¿Te sientes inseguro a la hora de invertirespecular o de operar en los mercados financieros?

Dime si te suenan algunas de estas situaciones

  • Invertir en Bolsa, InseguridadTu gráfico parece bueno, pero hay un detalle que no te gusta en él. No sabes si entrar o no entrar.
  • Consultas tus indicadores y compruebas que… se contradicen. Uno te dice compra y el otro te dice vende.
  • Estás ganando dinero, y no sabes si aguantar o vender ya.
  • No sabes si abrirte una cuenta con este broker o con este otro.
  • No estás seguro de si cierto ETF es el más adecuado para lo que tratas de conseguir.
  • Dudas si el mercado subirá o bajará.
  • No tienes claro si el soporte pasa por 17.48 o por 17.55.
  • Estás perdiendo dinero, y no sabes si aguantar o vender ya.
  • Quieres no perderte la tendencia, pero tampoco quieres verte atrapado por entrar antes de tiempo.
  • No tienes claro si estás colocando el stop loss demasiado cerca o demasiado lejos.
  • No sabes si la subida llegará hasta tu objetivo o se quedará atascada en esa resistencia intermedia.
  • No eres capaz de distinguir si el tramo lateral actual es el principio de un viraje o tan sólo una consolidación dentro de la tendencia.
  • Esta es una oportunidad especialmente buena y clara, así que te entran dudas de si deberías cargar la mano o involucrar el mismo dinero que siempre.

 

Añade aquí tus dudas

He puesto algunos ejemplos que se me han ocurrido. Pero me interesan más tus conflictos reales, tus dudas actuales.

¿En qué momento te sientes inseguro al operar? ¿Cuándo fue la última vez que notaste que no las tenías todas contigo? Escríbelo debajo, en los comentarios.


¿Sabes qué?

Yo tengo tus mismas dudas. Todas.

Pero como mal de muchos, consuelo de tontos, ni tú ni yo nos vamos a conformar con esta respuesta.

Eso sí, quería que lo supieras. No estás solo.

En realidad la solución pasa por atacar el problema con tres armas a la vez:

 

1.- La actitud

Debes saber que la Bolsa es incertidumbre, inseguridad, dudas, probabilidad e incluso un poco de azar. Por lo tanto, tienes que asumir que nunca estarás seguro de estar haciendo lo correcto.

A priori, no existe una forma óptima de operar. Eso requiere el don de la adivinación, que ni tú ni yo poseemos. Así pues, hazte a la idea de que siempre tomarás decisiones con información insuficiente, nunca estarás seguro de nada.

 

2.- El método

Ya que no podemos saber, tenemos que trasladar el juego a un terreno que podamos controlar: el de las probabilidades.

Si establecemos un método, un sistema de trading perfectamente definido, tendremos un manual de qué hacer y qué no hacer en cada caso. Este manual no nos asegura que vayamos a acertar en cada operación, pero nos permite saber si estamos ejecutando bien o no nuestro tipo de juego.

Así pues, lo que vamos a hacer es apartar nuestra inseguridad sobre los resultados y centrar nuestra atención en ejecutar bien el plan. Ahora, lo correcto no es ganar dinero con esta operación, sino ejecutarla bien atendiendo a nuestro sistema de trading.

 

3.- La experiencia

No vas acertar a la primera prácticamente nunca y en nada. Por eso, la primera consigna es empezar cuanto a antes a probar. Para sobrevivir a esta fase, el único objetivo en mente es aprender al máximo con el riesgo mínimo.

Igualmente, es imposible que determines sobre el papel tu sistema de trading teórico de buenas a primeras. Cuando lo intentes (y debes empezar ya), cometerás errores, te quedarán lagunas y tendrás que ir descubriendo cómo funciona todo en la práctica en un mercado que no para de cambiar y evolucionar.

Así pues, tendrás que sumirte en un perpetuo estado de mejora continua para seguir aprendiendo, completando tu sistema y adaptándote al mercado y a ti mismo.

 

Todo esto en la práctica

¡Basta ya de palabrería!

Lo malo de presentar la teoría es que es ésta es abstracta y, aunque queda muy bonita y suena muy profesional, a la hora de la verdad sirve de poco. Sin embargo, si lo traducimos a respuestas reales a problemas reales, todo esto cobra sentido práctico.

Así pues, vamos a retomar los conflictos que te planteaba al empezar. Uno por uno, y les damos solución utilizando las tres armas:

 

Tu gráfico parece bueno, pero hay un detalle que no te gusta en él. No sabes si entrar o no entrar

¿Cumple tu sistema? Si sí, y tienes ganas de operar, adelante con él. Si no, cierras ese gráfico y te olvidas de él.

¿Y ese punto oscuro, pese a cumplir tu sistema? Para eso tienes tu diario de trading. Al documentar tu operación, añades una nota: Ojo con este detalle, que puede influir en el resultado. Al repasar tus operaciones, comprobarás si realmente era algo que merecía ser tenido en cuenta o no. Tu proceso de mejora continua hace que tu rígido sistema a la hora de operar sea flexible y pueda ser perfeccionado.

 

Consultas tus indicadores y compruebas que… se contradicen. Uno te dice compra y te otro dice vende

Si tienes dos indicadores para obtener un criterio es que te sobran indicadores. Tu entorno gráfico de trading está saturado y debe ser aligerado.

Elimina el exceso de indicadores y haz que tu sistema decida en base a criterios claros, de forma que sepas exactamente qué tienen que señalar tus indicadores técnicos para que tú compres, vendas o te mantengas al margen.

 

Estás ganando dinero, y no sabes si aguantar o vender ya

Te falta un plan de trading. Hazlo antes de lanzar ninguna orden a tu broker.

