Este artículo viene de la mano de mi buen amigo Tomás García-Purriños, que es un experto trader y gestor de carteras al que agradezco enormemente que se haya ofrecido a compartir su experiencia en el mundo de las divisas.
¡Aprovecha todo su conocimiento!

 

La paridad del poder adquisitivo

Una de los análisis más utilizados para averiguar si una divisa se encuentra infra o sobre valorada es el basado en la paridad del poder adquisitivo. Fundamentada en la Ley del Precio Único, idea de la gran escuela monetarista de la Universidad de Salamanca, la teoría de la paridad del poder adquisitivo defiende que el tipo de cambio entre dos países debe ser tal que ajuste las diferencias entre sus precios.

Con un ejemplo sencillo se entiende mucho mejor: imagina que en la tienda de electrónica de tu barrio una TV de 32 pulgadas vale 200 euros (EUR). Imagina, por otro lado, que en una tienda de electrónica estadounidense, exactamente el mismo modelo de televisor vale 400 dólares estadounidenses (USD). De acuerdo a los salmantinos, como son dos productos similares, su precio debe ser igual en ambas economías. Por lo tanto, para quedar ajustado, el tipo de cambio EUR/USD debería ser de 2, es decir, que necesitaríamos dos USD para comprar un EUR. Si no fuera así, podríamos importar el televisor donde fuese más barato y venderlo en el país donde se vendiese más caro.

Si el precio de esos televisores aumentase en Estados Unidos hasta los 600 USD (es decir, repuntase la inflación), entonces el tipo de cambio debería ajustarse hasta 3 EUR/USD (necesitaríamos más USD para comprar la misma cantidad de EUR, lo que significaría que el EUR se habría apreciado).

 

Inflación y depreciación de la moneda

Es decir, el país en el que más aumenta la inflación en relativo verá su moneda depreciarse.

Tiene sentido, si entendemos que la inflación es una pérdida de valor del dinero (podemos comprar menos cosas con la misma cantidad).

Evidentemente, existen fricciones importantes que impiden que esta ley se cumpla, como por ejemplo:

  • Impuestos y tasas.
  • Diferentes formas de medir la inflación.

Además, incrementos de la inflación pueden entenderse como incremento de la posibilidad de una política monetaria más agresiva desde la Autoridad Monetaria, lo que podría justificar incrementos del precio de la divisa.

Con todo, la PPA funciona realmente bien como indicador de largo plazo. De muy largo plazo, en realidad. De hecho, es posible que una divisa cotice muy lejos de su valor objetivo durante años, pero en plazos largos, la correlación de una divisa con su valor por PPA es casi perfecta.

teoría de la paridad del poder adquisitivo

En este sentido, dado que la PPA funciona en plazos demasiado largos, lo que los operadores que basan su estrategia operativa en este método buscan es monedas muy desviadas de su precio objetivo por PPA, para tratar de encontrar puntos de giro.

 

Existen muchas formas de calcular la PPA

Normalmente se hace a través de la diferencia entre los indicadores de inflación de diferentes países. Esto supone que la paridad de poder adquisitivo necesita que la ley del precio único sea válida en general (en la media de los productos), no necesita que sea válida en cada producto en particular.

En su forma absoluta, por ejemplo, se calcula a través del ratio entre indicadores absolutos de inflación:

Por ejemplo en el caso del USDEUR.

Vamos a tomar los datos de la OECD (OECD (2017), Inflation (CPI) (indicator). doi: 10.1787/eee82e6e-en (Accessed on 17 June 2017)). La inflación en la zona euro medida a través del IPC es actualmente (nivel absoluto) 109,4. La inflación en Estados Unidos medida a través del mismo indicador es de 112,2. Por lo tanto, el tipo de cambio objetivo EURUSD debería situarse aproximadamente en 112,2/109,4=1,0256. Si multiplicamos lo anterior por el tipo de cambio actual (tipo de cambio nominal) tenemos el tipo de cambio real: 1,12 (más o menos) x 1,0256 = 1,1486.

 Aquí nos encontramos con otros problemas:

  • Existen varios indicadores para medir el nivel de los precios (precios de producción, IPC, PCE, etc).
  • La forma de calcularlos (elección de ponderaciones en las ventas, por ejemplo) es diferente entre países.
  • Pueden existir problemas de base.

Todo esto son consecuencias de vivir en un mundo imperfecto. Son nuevas fricciones con las que tenemos que convivir y que se resuelven mirando las cosas en relativo. Es decir, que habrá países cuyas divisas cotizarán de forma más abultada históricamente debido a estos errores y viceversa. Lo importante es, como siempre, ver cómo evolucionan las cotizaciones en relativo.

En este sentido, una forma de resolver algunos de los problemas anteriores es a través de lo que se conoce como la paridad de poder adquisitivo relativa, que defiende que los tipos de cambio evolucionarán dependiendo del nivel relativo de inflación: esto es, de su variación interanual.

Por ejemplo: el crecimiento de los precios en Estados Unidos en mayo fue del 1,9% interanual (datos del BLS) y en la Eurozona del 1,4% (datos de Eurostat). Por lo tanto, de acuerdo a esta teoría, el tipo de cambio EURUSD debería apreciarse aproximadamente un 1,9%-1,4%=0,5% para cumplir con la PPA.

Si utilizamos datos de inflación esperados (predicciones), en vez de los actuales, se denomina Paridad de Poder Adquisitivo Ex-Ante.

