Seguro que conoces esta historia, entre otras cosas, porque probablemente tú también la hayas vivido:

Quieres comprar unas acciones de cierta sociedad, pero ahora mismo están cayendo, así que decides esperar a que reboten para entrar. En cuanto lo hacen, compras.

Al día siguiente, el precio sube estupendamente. Sonríes.

Y, al siguiente, el precio se hunde sin contemplaciones y lo mismo hace al siguiente también. Te retiras con pérdidas. No quieres saber nada de este valor nunca más.

Al día siguiente, el precio sale disparado al alza y no para de subir durante semanas. Te quedas con cara de idiota. Te han tendido una trampa y has caído en ella.

¿Te suena?

Hoy vamos a ver las trampas más comunes en Bolsa, cómo podemos evitarlas y, sobre todo, cómo podemos aprovecharnos de ellas. Presta atención, porque este artículo te va a sacar del lado de los pardillos y te va a colocar en el bando de los inteligentes.

Las trampas pueden ser alcistas o bajistas. Como en inglés a los alcistas se les llama bulls (toros) y a los bajistas bears (osos), hay quien denomina a las trampas alcistas y bajistas, como trampas para toros (bull trap) y para osos, (bear trap) respectivamente. De forma genérica, a veces nos referimos a una trampa como swing trap.

Antes de nada, vamos a ver la forma que tiene una trampa. Al fin y al cabo, simplemente se trata de una cosa que no es lo que parece ser. El precio va en un sentido y nosotros, cazadores de rebotes, esperamos al momento idóneo para entrar en sentido contrario. Sin embargo ¡es una trampa! Ahora que estamos dentro, el precio continúa con su movimiento anterior tirando por tierra nuestra idea de hacer dinero.

Reconoceremos una trampa alcista cuando veamos algo similar a esto:

  • El precio está cayendo.
  • Se produce un rebote que aparenta un cambio de tendencia.
  • El precio vuelve a caer, creando un mínimo por debajo del rebote anterior, lo que deja a todo el mundo fuera de juego, pues su stop loss suele estar justo bajo el mínimo del rebote.
  • El precio sube ahora como la espuma.

En el caso de una trampa bajista:

  • El precio sube inicialmente.
  • Se produce un viraje de alcista a bajista marcando un máximo. La gente abre cortos y pone su stop loss justo por encima de este máximo.
  • El precio vuelve a subir, por encima del máximo anterior, haciendo saltar multitud de stop loss.
  • Ahora el precio comienza a caer con fuerza.

¿Cómo evitar estas trampas?

Nunca podemos estar completamente a salvo de las trampas de los mercados, pero sí que podemos seguir una par de sencillas reglas para reducir la probabilidad de ser cazados.

El primer y más importante consejo es que, si pretendemos cazar un rebote al alza, es mejor asegurarse de que este rebote se produce sobre un soporte relevante. Si el rebote es a la baja, mejor que sea contra una importante resistencia.

La segunda regla es esta: Ya sabes que el precio se pasa la vida acercándose y alejándose del valor. Asegúrate de que tu rebote no se produce a mitad de camino. Para calibrar mejor esto, tienes al canal envolvente y la zona de valor.

Un tercer truco es no colocar nuestro stop loss donde todos los demás lo ponen. Aléjate más que los demás (o incluso menos que los demás), pero no pongas tu stop loss justo por debajo del último mínimo (o justo por encima del último máximo). De hacerlo, estarás pidiendo a gritos que te vengan a coger el dinero del bolsillo.

Y ahora viene lo mejor ¿Cómo sacar provecho de las trampas?

Vaya por delante, que lo mejor es no caer en las trampas. Pero, independientemente de que nos hayan cazado o no, lo importante es reconocer la trampa y utilizarla en nuestro favor.

Sólo tenemos que hacer una cosa muy sencilla: Entrar cuando se produzca el segundo (y auténtico) rebote. Así de simple. Así de fácil.

Una vez que saltan todos los stops y que los tiburones se hacen con grandes cantidades de acciones a precios de saldo, el precio sólo puede hacer una cosa: Subir como la espuma. Si ya lo sabemos ¿por qué no aprovecharlo?

Busca trampas en tus gráficos y lánzate con un plus de confianza cuando veas un rebote en el que ha saltado el stop loss de la mayoría de los que intentaban hacer dinero entrando en ese rebote (y que han salido escaldados).

En nuestras operaciones siempre vigilamos la presencia de trampas (¡nos convienen mucho!). Revisa el StockTest y verás que es algo que nunca olvidamos. Repasa los cuatro tipos de operaciones y asegúrate de identificar correctamente los soportes y resistencias relevantes para sacarles el máximo dinero.

Espero que después de leerte todo esto tengas una idea clara de cómo son las trampas más habituales y qué hacer para ganar dinero con ellas. Tú no puedes colocarlas, pero sí que puedes reconocerlas y utilizarlas como si fueran tuyas.

¿Quiere esto decir que nunca más te van a cazar en una trampa? ¡Ni mucho menos! Si sueles moverte por los mercados, es normal que los tiburones te metan una dentellada de vez en cuando; sin embargo, lo importante es que  estos mordiscos sean pocos y, sobre todo, que no te dejen fuera de juego. Además, ahora ya sabes cómo convertir una trampa en la que has caído en una excelente oportunidad de hacer dinero.

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)