De acuerdo con tu sistema, cuando plantees una nueva operación, establecerás un plan de ataque en función de los diversos escenarios posibles (aquí un ejemplo). Luego no tienes más que seguir tu plan. Ya sabes que improvisar en los mercados es la receta del fracaso.

 

No sabes si abrirte una cuenta con este broker o con este otro

Si tienes un sistema de trading puedes determinar qué brokers te convienen más frente a otros para la operativa que has definido. De los que mejor te valen, empieza por uno de ellos cualquiera y cámbiate cuando descubras que había otro más apto, más barato o más cómodo para ti.

 

No estás seguro de si cierto ETF es el más adecuado para lo que tratas de conseguir

Compra uno cualquiera de tu abanico de opciones y sigue adelante.

Está bien comparar los diversos ETF, pero llega un punto en que los papeles e informes no sirven nada más que para romper la cabeza. Compra uno y descubre sobre la marcha si funciona exactamente como pensabas o no.

Simplemente estás a unas comisiones de distancia de cambiarlo por otro ligeramente más adecuado. No es un alto precio por ganar experiencia ¿verdad?

¿Y el coste de oportunidad? ¿Cuánto pierdes por no acertar a la primera?

No vas a acertar a la primera. Ya te lo he dicho antes. Convéncete.

 

Dudas si el mercado subirá o bajará

Todo el mundo duda. Nadie sabe lo que hará el mercado. Ninguna persona posee ese dato. Ni siquiera aunque salga en televisión con cantidades ingentes de gomina.

Tú tienes que centrarte en lo que tú (personalmente tú) ves en tus gráficos. Establece puntos críticos o niveles frontera que definan hasta dónde consideras un escenario alcista y hasta dónde bajista, y actúa en función a ello. Si te anticipas, si planeas lo que harás en función de lo que suceda antes de que suceda, no tendrás dudas.

 

No tienes claro si el soporte pasa por 17.48 o por 17.55

Normal. A veces, hay dos soportes muy próximos y, otras, directamente se forman  amplias y difusas áreas de soporte. Aunque los representemos como líneas, los soportes no son líneas, sino más bien franjas nubosas de diferente grado de concentración y alcance.

Pinta dos líneas, sombrea la zona o señálalo como quieras. Que tu notación no te esclavice. Sé flexible. Con la experiencia irás acertando más a la hora de marcar los soportes.

 

Estás perdiendo dinero, y no sabes si aguantar o vender ya

Ya lo hemos hablado antes: Te falta un plan. Visualiza los distintos escenarios posibles y establece una hoja de ruta en función de las variantes posibles. Luego sigue ese plan.

 

Quieres no perderte la tendencia, pero tampoco quieres verte atrapado por entrar antes de tiempo

Tu sistema de trading te dirá el momento de entrar.

Si tu método es malo y siempre te retrasas o anticipas, a base de experiencia (mejora continua aplicada), refinarás ese sistema para que te ayude a entrar mejor en un mayor número de ocasiones y optimizar un poco las estadísticas de este apartado.

 

No tienes claro si estás colocando el stop loss demasiado cerca o demasiado lejos

Aunque este es uno de los temas más complejos técnicamente hablando a la hora de operar en Bolsa, es conveniente desarrollar un sistema que te diga dónde colocar tu stop loss.

Inevitablemente, la experiencia te ayudará a precisar cada vez mejor ese punto de stop loss. En cualquier caso, acuérdate de que, incluso estando tu stop loss bien colocado, hay cierta probabilidad de que sea barrido.

 

No sabes si la subida llegará hasta tu objetivo o se quedará atascada en esa resistencia intermedia

Es verdad, no lo sabes. Quizás estés subestimando esa resistencia intermedia o quizás le estés dando una importancia que luego no demostrará. En cualquier caso, elabora tu plan de ataque y con el tiempo acertarás más veces a la hora de estimar tu objetivo y la influencia de las molestas resistencias intermedias. Si el movimiento del precio fuera tan claro y predecible para ti ya serías multimillonario.

 

No eres capaz de distinguir si el tramo lateral actual es el principio de un viraje o tan sólo una consolidación dentro de la tendencia

Ni tú, ni nadie.

Desde luego, hay pistas que en ocasiones ayudan a prever un viraje, como la presencia de soportes/resistencias o la aparición de divergencias en contra de la tendencia debilitada. Como siempre, estamos moviéndonos en el campo de las probabilidades.

 

Esta es una oportunidad especialmente buena y clara, así que te entran dudas sobre si deberías cargar más la mano o involucrar el mismo dinero que siempre

Cuánto dinero comprometer en tu próxima operación es una pregunta que también debe responder tu sistema de trading; concretamente, su módulo de gestión de capital. Éste, a su vez, se basa en las estadísticas de tus resultados para estimar un buen número para que apuestes en tu próxima operación.

Tu método de gestión de capital se encargará de incitarte a apostar más fuerte y asumir más riesgo cuando demuestres que estás ganando dinero y te pondrá freno (no importa lo buena que te parezca la ocasión) cuando tu rendimiento baje.

 

Tienes pendiente añadir tu duda o conflicto

Recuerda lo que te pedí al empezar: Me interesan tus situaciones de duda. Me interesa ayudarte con tus momentos de inseguridad. Escribe ahora tu duda más reciente y acuérdate de este artículo para el futuro, cuando te surja otra, venir y comentarla. A mi me llega un aviso por cada comentario de todos los artículos del blog. Me enteraré de que lo pones y podré echarte un cabo.

¡Ah! Si te gusta este artículo, pincha en Me gusta (Obvio ¿verdad?)

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)