Sea cuál sea la técnica que empleemos, lo más interesante es elaborar un cuadro comparando precios actuales y precios objetivos de acuerdo a la PPA respecto de alguna divisa. Por ejemplo, en este cuadro bastante actual (del pasado 16 de junio) vemos la diferencia entre precio objetivo por PPA y precio nominal de varias divisas frente al USD:

divisas trading

Nos indicaría que divisas como el ISK, el CHF o el ILS están “caras” respecto al USD, frente al MXN, ZAR, RUB o TRY, que serían las más “baratas” por valoración. Las consecuencias del análisis son lógicas: si sabemos que los precios convergen a su valoración por PPA en el largo plazo, tiene sentido buscar puntos de giro en divisas muy alejadas de su precio objetivo.

Pero lo primero que hay que entender con este tipo de proceso de inversión es que cuando algo está muy barato es por algo. Hasta que no entendamos el porqué de esa diferencia respecto al precio objetivo, es descabellado tomar acciones. Una vez asimilado lo anterior, no es menos importante entender que todo tiene su precio. Y que aunque un activo esté barato por algo, puede ser que esté “demasiado barato”. Y ahí es dónde podríamos actuar.

 

Un Big Mac, por favor

Hay algunos indicadores curiosos relacionados con todo esto, como el índice Big Mac. Desde 1986, la revista The Economist publica este índice, que mide cómo debería cotizar cada divisa de acuerdo a las diferencias en el precio de un Big Mac. En base a esto busca qué divisas están más o menos caras o baratas respecto al USD, como se ve en el siguiente cuadro:

Hay un índice parecido que se elabora con el precio del café con leche del Starbucks en distintos países, denominado Starbucks Index. La esencia es exactamente la misma que todo lo que hemos visto.

Pero lo verdaderamente interesante es hacer nuestros propios descubrimientos en base a la teoría anterior.

 Por ejemplo, a mí me gusta intentar averiguar cómo de desviada está una divisa respecto a su PPA media histórica, de cara a buscar entre las divisas más desviadas posibles puntos de giro. Es un método muy similar al que utiliza, por ejemplo, Ned Davis.

Veamos un ejemplo con el peso mexicano, por ejemplo, una de las divisas que aparecen alejadas frente a PPA utilizando diferenciales de inflación o utilizando el índice Big Mac.

Lo primero será descargar las series históricas de inflación de ambos países y los tipos de cambio. Por ejemplo, para la inflación mexicana podemos buscar los datos en la web del instituto de estadística mexicano: INEGI. Recuerda que en México, IPC es el nombre de su índice bursátil y no de los indicadores de precios. Debes buscar el INPC (Índice Nacional de Precios al Consumidor). Para la inflación estadounidense, los datos están disponibles en la web del BLS. Los datos de tipos de cambio podemos buscarlos, por ejemplo, en Yahoo Finance o en Investing.com.

Una vez tengamos los datos de 10 años, por ejemplo, calculamos el Ratio de cada fecha (recuerda, para el cambio MXNUSD necesitamos el ratio de inflación en US / Inflación en México.

trading divisas

Es interesante comprobar lo que venimos comentando: si calculamos la correlación entre el ratio de inflaciones y el tipo de cambio, podemos comprobar que se sitúa en torno al 85,6%. Fair enough.

Llegados a este punto, podemos tomar una media móvil de 3 años con el ratio de inflaciones y dividir el ratio de cada mes entre esta media, y así cada mes.

trading divisas

Tomamos después una media móvil también de 3 años del tipo de cambio y lo multiplicamos por el resultado de (Ratio/MM):

trading divisas

Ese valor debería ser el precio objetivo del MXNUSD para cada periodo, porque es el tipo de cambio real (tipo de cambio nominal multiplicado por el diferencial de inflaciones). Podemos comprobar ahora cuánto de desviado está este precio objetivo del tipo de cambio, sacar la media histórica y sumarle y restarle una desviación típica, para ver si la desviación es o no extrema.

trading divisas

Por lo tanto, la interpretación del gráfico anterior es que el MXN está infravalorado de acuerdo a la PPA respecto al USD. De hecho, mantiene una infravaloración superior a la media de los últimos 10 años.  Pero esta infravaloración no es extrema. Lo estuvo hasta hace cuatro meses, cuando su distancia frente al precio objetivo fue superior al 20% durante varios meses. La notable apreciación que ha experimentado el MXN desde entonces ha reducido su distancia frente al USD de acuerdo a PPA.

No hay límites en la forma de utilizar todo lo anterior. En vez de medias de 3 años podemos buscar medias de 5, 7 o 10 años, para asegurar más el tiro (a costa claro, de una menor operativa). En vez de una desviación típica podemos poner 0,75 o 1,5. Todo dependerá de cómo queramos optimizar el sistema.

En fin, espero que te haya parecido interesante. Si es así, estaré encantado de volver por aquí y hablarte de la tormentosa relación de los tipos de interés con los tipos de cambio y de cómo utilizar la regla de Taylor para hacer un modelo de predicción de divisa.

¡Espero tus comentarios!

Tomás García-Purriños

Tomás García-Purriños

Con más de 10 años en mercados financieros a sus espaldas, Tomás trabaja desde hace 3 años gestionando carteras y fondos de inversión, entre ellos uno de divisas, tres mixtos y actúa como especialista de un fondo de oro físico. Imparte también clases en varios posgrados, actualmente en el CIFF y en la Universidad de Alicante. En su tiempo libre, escribe en el blog “La Vuelta al Gráfico” y puedes seguirle en su Twitter @TomasGarcia_P.

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)