Hablar de Bolsa curso online cuando comprar cuando vender exactamente

La mayoría de los traders se sienten como unos bichos raros al hablar de la Bolsa con la gente de su alrededor.

Existen muchos prejuicios y desconocimiento acerca de este tema y, por culpa de esto, es muy probable que te hayas sentido incómodo al hablar de la Bolsa en alguna ocasión.

Hay quien te dirá: Ah, ¿entonces eres broker? (Broker no, Brokar… Soy trader).

Otros te dirán: La especulación destruye la economía, estarás contento, ¿no? (Me flagelo por las noches. El mes pasado gané 100 eurazos con unos cortos en Ford y ahora no puedo dormir, espero que no despidan a media plantilla por mi culpa…).

Y una gran mayoría, al oírte hablar de la Bolsa, preguntará: ¿Qué es eso? ¿Lo de las películas? ¿¿¿Trading??? Bah yo de eso paso, lo mejor es tener el dinero en el banco y me van dando algo de vez en cuando (sí, un juego de sartenes… Ah, no, que ya ni eso).

Bueno, la cuestión es que, para que veas que esta situación es muy común y que se puede lidiar con ella, te voy contar los testimonios de varios alumnos, citando textualmente sus historias.

De hecho, este artículo existe gracias a Pablo (un fuerte abrazo, tío), un alumno y compañero que abrió el debate hace unos días en el foro de Círculo de trading.

 

Cómo reaccionan los demás cuando hablo de trading

(Historia de Pablo)

Este hilo os puede parecer una chorrada y quizá lo sea.

Quería saber si también os pasa que, cuando habláis con otros mortales de temas de inversión, concretamente en Bolsa, y, más concretamente, en trading, os miran con asombro o directamente como si hubieseis bajado de una nave espacial.

Para mí, es turbador, porque mi pareja es una absoluta profana en el tema de la inversión y mucho más del trading.

Muchas veces me gustaría poder compartir mis frustraciones o anhelos sobre este tema, pero sé que su mirada sería un poco «¿Pero qué me estás contando, Pablo?».

Así que opero en solitario, frente a mi portátil, estudiando los mercados cuando mi familia está en el sofá por la noche o dormidos. Es un trading de incógnito, o podríamos llamar furtivo.

Emocionalmente sé que me vendría muy bien compartir con ella estos temas, pero son tantos los prejuicios existentes que creo que fracasaría.

Luego están mis compañeros de trabajo.

Cuando desayunamos y me ven mirando en el móvil, por ejemplo las cotizaciones o la plataforma del broker, me siento un bicho raro. Y eso que algunos operan en bolsa, pero lo hacen sin ningún tipo de sistemática, simplemente basándose en las noticias o en su experiencia previa.

Cuando les hablo de que me baso en el análisis técnico a un 95%, les parece una tontería mayúscula y se ríen.

Me preguntan sobre rentabilidad y les digo que todavía estoy aprendiendo y asimilando, que eso no es importante.

Me preguntan sobre operaciones concretas y les digo que no conozco el contexto, así que ponen cara de incredulidad.

Uno de ellos me dice que él solamente hace operaciones de alto riesgo. Le digo que yo controlo el riesgo con stop loss y que asumo un 2% y le parece una bobada, que entonces no gano nada.

Para mí, que me siento un incomprendido total, conocer a la gente de Círculo de trading ha supuesto una auténtica liberación.

El resto de personas de mi mundo más cercano muestran un total desconocimiento de todo esto e incluso de conceptos económicos o de finanzas personales mucho más básicos.

Añado, a modo de anécdota, unas frases recurrentes que tienes que oír cuando dices que haces trading:

  • ¿Eso qué es? Ah, la Bolsa, ahí solamente ganan unos pocos. Yo tengo un plan de pensiones.
  • Pues hoy habrás perdido porque con Trump la bolsa está a la baja ¿En corto? ¿Eso qué es?
  • ¿Y tienes muchas acciones? ¿De qué? ¿Y esa empresa qué hace? ¿No lo sabes? ¿Y entonces? ¿Te da igual?
  • Eh, invita Pablo, que gana mucho con la bolsa (codazo, codazo, risa, risa).
  • Ya te ha llegado otro paquete de libros de «Trandi de ese».
  • ¿Otra vez estás mirando las rayas verdes y rojas?

