¿Qué son los ETC y ETN?

Seguro que ya has empezado a notar los beneficios de operar con ETF. Si no lo has hecho, deberías aprender lo que son y cómo funcionan aquí.

Hoy día existen otras variantes a los ETF, que se llaman ETC y ETN, y te interesa conocer las diferencias.

 

¿Qué es un ETC o Exchange Traded Commodities?

La Unión Europea, en su carrera para crear un exceso de normativas, en ocasiones sin sentido, fijó unas normas para los fondos de inversión. Para poder denominarse y comercializarse como “fondo”, no pueden invertir en un único activo, si no que deben contar con diversificación.

Las grandes gestoras, al no poder comercializar los ETF para replicar una commodity, se inventaron un nuevo producto llamado ETC o Exchange Traded Commodities.

Así que básicamente un ETC es como un ETF, pero con distinto nombre e invirtiendo en una única materia prima.

Existen dos variantes dentro de los ETC, dependiendo de que estén respaldados físicamente por la materia prima que replican o no.

Un ejemplo claro son los ETC que están respaldados por oro. Aunque sería el mismo ejemplo para cualquier metal, ya que son más fáciles de almacenar y no son perecederos.

Si compras 10 acciones de un ETC de oro, valorados en 2.000€, estarás comprando deuda de la entidad emisora por valor de 2.000€, y esa deuda está cubierta con oro en alguna cámara acorazada del mundo. En realidad, deberías poder reclamar tu parte de ese oro, pero el trámite no es tan sencillo y te resultaría casi imposible conseguirlo.

Sin tener en cuenta que te saldría mucho más caro que comprar oro por otras vías.

Los ETC sobre materias primas que no se pueden almacenar, se realizan con productos sintéticos que replican el precio de los contratos de productos alimenticios, o petróleo, pero existe un mayor riesgo y la complejidad aumenta.

 

¿Qué es un ETN o Exchange Traded Note?

Un ETN o Exchange Traded Note, es un instrumento con el que podrás comprar deuda subordinada que emite una entidad financiera. Estarás comprando una nota en la que el bono te aplicará la rentabilidad del activo referenciado a vencimiento.

Aquí hay algo más de riesgo, ya que no sólo tendrás el riesgo del mercado, si no el riesgo de la entidad emisora de la deuda, que en caso de quiebra, el cobro de alguna compensación sería muy complicado.

 

Conclusiones

Está claro que la gestión activa que se ha hecho tradicionalmente con los fondos de inversión, está en entredicho. En la actualidad, la única ventaja que tienen sería la fiscalidad, en la que puedes cambiar de un fondo a otro sin tener que pagar a Hacienda por la rentabilidad obtenida.

En el resto de aspectos, Tanto los ETF como los ETC ganan por goleada.

  • Facilidad de acceso.
  • Rentabilidad.
  • Transparencia.
  • Variedad.

En el caso de los ETN ya estamos hablando de un producto más complejo que requiere más conocimientos y la rentabilidad que ofrecen depende de muchos más factores.

Pero siguiendo la norma de no invertir en lo que no se entienda, si un producto está subordinado a algo que no tienes claro, mejor cambiar la estrategia y elegir otro producto en el que invertir tu dinero.

Nos vemos en los comentarios.