Cuando se compite con el mercado se está compitiendo con personas. En Bolsa, el más tonto hace relojes, así que conviene esforzarse por lograr sacar una ventaja competitiva.

Si lo que necesitas es distanciarte de la media, tendrás que esforzarte en no cometer los errores que comete la mayoría, hacer las cosas bien por sistema y, por último, desarrollar tu propio estilo.

Con estos tres pasos básicos lograrás distinguirte de la mayoría. Recuerda: No fallar en lo básico, actuar de forma profesional y darle tu toque personal.

Así que vamos a dar tres ejemplos de lo que puedes hacer para lograr establecer cada uno de estos tres pilares básicos que te darán tu ventaja competitiva en trading:


– No falles en lo básico: Usa stops en todas tus operaciones

Sin duda alguna, esta es tu mayor ventaja. Por increible que parezca, la mayor parte de la gente que pone su dinero en Bolsa no utiliza stops de seguridad. Sólo por dar este sencillo paso en todas y cada una de las operaciones que realices te estarás diferenciando de la gran mayoría de la gente.

– Actúa de forma profesional: No actúes impulsivamente en el mercado

En ocasiones vemos un gráfico y el pulso se nos acelera pensando en la enorme oportunidad que acabamos de descubrir. Esta no puede fallar, pensamos. Nos emocionamos y nos saltamos todos los pasos sobre análisis, comprobaciones, controles de riesgo, etc y sólo pensamos en enviar esa orden al mercado cuanto antes.

Evita entrar de forma impulsiva en tus operaciones. Asegúrate de pasar todos los controles y de ceñirte a tu plan de manera estricta. Haz esto absolutamente siempre. La disciplina, tan malencarada y desagradable ella, es tu mejor aliada. No la dejes de lado.


– Aplica la mejora continua a tu forma de operar

Documenta tus operaciones con precisión y revisa esa documentación de forma periódica para así aprender de tus errores y generar buenas ideas para mejorar tu trading.

Uno adquiere su propio estilo al recorrer su camino. El estilo personal no es algo que se invente, sino que se desarrolla.

Persiste en tu empeño de operar como un profesional y te convertirás en uno de ellos, aunque nunca vivas del trading. Con el tiempo, tu estilo propio será ese valor personal e intransferible que terminará de separarte de la mayoría y destacar tu destreza entre la media.


Con estos, tienes tres ejemplos que respaldan los tres conceptos básicos, necesarios y realmente imprescindibles para tener éxito en trading. No olvides que no debes permitirte fallar en lo básico, que siempre debes actuar de forma profesional y que has de desarrollar tu estilo personal.

¿Cuál es tu ventaja competitiva? ¿Cómo la has logrado? Comparte tus ideas. Todos lo agradeceremos.

¿Te ha gustado este artículo? Probablemente quieras leer alguno de los siguientes:

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)