 

A veces es mejor no hablar sobre trading

(Historia de José)

Qué buen debate y ¡cómo me identifico con lo que leo!

Cuando surgió Círculo de trading, lo primero que comenté fue que por fin iba a poder hablar y compartir opiniones sobre trading con personas que me entendieran.

Esta comunidad cubría uno de los grandes inconvenientes del trading: La soledad frente al ordenador.

También debo decir que, si de algo me arrepiento cuando empecé en todo esto, es de habérselo contado a compañeros de trabajo y a algún amigo que otro.

¡Cómo lamento ese día!

Y es que empecé ganando y me vine arriba, luego vinieron las vacas flacas y ya os imagináis… Hoy en día, sólo mi mujer y mi cuñado saben que opero. Quiero aquí romper una lanza en favor de él, pues sí que sabe de qué va esto. Se puso en su día a leer sobre el tema y captó de inmediato la esencia del trading.

Con el fin de amenizar un poco este maravilloso debate, voy a dejar algún diálogo que de vez en cuando mantengo con compis y amigos:

 

«En el telediario han dicho que…»

Un buen día, sin más, ni nublado ni con sol, ni siquiera con luna llena, tomando un café, en uno de esos silencios que se generan:

NoTrader número 1: ¿Y cómo va la bolsa?

Yo: Pues ahí seguimos, ya te dije que es una afición como otra cualquiera.

NoTrader número 1: Debe de estar complicado, con la que está cayendo jajaja.

Yo: Bueno, depende. En EEUU están en máximos históricos (ni se me ocurre hablar del SP500, indicadores de salud…).

NoTrader número 1: Pero si el otro día escuché en el telediario que Trump dijo esto y lo otro y que había bajado…

Yo: (Madre mía, quien me mandaría a mí haber comentado nada en su momento) Bueno, en Bolsa las noticias hay que cogerlas con pinzas…

 

«Son ciclos, ya subirá»

NoTrader número 2: Bueno, bueno… Mi padre se acercó el otro día al BBVA a preguntar qué estaba pasando con sus acciones y le dijeron que son ciclos, que ya subirían. Así que no está la cosa tan bien.

Yo: (Madre mía, largos en el BBVA. Y lo peor la respuesta que le dan…) Bueno sí, la banca está bajando. Pero ya te dije en su momento que se puede ganar dinero cuando la bolsa baja (¿Merecerá la pena hablarle de cortos? Hoy no, José, otro día si eso).

 

Cuando todo encaja, el trading fluye mejor

(Historia de David)

Por aquí otro que se siente identificado con las palabras de Pablo. Alguna excepción habrá, pero apostaría, sin temor a equivocarme, que la inmensa mayoría de los participantes de este foro (y otros) podrían firmar tu escrito, Pablo, como si fuesen sus propias palabras.

Si el trading fuera tu trabajo (si vivieras de ello), otro gallo cantaría, al menos en cuanto a ese sentimiento de soledad frente a la pantalla y que raramente se ve en otros gremios.

No es comparable a un freelance que trabaje solo con el ordenador como única herramienta. Esto del trading exige más. Es una batalla constante, que desgasta y que duele a menudo, y, como en cualquier batalla, en esta guerra, siempre se agradece ese apoyo psicológico y emocional que demanda Pablo y al que nos sumamos los que no tenemos la suerte de encontrarlo siempre entre nuestro círculo cercano.

Forma parte de esto. No sólo tienes que aprender y hacer tuya la operativa, también tienes que «encajarla» con el resto de tu día a día. A menudo tienes que buscar los huecos disponibles que te permite el trabajo y, sobre todo, la familia.

