Vamos a repasar el planteamiento de esta operación de entrenamiento desde el principio hasta el final, despacio y paso por paso. Aunque vamos a plantear una operación en el mercado americano, toda esta lógica es exactamente igual para cualquier otro mercado, como por ejemplo el español. Si te surge cualquier duda, pregúntala.

Lo primero, nos fijamos en la foto del índice del mercado, el S&P500:

Bolsa S&P500Pincha para ampliar

Vemos que el precio está muy alto y que se ha frenado en las últimas velas. Además,  el oscilador marca divergencia bajista, por lo que nos sentiremos bajistas para esta tarde en el mercado americano.

Rastreamos el mercado y encontramos algunos valores que pensamos que pueden caer hoy o a partir de hoy. Planteamos esta operación de cortos. Se trata de FNSR (NASDAQ), que es un valor dentro de una poderosa tendencia alcista, por lo que estaríamos ante un planteamiento de cortos a contracorriente.

Este es su gráfico semanal:

Bolsa semanalPincha para ampliar

Y este es el gráfico diario:


Bolsa diariaPincha para ampliar

Ahora comprobaremos hasta qué punto es válida esta oportunidad utilizando el StockTest 4:

Bolsa StockTest 4Pincha para ampliar

Vamos a repasar algún punto del StockTest 4 que pudieras no tener claro.

En el apartado Orientación del mercado respondemos “Se prevé bajista”, que es lo que decidimos al mirar el gráfico  diario del S&P500.

El campo Tensión semanal y diaria lo cubrimos con “En el mismo sentido”. La tensión es la distancia entre el precio y su media móvil (o la zona de valor). Cuanta más distancia, más tensión. Para que todo esté bien, el precio debe estar respecto al valor del mismo lado (por encima o por debajo) en ambos gráficos (diario y semanal). En este caso, como el precio está por encima del valor (media móvil y/o zona de valor) en los dos gráficos, decimos que la tensión precio-valor semanal y diaria es en el mismo sentido.

En cuanto a si hay gap de sprint final, la respuesta es “No hay”. Podemos ver un gap, pero no es de sprint final, sino del tipo chispa.

En el StockTest 4 puedes observar directamente la propuesta de precios clave que te doy:

  • Objetivo: $21.30
  • Entrada: $24.80
  • Stop loss: $25.80

También se puede comprobar directamente en el StockTest 4 que la relación B/R es de 3.5 (muy interesante, por cierto) y que, por lo tanto, esta operación es potencialmente muy rentable, pues este número indica que, si ganamos, esperamos ganar tres veces y media lo que perderíamos, si perdiéramos.

Llegados a este punto, calcularemos el tamaño de la posición (el número de acciones que vamos a manejar). Lo haremos calibrando el riesgo por acción y relacionándolo con nuestra cuenta de trading y nuestro tope psicológico:

El riesgo por acción es cuánto dinero podemos perder por cada acción que moveremos. La respuesta es fácil:

Entrada – Stop loss = $1. (Olvídate de los signos negativos)

Por otra parte, supongamos que nuestra cuenta es de $3000. Utilizaremos el método de gestión de capital conocido como riesgo fijo al 2%. Nunca jamás (he dicho jamás) arriesgaremos más del 2% de la cuenta en una sola operación.

En este caso, el riesgo disponible es el 2% de $3000. Por lo tanto, nuestro riesgo disponible es $60.

Por último, nuestro tope psicológico es aquella cantidad por encima de la cual, si perdemos, nos sentimos incómodos. Nunca debemos perder más de lo que somos capaces de digerir bien (o empezaremos a hacer tonterías).

Digamos que no estamos dispuestos a perder más allá de $50. Entonces, tope psicológico = $50.

Así pues, aunque nuestra cuenta soportaría un riesgo de $60, nuestros nervios no tanto. Por ello, sólo vamos a asumir un riesgo total de $50 ¿Entendido?

Y ahora la pregunta es ¿Cuántas acciones nos caben en un riesgo de $50?

No me digas que sólo dos ($50 / $24.80 = 2) porque no van por ahí los tiros.

Como, por cada acción, arriesgamos $1, podemos manejar 50 acciones. Si perdemos, perderemos sólo $50, aunque movamos $1240 (50 · $24.80 = $1240).

¿Queda claro?

Desde luego, a todo esto habría que sumarle las comisiones, pero quiero que veas la la esencia del planteamiento.

Y ya, como anécdota, podemos calcular cuánto esperamos ganar:

Como la relación Beneficio/Riesgo es 3.5, y nuestro riesgo asumido es $50, el Beneficio tiene que ser 3.5 · 50 = $175

Como el precio objetivo es estimado, este beneficio esperado también es sólo una estimación, pero nos da una idea.

Y esto es todo. La oportunidad tiene buena pinta. Ahora, y no antes, llegaría el momento de lanzar las órdenes al broker (yo lo voy a hacer ahora mismo). Si vas a llevar esta operación en virtual, entonces lanzar las órdenes es el único paso que te debes saltar. Sin embargo, si quieres aprender al máximo, igualmente deberás analizar los gráficos, pensar en tus propios precios clave, echar tus cuentas y hacerle un buen seguimiento a la operación conforme vayan pasando los días.

A partir de aquí, casi nos da igual que ganemos o perdamos, pues el planteamiento está bien hecho. Si somos consistentes y lo hacemos así siempre, en promedio iremos acumulando ganancias.

Ahora te toca a ti: Asegúrate de preguntar en los comentarios todas las dudas que te surjan sobre esta forma de plantear operaciones.

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)