Hoy te traigo un tema de importancia clave pero, eBolsa gestión capitaln lugar de escribir yo el artículo, prefiero dejarlo en manos del mejor en estos temas:

Javier Alfayate Gallardo, lleva operando 11 años en Bolsa y es escritor de Aleta de tiburón: tácticas de un operador en bolsa y de La Bolsa Evidente: ciclos y relaciones de intermercado.


LA GESTIÓN DE CAPITAL, UNO DE LOS PILARES DEL TRADING

Llevar a cabo una correcta gestión de capital no consiste sencillamente en colocar un stoploss y dejar correr la posición. La gestión de capital va mucho más allá y trata de ser una manera de invertir consciente de que los fallos son elementos normales dentro de los sistemas de inversión y merecen un trato y estudio detallado.

Un buen sistema de trading contiene al menos un par de estrategias de gestión de capital. No se trata ni de acertar el 100% de las veces ni de aumentar el porcentaje de acierto. Se trata de interpretar correctamente la pérdida, asumir que puede ser reproducible cada ciertos periodos de tiempo y que en función de cómo la tratemos en nuestra exposición, sobreviviremos o no con el paso del tiempo.

La gestión de capital se puede llevar a cabo a través de tres maneras diferentes:


Gestionar una cartera con un riesgo fijo en euros: esta gestión es la más primitiva, la menos efectiva y la que no aprovecha las rachas que se generan en los sistemas. Consiste en marcar un riesgo de por ejemplo 200 euros o 300 o 100 y mantener siempre el nivel de la pérdida en esa cifra.

Por ejemplo, tenemos 5.000 euros disponibles para comprar acciones de BBVA a 8 euros. El stop pensamos que debe estar puesto en 7,50. Esto quiere decir que por cada acción que compremos, podremos perder hasta 0,50 euros. De esta manera, si como máximo interpretamos que no queremos perder más de 250 euros en esta operación, como máximo podremos comprar hasta 500 acciones, ya que 0,50 x 250 = 250 euros, sin tener en cuenta comisiones.

A medida que nuestra cartera gana o pierde, el riesgo puede ser desmedido o demasiado reducido, de tal manera que es una de las peores maneras de gestionar el capital, aparte de que el % de pérdida queda un poco al libre albedrío.

 

Gestionar una cartera con un riesgo fijo en %: esta gestión es algo más avanzada y se ajusta a las variaciones de la cartera, pero no aprovecha las rachas de los sistemas o de nuestro trading. De esta manera si tengo esos 5.000 euros, ahora mi riesgo consistirá en no perder más del 5% en cada operación.

Esto es muy importante ya que ahora en función de donde vaya colocado el stop, podremos invertir la totalidad de nuestros euros o por el contrario, invertir una parte. Por ejemplo, si esas mismas acciones del BBVA estuvieran a 10,00 euros, pero el stop cayera en los 9,20 por ejemplo, nuestro riesgo potencial se sitúa en el 8%, mientras que nuestro riesgo máximo está en el 5%. Necesariamente no invertiremos los 5.000 euros, ya que perderíamos más de lo que nos hemos permitido.

Así la cantidad máxima serían: 5 : 8 = 0,625. Esto multiplicado por el capital nos da 3.125 euros asignados para esa operación (0,625 x 5000). De esta manera comprariamos 312 acciones. Efectivamente salen las cuentas ya que si nos salta el stop, perderíamos 249,60 euros (312 x 0,80), o el 5% de máximo sobre los 2.500 euros que nos habíamos planteado.

Esta manera de gestionar el capital es el comienzo de una gestión seria y profesional. Aunque seguimos asignando arbritariamente el % de pérdidas permitido, ya nos damos cuenta de la importancia que tiene el stop en todo esto.

 

Gestionar la cartera con un riesgo óptimo y variable: la evolución de todo esto consiste en llegar a obtener qué valor es el más adecuado en cada momento en función de las estadísticas y de nuestros movimientos. Todos los sistemas tienden a tener un % de acierto específico y un ratio W/L igualmente fijo. Los sistemas pueden evolucionar y oscilar, pero como digo, tienden a un valor en estadísticos.

La manera más sencilla es obtener la F de Kelly a través de 2 estadísticos que todos los sistemas tienen. Basta con conocer el % de acierto y el ratio de ganancia pérdida (W/L) para determinar estadísticamente el mejor valor del riesgo máximo en %. Hay otra forma y es a través del cálculo de la F óptima, pero este valor requiere una herramienta de cálculo en excell. Por su complejidad no profundizaremos demasiado en este término.

Así la F de Kelly es el resultado de aplicar la fórmula:

F de Kelly = % de acierto – (1- % de acierto) / (ratio W/L)

Si tenemos por ejemplo que con nuestro sistema acertamos aproximadamente un 60% de las veces y que nuestra media de ganancias es 2,08 y nuestra media de pérdidas es de 1,37, el resultado total será el obtener una F de Kelly con valor de 33,36%. Esto quiere decir que en teoría, si cada vez que falláramos perdiésemos el 33,36% de nuestro capital, sería la mejor manera de aumentar nuestro beneficio. Normalmente el riesgo se diluye al 10% para evitar tensiones psicológicas. De esta manera el riesgo potencial máximo y ausmible se situaría en 3,36% en vez del 5% que asumíamos al comienzo como nuestro riesgo máximo. La operativa para aplicar este riesgo sería igual que en el segundo ejemplo pero en vez del 5% aplicaríamos el riesgo al 3,36%. Para aplicar la gestión de capital, el stop es imprescindible.

Nos damos cuenta cómo estábamos sobreestimando nuestro sistema. Aunque en ocasiones parezca que invertimos demasiado poco en las acciones, aplicando la gestión de capital es como menos se pierde en los malos momentos y es como más se gana cuando las cosas salen bien. A la larga os lo muestro con los siguientes ejemplos reales de aplicación de diferentes gestiones de capital y que está mostrado en el libro “Aleta de Tiburón: tácticas de un operador en bolsa”.

 

Bolsa capital

 

En conclusión: Las gestiones de capital con F óptima a la larga ganan siempre mucho más porque ahorran más capital en los malos momentos. Cuando el mercado entra en tendencia, las operaciones buenas se multiplican y a medida que las F’s se amplian las ganancias se disparan con una gestión de capital óptima y variable.

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)