La familia juega un papel importante tanto en tu trading como en el resto de aspectos de tu vida, claro. Su apoyo es indispensable. Yo he encontrado mi fórmula adaptándome a las necesidades familiares, pero también a las propias personales e intransferibles.

Cuando «todo encaja» el trading fluye mejor.

La soledad en el trading tiene sus ventajas también: Te permite conocerte mejor a ti mismo (suena a frase de galletita de la suerte, pero es así) y encontrar tus límites sin ningún tipo de distracción. Lo mismo es sólo un consuelo de un mal de muchos, pero también suma.

 

¿Cómo reacciona tu entorno al trading?

Por mi parte, con los compañeros de trabajo escasamente hablo del tema y cuando lo hago, es para posicionarme en contra de las noticias del telediario y del gurú de bolsa de turno.

Con los amigos más de lo mismo, excepto uno, que realmente le interesa, aunque no opera (le da «respeto») y me pregunta cada vez que me ve.

Si estamos en grupo y la conversación se alarga más de la cuenta, los demás nos dan un toque de atención en plan «¿No os cansáis?». Con la boca pequeña decimos «no«, como cuando éramos pequeños y nuestra madre nos regañaba por alguna travesura y sentenciaba: «¡Y no quiero oír ni pío!»; cuando tú, con las pulsaciones a 200, decías en una frecuencia casi imperceptible y sin mover los labios: «Pío» (eso sí era un deporte de riesgo).

A decir verdad, tengo otro conocido con el que sí hablo del tema.

Opera con una gran cuenta aunque no se dedica a ello.

Sólo IBEX.

Sólo alcista.

Su broker es un banco.

Sin ningún tipo de estrategia más allá de comprar cuando él cree que «la cosa está barata».

Sin stop loss. Si la cosa no va bien, aguanta con la posición abierta lo que haga falta. Él no es de presumir de nada, pero no tiene mal ojo del todo y me consta que obtiene un sobresueldo muy interesante (ya quisiera yo).

Aún así, él se interesa por mi (nuestro) método con admiración y yo por su cuenta bancaria también con admiración. Las conversaciones son bastante interesantes y, a veces, divertidas. También sirve un poco para contrarrestar la soledad.

Con mis padres la cosa va de admiración también: Cuando voy de visita de domingo me suelo llevar el portátil para echar un ojo si se da algún rato muerto. En ese momento se asoman y flipan. Para ellos es como Matrix y yo soy Neo. Eso sí, de vez en cuando me sueltan que me vaya haciendo un plan de pensiones y yo les digo, después de pedirles el último extracto del suyo, que obtengo la misma rentabilidad en 6 meses que ellos en 5 años (esto es reciente y verídico). No creo que me vuelvan a insistir sobre ello.

Y por último, pero no menos importante, mi mujer e hijos.

Aunque el caso es similar que el comentado por los compañeros (ni trading, ni inversión; ni siquiera conceptos financieros más básicos), tengo que romper una lanza a su favor porque sí tengo su apoyo casi incondicional (digo «casi» porque no hay problema mientras no interfiera demasiado con el día a día de la familia, cosa que también es mi prioridad, pero que es difícil de llevar a veces).

Solemos comentar por encima y me pregunta: «¿Qué tal el día/trading?»

Aún así, evidentemente, siempre acaba preguntándome: «Pero… ¿Cuánto hemos (se incluye, lo que me gusta) ganado?» La intención es lo que cuenta.

A todos nos encantaría compartir hobbies en pareja (e hijos), pero si no son compatibles, no pasa nada mientras haya respeto mutuo y ese apoyo, al menos de vez en cuando.

Bueno, supongo que Pablo ha creado este hilo para desahogarse. Yo lo he hecho. Pero también sirve para demostrar que no estamos solos.

 

La soledad del trader

(Historia de Jesús)

La soledad del trader es uno de los múltiples hándicap con los que tenemos que lidiar, y mi caso no es diferente al vuestro.

Mi mujer lo llama «trandin» y mi hija de 8 años cree que estudio medicina porque no paro de hacer operaciones.

