A grandes rasgos, podemos entrar en el mercado en dos situaciones totalmente distintas.

– Cuando el precio rompe un rango en el que se hallaba encajado (y nos metemos en el sentido del chispazo):

Este será nuestro método preferido para la estrategia de medio plazo. Sin embargo, para la estrategia de corto plazo, que es la que ahora estudiamos, buscaremos la opción contraria:

– Cuando el precio rebota (y nos metemos en el mercado en el sentido del rebote):

En Novatos Trading Club nos encantan los rebotes y , para nuestra estrategia de corto plazo, contemplamos cuatro tipos posibles de operaciones:

  1. Largos a favor de tendencia
  2. Cortos a favor de tendencia
  3. Largos a contracorriente
  4. Cortos a contracorriente


1.- Largos a favor de tendencia

Es lo de toda la vida. En un mercado alcista, compramos en un rebote sobre soporte y vendemos cuando al precio le toca comenzar a bajar. Compramos el pullback.

 

2.- Cortos a favor de tendencia

Lo mismo que subiendo, bajando. Con una tendencia dominante bajista, abrimos cortos cuando el precio llega a una resistencia y se frena, esperando vender el rebote hacia abajo.

 

3.- Largos a contracorriente

Incluso en la mejor de las tendencias hay correcciones al movimiento principal. Esta es la filosofía de las posiciones a contracorriente.

En el caso de un mercado a la baja, compramos cuando el precio se ha pasado cayendo y topa con un soporte relevante, esperando cazar el rebote hacia la directriz de tendencia bajista, la media móvil o la zona de valor.

 

4.- Cortos a contracorriente

Igual que en el caso anterior, se trata de vender (cortos) para lucrarnos de las correcciones de las subidas exageradas. Vendemos intentando cazar el pullback.

 

Échale un ojo a las siguientes imágenes para entenderlo mejor (pincha en ellas para ampliarlas):

Operaciones

 

Del mismo modo, en tendencia alcista, podemos ganar dinero abriendo largos y cortos:

Ganar dinero en ambos sentidos

Nota: Ya sé lo que estás pensando ¿Y por qué no comprar cuando rebota en el suelo, vender cuando el precio se frena, volver a comprar en el siguiente rebote y así sucesivamente?

Porque, aunque esto es perfectamente válido, no siempre está claro cuándo hacerlo o el riesgo asumido no tiene por qué valer la pena en todos los tramos.

Siempre es mejor buscar el tipo de movimiento que queremos realizar por todo el mercado y quedarnos sólo con las mejores oportunidades ¿Por qué ibamos a condenarnos a comprar y vender siempre el mismo valor cuando hay otros sitios más interesantes donde poner nuestro dinero?

 

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by