Invertir en Bolsa, stalking acecho

Mira el guepardo de la foto. A pesar de ser el depredador más rápido de la sabana, está quieto, al acecho, esperando su oportunidad.

La gacela puede echar a correr en cualquier momento, pero el guepardo sólo saltará sobre su presa cuando se presente la mejor ocasión posible. Esto es stalking en estado puro.

El precio es como esa gacela, de movimientos erráticos y tranquilos, pero capaz de salir como una exhalación, dejando a todo el mundo atrás.

Como el guepardo, sabemos bien que no podemos echar a correr detrás del precio de buenas a primeras. Lo que parecían gacelas bien podrían ser bisontes, y una manada de bisontes que se da la vuelta en su huida puede arrollarnos como una locomotora.

 

¿Cuál es el planteamiento?

La técnica del stalking consiste en combinar dos maniobras inteligentes en trading:

  • Entrar cuando precio y valor coinciden
  • Subirse a una tendencia vigorosa

Si has probado a hacer cualquiera de estas dos cosas, sabrás que lo que acabo de decir es casi paradójico:

Como sabes, el precio tiende a regresar siempre al valor, y el principal problema de entrar en rupturas es que el precio se halla muy lejos del valor.

Si representamos el valor como una media móvil del precio, vemos como casi siempre, precio y media están alejados en el momento de una ruptura:

Invertir en Bolsa, Riesgo en rupturas

El precio se mueve en swings (impulsos), que se alejan del valor y éstos luego devuelven parte de su avance en forma de correcciones acercándose al valor. Así pues, mientras la tendencia no se pierda, comprar en el valor es la apuesta más segura y comprar lejos del valor la apuesta más arriesgada.

Si compramos en una ruptura (como en la imagen de arriba) tenemos el serio problema de que estaremos lejísimos del valor, es decir, estaremos asumiendo mucho riesgo, puesto que el precio puede volver en cualquier momento al valor.

Por otra parte, lo habitual es que una tendencia sea más vigorosa que nunca (y por tanto, más interesante que nunca) en su primer swing. De hecho, las mejores tendencias ni siquiera hacen un pullback (corrección) a la línea de ruptura. Para cuando corrigen, la oportunidad de entrar bien y pronto hace mucho tiempo que se ha esfumado:

Invertir en Bolsa, stalking

Olvidando todo lo anterior, entrar en una ruptura es una apuesta bastante buena, porque la tendencia tiene más impulso que nunca.

Desde luego, puede suceder que la ruptura sea engañosa. En ese caso, en el de falsa ruptura, estaremos de enhorabuena, pero para posicionarnos en sentido contrario, apostando por un rebote sobre el soporte/resistencia brevemente violado, en lugar de por su ruptura; aunque esto constituye por sí solo un tema para ser tratado en otra ocasión.

Así que, regresando al caso de una ruptura auténtica, tenemos un dilema: ¿Entramos porque hay vigor en la nueva tendencia o lo dejamos correr porque ya es demasiado arriesgado?

La respuesta a esta pregunta es la técnica del stalking: Entrar en el principio de esta vigorosa tendencia en un momento de muy bajo riesgo.

¡Pero no existe!

Sí que existe… si lo hacemos bien:

 

¿En qué consiste el stalking exactamente?

Como bien sabes, el precio oscila. Y, además, lo hace en todos los marcos temporales, constantemente.

Mira estos dos gráficos:

Invertir en Bolsa, stalking

Son el mismo gráfico. A la izquierda, velas semanales. A la derecha, exactamente el mismo periodo en velas diarias.

He buscado el tramo más alcista posible en semanal. Impecables velas, todas alcistas, sin titubeos. Sin embargo, cuando hacemos zoom al gráfico diario, vemos que esta misma tendencia brutalmente alcista, está salpicada constantemente por velas bajistas. El precio, aún dentro de la más salvaje de las tendencias, se frena y retrocede por momentos. Es tan sólo una cuestión de zoom, de resolución.

El stalking consiste precisamente en aprovechar esta idea para entrar dentro de una tendencia viva en lugares en los que el precio retrocede y apostar duramente gracias a que podemos poner el stop loss extremadamente cerca. Para ello, lo único que tenemos que hacer es bajar a un gráfico de mayor resolución:

Invertir en Bolsa, puntos clave

Por lo tanto, si esperamos una tendencia muy viva, podemos entrar muy agresivamente a su favor, bajando un nivel el marco temporal (operando en un intervalo unas cinco veces más rápido).

Esto es válido sólo en las inmediaciones del nivel de ruptura (o de ciertos rebotes, aunque ese es otro tema para mejor ocasión). Cuanto más te alejas de este nivel, más aumenta la probabilidad de que un hipotético pullback dispare tu stop loss. Piensa que ya no estás parapetando tu stop loss del otro lado del soporte o resistencia que delimita el nivel de ruptura, sino que lo estás poniendo del mismo lado de la fuga. Si hay un retroceso un poco pronunciado, estás muerto.

Por supuesto, esto tiene un riesgo implícito mayor de lo normal: Estás jugando con la hipótesis de que tu ruptura es fuerte y que, por lo tanto, no te saltará el stop loss. Pero eso, en realidad, aumenta la probabilidad de que te salte el stop loss, pues te quedarás fuera de juego, tanto si la ruptura es falsa (como siempre, hagas o no stalking), como si la ruptura es sana pero no especialmente vigorosa.

 

 

Una alternativa perfectamente válida al stalking

¿Y si sale mal? ¿Y si hay un fuerte pullback que, sin perder el nivel de la fuga, me hace saltar el stop loss tan ceñido?

Si no las tienes todas contigo, si no te fías de la ruptura, si no te sientes cómodo acechando al precio de esa manera tan arriesgada, entonces puedes hacer algo mucho más sencillo, más sensato y más conservador: Alejar el stop loss hasta el punto de siempre y debilitar tu posición en consonancia hasta donde sea necesario.

Tendrás una posición muy floja (con muy pocas acciones) y que, ciertamente, no te va a dar grandes beneficios, por muy bien que te salga la jugada. A cambio, ganas una operación con las mismas probabilidades de salir bien que siempre.

 

En resumen

Lo fantástico del stalking es que consigues entrar con relaciones Beneficio/Riesgo extraordinarias. Además, te permite incorporarte a vivos movimientos ya iniciados en los que no tenías una posición establecida antes del estallido.

Hay que tener en cuenta que esto sólo te vale cuando el movimiento del precio es muy violento y predecible. La otra cara de la moneda, es que el riesgo de que te salte el stop loss es más alto de lo normal.

 

Lo mejor de este artículo

Espero que mi explicación sobre la técnica del stalking te haya aclarado las ideas y te ayude a encontrar oportunidades donde antes las dejabas escapar, o sacabas muy poco dinero de situaciones excepcionalmente buenas en las que tu análisis había sido perfecto

A cambio de este artículo, te animo a que escribas un comentario diciendo si mi explicación te ha parecido interesante y si te ha servido de ayuda. Por supuesto, puedes preguntar dudas. Lo que más me gustaría es que me contases tu experiencia con este tipo de situaciones y si sueles practicar esta técnica o está en tus planes el incorporarla.

Como siempre, te pido que, si te ha gustado lo que has leído, ayudes a difundir este material por la red pinchando en los botones de abajo a la izquierda de Twitter, Google +1, Facebook, email y Me gusta. Tus contactos te lo agradecerán.

¡Te espero en los comentarios!


Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)