Bolsa ciclo

La economía se mueve de forma cíclica. En el fondo, no puede ser de otro modo. El dinero pasa de un sitio a otro como las mareas. A veces está aquí, y a veces está allá; pero todos sabemos que la marea sube y baja ¿verdad?

Lo mismo sucede con el dinero, va cambiando de residencia en función del estado de la economía; pero es que la economía sólo puede ir bien, empeorando, mal o mejorando. Y además esto sucede de forma cíclica. No hay otro remedio.

Así pues, el dinero, que fluye como el agua buscando el punto más bajo, se mueve reaccionando de forma previsible a los vaivenes de la economía.

Al igual que en el mar hay mareas, corrientes y olas, en la economía se producen ciclos de distinta envergadura dentro de los cuales se desarrollan los ciclos más pequeños.

Quiero que conozcas el ciclo Kitchin, probablemente, el ciclo más útil para ti, que buscas sacarle el máximo partido a tu dinero.

¿Cuál es la idea principal?

Que el grueso del dinero del mundo pasa del Bono a la Bolsa y de la Bolsa a la Materia Prima, por este orden, una y otra vez. Por eso, hay momentos para estar en cada uno de los mercados. La idea es aprender a ver cómo el dinero fluye de uno a otro y hacer lo mismo con nuestros ahorros.

Es algo cíclico, cada cuarenta y dos meses (en promedio) se cierra el ciclo y volvemos a empezar.

No es necesario cazar uno de estos ciclos desde el principio, ni mucho menos. Presta atención:

Sabemos que hay tres grandes mercados entre los que fluye el dinero: Bono, Bolsa y Materia Prima. Que sean tres y no dos es una ventaja increíble. Verás por qué: El dinero no cambia de golpe de un mercado a otro, lo hace de manera gradual.

Podemos cortar este ciclo en seis fases:

1.- El Bono empieza a subir, mientras la Bolsa y la Materia Prima siguen cayendo.

2.- El Bono sigue subiendo, la Bolsa empieza a subir, la Materia Prima sigue cayendo.

3.- El Bono sigue subiendo, la Bolsa sigue subiendo, La Materia Prima empieza a subir.

4.- El Bono empieza a caer, la Bolsa sigue subiendo, La Materia Prima sigue subiendo.

5.- El Bono sigue cayendo, la Bolsa empieza a caer, La Materia Prima sigue subiendo.

6.- El Bono sigue cayendo, la Bolsa sigue cayendo, La Materia Prima empieza a caer.

Bolsa ciclo Kitchin

¿Lo ves? ¿Ves el orden interno?

Este ciclo es muy predecible, precisamente porque participan tres mercados y no dos.

Fíjate en el Bono, por ejemplo. Entre las fases 6 y 1, hace suelo. En la 1, empieza a subir.

¿Hasta cuando sube? Hasta el final de la 3, en la que hace techo.

¿Qué pasa desde que el Bono hace suelo hasta que hace techo? Que, después de que el Bono haga suelo, lo hace la Bolsa. Además, antes de que el Bono haga techo, la Materia Prima hace suelo.

Dicho con otras palabras: Tenemos un par de buenas referencias para saber dónde estamos y poner el grueso de nuestro dinero en el Bono con confianza mientras tanto.

Así pues, lo lógico es poner el dinero en el Bono en las fases 1,2 y 3. Entraríamos en la fase 1 y empezaríamos a salir en la fase 3; pero en la fase 2 estaríamos muy tranquilos, y esto es lo verdaderamente importante. Los vaivenes y sacudidas del mercado no nos darían ningún miedo.

Esto mismo, lo podemos extender a la Bolsa en las fases 2, 3 y 4 o en la Materia Prima en las fases 3, 4 y 5.

Por otra parte, date cuenta de que, lo mismo que pensamos en comprar bonos, acciones o materias primas podemos pensar en ponernos cortos en estos mercados.

