buen-momento-para-invertir-en-bolsa

La Bolsa pintaba muy bien hace pocas semanas, pero la verdad es que se está entreteniendo.

No es que se esté desplomando, pero tampoco sube.

Not good.

Cuando esto pasa (el precio tendría que subir y no lo hace) uno entra en el modo sospecha:

¿Acaso se avecina un gran desplome?

Veámoslo.

 

El aspecto técnico

Esto es el S&P500 semanal, lo tomamos como la foto global de Estados Unidos:

mercado-usa-trading

Precio sobre soporte relevante.

No pinta mal ¿verdad?

El problema es esa pequeña compresión triangular del final. Esperábamos ver un rebote más enérgico y claro, en lugar de eso nos encontramos con un incómodo (e inquietante) remoloneo.

Te lo enseño ampliado, con la mayor resolución del gráfico diario:

grafico-diario-trading-sp500

Una vez que el precio rebota sobre soporte (como hizo a primeros de septiembre), lo que uno espera es que salga hacia arriba como un cohete, y no que se ponga a marear la perdiz, tal y como ha venido haciendo desde entonces.

Pero, como no es infrecuente, el resto de mercados están jugando al mismo (y odioso) juego.

 

Aquí tienes a España

trading-en-espana

Aparte de que su aspecto técnico sea totalmente distinto (y ojo, que sigue sin desagradarme para largos, aunque ya están un poco menos claros), lo cierto es que se comprime en triángulo en las últimas velas semanales. Igualito que USA.

 

Alemania

trading-en-alemania

Más de lo mismo.

Es como si el director de orquesta se hubiera puesto a estornudar y todos los músicos interpretasen los aspavientos y convulsiones como cambios de ritmo intencionados. Las velas se solapan y se barren unas otras de forma compulsiva (fíjate en el gráfico diario del S&P500 que te puse antes, no hay por donde cogerlo).

 

Francia

trading-en-francia

Igual no.

Peor.

Barro puro.

 

Italia

trading-en-italia

Este mercado rima un poco menos con los anteriores.

Las últimas velas diarias sí que son un poco caóticas (no te las muestro), pero al menos el gráfico semanal sí presenta más claramente un sesgo, una intención. Se le ve débil, sin historias, apoyándose sobre soporte después de dejarse caer.

Tampoco es que Italia sea ahora mismo el paradigma de la dirección, pero al menos no nos está haciendo perder (tanto) la paciencia.

 

¿Desplome inminente?

Mirando el precio, tal como está ahora, no hay motivos para pensar que la Bolsa se vaya a desplomar.

Es cierto que, si no espabila y se pone a subir, los bajistas llegarán, tomarán el control, y la bolsas se hundirán.

Siempre sucede: La debilidad de unos es la fortaleza de sus rivales.

Por tanto, es totalmente legítimo pensar en que podría haber un mercado enfermo bajo ese aspecto de aparente salud.

Pero, por fortuna, este tipo de cosas sabemos mirarlas:

 

Comprobémoslo

¿Qué hacen los grandes jugadores de los mercados?

 

¿Se están poniendo a la defensiva?

Esto lo vemos con el gráfico de XLY vs XLP. Lo he explicado mil veces, así que no me voy a parar ahora:

sector-ofensivo-y-defensivo

En esta imagen podemos comprobar como no hay miedo por parte de los grandes fondos. Nadie está anticipando un desplome, sino todo lo contrario. De ser así, XLP rendiría mucho mejor que XLY, pero no es el caso. XLY está funcionando mejor que XLP.

Vamos bien.

 

¿Hay maquillaje de índices?

Como sabes, los índices bursátiles son burdas aproximaciones del conjunto de los valores de su mercado. A veces, para aparentar que la Bolsa está sana, con intervenir un poco los valores más grandes ya se consigue deformar el índice, pese a que la mayoría de los integrantes estén agonizando.

Por suerte, tenemos nuestros truquitos para que no nos la den con queso:

 

Truquito número 1: Índice sin ponderar

maquillaje-bursatil

Yo lo veo bien: La línea de puntos (índice sin ponderar) coincide con la línea continua (índice ponderado normal).

Esto quiere decir que parece que nadie está intentando maquillar al índice.

Nota: Observa, sin embargo, como a finales de 2015 sí había un fuerte maquillaje. El índice sin ponderar estaba mucho más bajo que el artificial índice ponderado. Muy poco después llegó el desplome que se había tratado de ocultar. Si te fijas, tienes otro ejemplo en verano de 2015. Primero maquillaje y luego desplome.

 

Truquito número 2: Recuento acumulado de todos los valores del mercado

Otro viejo conocido ¿verdad? Ya hemos hablado en numerosas ocasiones de la curva A/D:

invertir-en-bolsa

Esta curva nos está mostrando en este caso que, sí, los precios se están entreteniendo, pero que lo hacen en una zona totalmente fuera de peligro. Es decir, que la mayoría de los valores están subiendo. El índice no miente.

 

Truquito número 3: Recuento de valores en subida libre y caída libre

Otro clásico que nos da los avisos más finos (cuando los hay). Se trata del famoso NH-NL del que también hemos hablado en multitud de ocasiones:

trading-en-bolsa

Y no dice nada digno de mención. Es decir, no nos alerta de un peligro inminente.

Sí, es cierto, no hay un gran ánimo alcista ahora mismo, pero todo concuerda. El mercado no parece estar tratando de disimular.

 

Conclusión práctica

Cuando no tenemos señales que nos alerten de que lo que vemos quizás no sea lo que parece, estamos teniendo una señal en sí misma: La pista de la no-pista.

Esta pista dice que, cuando no hay nada en contra, apuesta por la tendencia en curso.

Obviamente, en las correcciones, el aspecto se deteriora, todo se ve más feo, y se nos van las ganas de comprar. Pero lo cierto es que el mejor momento se da justo cuando peor aspecto tenemos.

Ahora el aspecto es feo, pero el mercado está sano. Por lo tanto, yo voy a comprar.

Por supuesto, el mercado es un entorno de probabilidades y siempre es perfectamente posible que la Bolsa se desplome, pese a que el escenario más probable ahora mismo sea una continuación alcista.

Es más, yo efectué varias compras hace algunas semanas y la mayoría han salido mal, saltando los stop loss de muchas de ellas a los pocos días. Algunas posiciones están subiendo de forma valiente, pero el grueso de las oportunidades maravillosas que abrí (aquel día parecían maravillosas) se quedó en agua de borrajas.

No siempre se acierta; pero no pasa nada. Si te pones con el viento a favor (las probabilidades a favor), la suerte (buena o mala) se va quedando atrás y lo que acaba saliendo a relucir es tu habilidad.

Ya ves que no hay que romperse mucho la cabeza. El análisis que te acabo de mostrar es sencillo y, aunque a mí me lleva algunas horas redactarlo, maquetarlo y publicarlo para ti, en realidad el proceso de efectuarlo mentalmente, sin pararse a contárselo a nadie, es cuestión de segundos. Literalmente, todo este análisis te lleva menos de un minuto hacerlo. Y con eso ya puedes ponerte a operar con cabeza.

Para cualquier duda o comentario, te estoy esperando bajo estas líneas en la sección de comentarios. Participa, por favor.

 

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by