos necesitas es ponerte a titubear mientras el precio se aleja alocadamente mientras, por una u otra razón, tu orden limitada de salida no se ejecuta.

Asegúrate de que tus stops (que se dispararán al rebasar un umbral o un techo que tú fijes) se ejecuten inmediatamente (a precio de mercado). Te saldrá mejor o peor, pero siempre te traerá el mal menor. Recuerda que la diferencia entre un buen y un mal trader está en cómo éste asimila sus pérdidas. Remolonear con las pérdidas es la llave para el fracaso.

Por último, si juegas apuntando hacia un objetivo de beneficios, sí es una opción que tu orden de salida sea limitada y no a mercado. Esto te permitirá asegurar que tus ganancias se ciñan a lo previsto. No obstante, no hay inconveniente en que para esto, uses también una orden condicionada a precio de mercado.

¿Cómo utilizas tú las órdenes de mercado y las órdenes limitadas? ¿Tienes alguna técnica secreta para aprovechar mejor las ventajas de estos dos tipos de órdenes? ¡Cuéntanoslo!

¿Te ha gustado este artículo? Probablemente quieras leer alguno de los siguientes:

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)