Como ves, en cada fase corresponde hacer ciertas cosas. Por ejemplo, en la fase 5, lo lógico es mantener cortos en Bono, abrir cortos en Bolsa y empezar a reducir posiciones alcistas en materia prima.

Como es normal, esto no es perfecto

Hay que considerar que el ciclo Kitchin no dura siempre lo mismo; que cada una de las fases tampoco dura lo mismo que el resto; que, en ocasiones, se puede saltar alguna fase y que puede haber irregularidades en el proceso.

Todo esto es un conjunto de pistas para que sepamos dónde poner y dónde no poner nuestro dinero según el momento económico. A veces funciona con gran precisión y otras veces, los cambios de fase no son tan evidentes.

Hay muchos más ciclos registrados que afectan a los mercados. Los más conocidos son el de Juglar (más largo que el ciclo Kitchin) y el de Kondratiev (aún más largo que el anterior). Unos ciclos se contienen a otros y se afectan entre si.

Por ejemplo, podemos estar en una fase bajista del ciclo secular (de Kondratiev) y, sin embargo, estar viendo subidas en la Bolsa debidas a una fase cuatro en el ciclo de Kitchin. Pese a todo, estas subidas serían más vistosas y sostenidas en el tiempo si se alineasen con una etapa alcista del ciclo de Kondratiev.

En cualquier caso, la idea es distribuir nuestro capital entre estos mercados de la manera más adecuada en cada momento. Sólo hay que fijarse en el gráfico de arriba y plantear cuál es la señal a esperar para saber que la etapa actual termina y saber que hay que reajustar la repartición de capital para estar en sintonía con el intermercado.

¿Y cómo sé yo dónde estamos ahora?

Buscando los hitos que te comentaba antes: Techos y suelos en los tres mercados.

Miras los gráficos representativos de estos tres mercados y te haces una composición de lugar. Estos gráficos puedes encontrarlos fácilmente en internet; pero yo te los traigo, con los enlaces incluidos para que los guardes en tu ordenador, para que todo te resulte aún más fácil.

Aquí puedes ver cómo está la Bolsa:

Bolsa Bolsa

Te dejo el enlace para que lo guardes y lo consultes cuando quieras.

Este es el Bono:

Bolsa Bono

Te dejo el enlace para que lo guardes y lo consultes cuando quieras

Y este es un índice global de Materia Prima:

Bolsa Materia Prima

Te dejo el enlace para que lo guardes y lo consultes cuando quieras

Nota: Los gráficos que se muestran son imágenes fijas. Si quieres consultar la información actualizada, pincha en los enlaces que te he proporcionado debajo de cada uno de estos gráficos.

¿Cómo invierto en Bono, Bolsa y Materia Prima?

En esta estrategia tranquila, en la que el enfoque es general y de poca precisión, la idea es utilizar ETF para adoptar posiciones globales en cada uno de los tres mercados.

Si queremos, podemos estudiar qué bono es más conveniente, cuáles son las acciones más interesantes o qué materias primas en particular nos vendrían mejor para invertir. Así pues, podríamos entrar en estos mercados, no sólo a través de fondos generalistas (sean ETF o no), sino a través de futuros, acciones o CFD para mayor precisión.

De cualquier modo, lo habitual en estos casos es no complicarse la vida y apostar por los bonos, índices bursátiles y materias primas de una forma diversificada y prefabricada mediante ETF, con tamaños de posición para cada mercado acordes con la fase que estemos viviendo en cada momento.

Aunque a esta forma de operar la llamamos estrategia de largo plazo, ves en realidad que se trata de una estrategia de medio plazo desatendida.

Con revisar el estado de los tres grandes mercados una vez al mes, es más que suficiente para orientarnos y recalibrar nuestra distribución de capital.

Pincha aquí para ver los detalles de Campus de Bolsa Si todavía no estás en el Campus de Bolsa, lo tienes fácil: Únete aquí


 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)