etf bitcoin

 

A finales de la semana pasada saltaba la gran noticia en el mundo bursátil:  tras casi una década de intentos, la Comisión de Valores y Bolsa de Estados Unidos (SEC) ha dado el visto bueno para que se lanzase el primer ETF del Bitcoin. Llamado Proshares Bitcoin Strategy, este salió a bolsa el pasado martes 19 de octubre a un precio de $40,88 bajo el ticker “BITO”.

Pero antes de analizar la noticia, veamos por qué ha sido tan importante.
 

¿Qué es un ETF?

Como hemos explicado anteriormente, los ETF son fondos cotizados en los que una gestora compra y vende acciones, o bonos, o materias primas…

La particularidad de estos fondos es que la gestora los corta en acciones pequeñas (igual que hacen las empresas), de modo que no necesitas 5000€ o 50.000€ de inversión mínima, sino que te mueves en el terreno de las pocas decenas de dólares (o de euros, o de lo que sea).

 

¿Por qué son tan buenos los ETF?

Los ETF son un producto financiero interesante por muchos motivos, entre los que destacan:

  1. Te permiten aprovechar movimientos en otros mercados.
  2. Replican índices a un precio de gestión irrisorio.
  3. Te permiten explorar estrategias alternativas en mercados descorrelados con tu mercado habitual.
  4. Son cómodos.
  5. Son baratos.
  6. Son muy versátiles.

 

¿Por qué el bitcoin tardó tanto en tener ETF?

Lo que acaba de conseguir ProShare  es el intento más reciente por parte de una empresa para conseguir que la SEC apruebe un ETF del bitcoin.

Desde hace algunos años, no son pocas las empresas que han buscado crear un ETF del Bitcoin. Un producto codiciado debido al amparo regulatorio y de seguridad con el que ahora se podrá comprar en el bitcoin. La diferencia está en que hasta la fecha, todas las propuestas han sido rechazadas por la SEC debido a “la naturaleza desregulada de los mercados de Bitcoin” y el peligro que ello puede conllevar.

Una de esas empresas que lo intentó repetidas veces es la que está dirigida por los famosos gemelos multimillonarios Cameron y Tyler Winklevoss, que estuvieron envueltos en la polémica creación de la red social Facebook, y a quienes la SEC les rechazó por última vez en 2017 el ETF llamado Winklevoss Bitcoin Trust.

 

Defensores y detractores de esta medida

El ETF se basa en futuros de bitcoins que se negocian en la Bolsa Mercantil de Chicago (CME), y desde el primer minuto después de publicarse la noticia, aparecieron detractores y defensores a partes iguales. En el primer caso, son muchos los que alegan que preferirían un ETF puro respaldado por bitcoins físicos, y se quejan de que el alto coste de la conversión en contratos de futuros no rastreará adecuadamente el precio al contado del bitcoin. Pero, más allá de esto, la gran mayoría de los activistas de bitcoin y la comunidad ETF lo aplauden como un pequeño paso pero que resulta clave para abrir el mercado a una audiencia mucho más amplia.

No hay que olvidar que es un mercado regulado. Ese hecho es fundamental para comprender por qué es probable que el presidente de la SEC, Gary Gensler, permita que comience a cotizar un ETF de futuros de bitcoin.
 

¿Qué pasa con el Bitcoin?

La mayoría de los inversores confían en que la cotización del bitcoin y resto de criptodivisas iniciarán un nuevo recorrido al alza.

Para otros, la aprobación de uno, dos o varios ETF del bitcoin no significará que la demanda de los mismos se vaya a disparar, sino que simplemente se daría un paso más hacía una normalización de este tipo de activos.

Y, finalmente, algunos expertos se muestran más negativos, principalmente porque aseguran que los acontecimientos ya previstos se suelen descontar, es decir, ya están incluidos en el precio.

La situación actual del bitcoin es la de una criptomoneda que está al borde de superar su máximo histórico, alcanzado el pasado 14 de abril del 2021 a un precio de $64.895,22; ayudado por la salida a Bolsa de su primer ETF y habiéndose recuperado completamente de la prohibición de su minería en China hace 150 días.

 

Ventajas de comprar el ETF del bitcoin y no el bitcoin directamente

Los motivos por el que un inversor tradicional podría interesarse por el ETF del Bitcoin en vez del bitcoin en sí pueden ser muchos y variados, aquí se presentan los más importantes:

  • Para un inversor tradicional, acceder y aprender el funcionamiento de una plataforma de criptomonedas (exchange) es una barrera de acceso psicológica muy importante. Este tipo de inversores utiliza plataformas y herramientas que ya conocen durante años, orientadas a alta frecuencia, pudiendo conectar algoritmos variados de trading.
  • Las plataformas de criptomonedas no tienen el respaldo legal, ni la confianza en la regulación y supervisión que tiene una bolsa nacional con las licencias que el gobierno emite para tener los seguros de responsabilidad si ocurre algún tipo de desastre no previsto: como robos, exit scams, manipulaciones del mercado…
  • A una plataforma de trading le simplifica la vida añadir un ETF, pues no tiene que lidiar con integraciones complejas. Esto hace que, a su vez, tengan menores costes operativos, repercutiendo menos comisiones del servicio, y por lo tanto gustando más al usuario final.
  • Actualmente, Bitcoin tiene un alto nivel de especulación, no tanto de uso real. Por este motivo, y viniendo de una mentalidad más tradicional, muchos usuarios no perciben la ventaja de poder retirar sus bitcoin a monederos donde ellos controlan las claves, por lo que no necesitan más que un servicio donde especular.