Lo que hago, después de acostar a mis hijas, es ocupar mi parte de sofá y, con el portátil sobre las piernas, hacer lo que puedo o lo que me dejan.

Los fines de semana que no dedico a mi otro vicio (el mountain bike), madrugo, y antes de que se levante la familia, enciendo el portátil y me pongo al lío.

Y si la familia se echa la siesta, igualmente, yo a lo mío.

Y así, sacando tiempo de donde no lo hay, es como voy manteniéndome a flote.

Hubo un tiempo al principio en el que devoraba toda la información que se ponía a tiro y ahí sí reconozco excederme hasta el punto de restar tiempo a la familia, pero ahora creo que he logrado compaginarlo bien.

En cuanto a los compañeros de trabajo, familia o amigos, solamente hablo del tema muy de vez en cuando con uno que, además, es directivo del Santander y, al igual que el conocido de David, opera con su banco el IBEX y en largo.

Su idea es que esto de la Bolsa no se puede aprender porque es impredecible, operar con stop loss es una tontería: «Hay que comprar cuando está barato y no se pierde mientras no se vende».

Podéis imaginaros que tratar de convencerle de que hay otras formas de hacerlo es inútil. Tampoco malgasto mucho tiempo en intentarlo.

La idea de Uxío de crear un foro de zumbaos a los que nos encanta esto, reconozco que es muy buena y ayuda a compensar esa soledad que sufrimos.

Si pudiésemos juntarnos un día y debatir en persona con unas cervezas frías ya sería la hostia. Tiempo al tiempo.

 

Más historias y anécdotas sobre trading, inversión y lo raros que somos

Te dejo ahora algunas opiniones más, anécdotas e historias breves de más compañeros de Círculo de trading.

No tienen desperdicio:

 

«En esto no gana nadie»

(Comentario de Urguay)

No sabéis cómo me siento de identificado con vuestras palabras.

Para más inri, mi mujer pregunta de vez en cuando : «¿Cuánto pierdes?».

Y me dice : «Ganarías más dejando el dinero en el banco. Dice mi hermano (mi cuñado, que encima es economista) que en esto no gana nadie».

 

Cada uno a lo suyo

(Comentario de Christian)

Mi caso es un poco diferente, quizás sea porque soy autónomo y también algo reservado.

En el ámbito familiar tengo libertad absoluta, pero tampoco comparto casi nada. Sólo a veces cuando mi mujer me suelta algún titular catastrófico que ha dado el Telediario y me advierte de que evite invertir en Bolsa porque el panorama es muy negro.

Pero yo sigo a lo mío, analizando los gráficos y tratando de aprender.

 

Tanteando el terreno

(Historia de José) 

Este tema da para mucho.

Por lo general, mis conversaciones comienzan con los fondos de pensiones y, si veo que mi interlocutor está interesado, le hablo de la Bolsa. Y si lo veo realmente interesado, le hablo del trading y de inversiones de corto, medio y largo plazo.

Mis familiares, cuando enciendo el ordenador y ven un gráfico, me preguntan: «¿Que es eso?»

Bueno, el asunto es que, al margen de cómo empiece la conversación, casi siempre termina con la siguiente pregunta, con un toque irónico: «¿Y cómo te va en Bolsa?» Intento hacerles comprender que estoy aprendiendo.

En fin, si bien soy reservado la mayor parte del tiempo, cuando veo interés trato de compartir mis experiencias, enseñar lo poco que sé y aprender algo de lo que el otro mortal piensa y sabe de este maravilloso mundillo.

 

Menudo aburrimiento

(Comentario de Alberto)

En mi caso, menos mal que tengo un amigo que también está en proceso de formación, como yo.

Mi mujer, cuando nos ve hablando del tema, me dice: «Sois unos sosos, qué aburridos«. Y lo bien que nos lo pasamos…

 

«Ya no soy un extraterrestre»

(Comentario de Ismael)

Yo ya no suelo tener problemas con este tema. Pasé de que me vieran como un extraterrestre que acaba de salir una nave espacial a integrarlo totalmente en mi círculo de amigos y familia.

Eso sí, cuando conozco personas nuevas y surge el tema, las caras extrañas que me hacen son infinitas jajaja.

 

Todo el mundo tiene la verdad absoluta

(Comentario de Graciano)

Esto pasa con cualquier tema o actividad, en una tertulia en los que todos opinan sin tener ni pajolera idea.

De vez en cuando, hablo del tema con tres amigos economistas.

Uno invierte su dinero en un banco cuyo director es amigo y le gestiona muy bien sus inversiones en fondos. Suele sacar algún año de 1% a 1,5 % de rentabilidad.

Otro invierte en Bolsa con acciones y, cuando le hablo de la importancia del stop loss para controlar el riesgo, me dice que es una barbaridad, porque le venden las acciones perdiendo dinero.

El tercero es más prudente y me da ánimos: «Ten cuidado, porque tengo un amigo que ha perdido hasta la camisa en la Bolsa».

 

Parece ciencia ficción

(Comentario de Antonio)

Yo también podría firmar vuestras palabras.

En mi caso, estoy más al principio y aprendiendo. A mi mujer esto le parece ciencia ficción. Mira un gráfico y es como si viera un cohete que va a partir a la luna, no tiene ni idea de lo que es nada (por otra parte, es perfectamente comprensible).

Aquí al menos estamos en una comunidad en la que a todos nos gusta lo mismo 🙂

 

Más raro que un perro verde

(Comentario de Hache)

Soy el perro verde de los amigos, quien toca un terreno en el que todo el mundo habla de oídas.

He hecho varios intentos y ya he desistido de hablar de ello. Únicamente, si sale la ocasión y se habla de Bolsa, veo quién tiene mas interés y le intento contar mi caso, pero poco más.

Pensando detenidamente, es normal que en general se tenga esta opinión de la Bolsa y este tan arraigada. Es lo que quieren los que manejan el cotarro: Que la gente invierta bien a través de terceros e intermediarios con intereses, o directamente por impulsos, pero que el dinero no se quede debajo del colchón.

No hay que olvidar que, para que unos ganen, otros han de perder.

El «circo» que tienen montado: Noticias, sistemas de comisiones… hace el resto, y al final, todo desemboca en que el dinero suele ir hacia el mismo sitio.

No quiero ni pensar cómo seria en la época pre-Internet con acceso limitado al trading.

Yo estoy dispuesto a ir contra tendencia y en ello estoy.

 

Puedes hacer trading en compañía

(Vuelvo a ser Álex)

Tengo que dar las gracias doblemente.

Primero a ti. Si has llegado hasta aquí, muchísimas gracias por tu tiempo y por leer los comentarios de traders que, como tú y como yo, encuentran un gran alivio al poder compartir sus experiencias.

Segundo, infinitas gracias a los compañeros y compañeras de Círculo de trading por crear, día tras día, material de incalculable valor.

Como conclusión, quédate con esta idea: La soledad en el trading es cosa del pasado.

Cada vez hay más gente interesada en la Bolsa. Gente normal, como tú y como yo, que lo único que quiere es rentabilizar sus ahorros (esos que tanto esfuerzo le ha costado ganar).

Te animo a cuentes tu historia o cualquier anécdota en los comentarios.

Y, por supuesto, te animo a que conozcas la comunidad que ha hecho posible este artículo: Círculo de trading.

 

 

No te vamos a regalar ni un e-book con las 5 claves del trading, ni un curso gratuito, ni te vamos a vender falsas esperanzas.

 

Somos una escuela de trading con 10 años de experiencia y nos dedicamos a formar personas que se quieren tomar el trading en serio para ser rentables.

 

Si eres una de esas personas, reserva ahora mismo una entrevista y nos pondremos en contacto contigo para tratar tu caso personalmente por teléfono.

En menos de 48 horas nos pondremos en contacto contigo. No te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)