brexit trading

 

El Brexit es una oportunidad

El Brexit es una oportunidad, pero todo el mundo está muy ocupado echándose las manos a la cabeza y mirando unos para otros.

Si me concedes cinco minutos, te cuento cómo veo yo todo esto:

Con esto del Brexit el mundo se ha vuelto un poco loco de golpe (todavía más).

Personalmente, nunca pensé que esto pudiera generar tal sacudida en los mercados financieros. Bueno, en Forex sí, porque son tradicionalmente escandalosos, pero ¿las Bolsas?

Por ejemplo, el banco Santander perdió el viernes un 20% de su cotización:

bolsa banco santander trading

¿En serio?

¿De verdad que, porque los británicos hayan decidido no seguir jugando con las reglas de Bruselas, el banco Santander pierde una quinta parte de su valor?

Eso no tiene ni pies ni cabeza.

Para mí, hay dos posibles justificaciones para esto:

1.- En realidad, Santander hace tiempo que necesitaba caer porque su precio era irreal (por alto) y en la noticia del Brexit se ha aprovechado para encaminarlo en la dirección que le corresponde. Es decir, por fin hay una excusa para iniciar una tendencia bajista (o, en este caso, reanudarla con fuerza).

2.- Es una situación de pánico absurdo y, mientras los tontos venden, los listos aprovechan para comprar.

 

En mi opinión, ha pesado más el efecto sorpresa que el motivo en sí

Es decir, yo creo que la convulsión en los mercados es debida al susto del “todos pensábamos que no, pero al final ha sido que sí”. Y ese giro inesperado es lo que ha provocado un pánico irracional (espero que momentáneo).

De nuevo, en mi opinión, el Brexit no supone nada malo (¿Qué problema hay en que un país haga lo que quiera? Normalmente, que todos puedan hacer lo que quieran es bueno para todos, porque las tensiones que surgen se alivian solas y todo funciona mejor).

Además, aunque fuera malo (que insisto que creo que no lo es) ¿qué cambia que sea jueves o viernes? ¿qué cambia en la realidad actual por el mero hecho de que se anuncie que esto va a suceder?

Yo creo que nada en la práctica.

En el caso de Santander, no sé cuál de las dos opciones anteriores es la correcta (aunque el desenlace nos lo dirá enseguida), pero en otros activos que vigilo un poco más puedo verlo más claro:

 

El increíble caso del euro/dólar

Este es un ejemplo muy real que merece la pena ser tenido en cuenta.

A mediados del 2014, el euro/dólar tocaba máximos en 1.40.

Un año de desplome salvaje después, rondaba el 1.10 y todo el mundo miraba hacia la paridad del euro con el dólar (cifra que nunca se alcanzó).

Desde entonces (y ya va año y medio), el euro se ha sumido en un amplio rango lateral que parece un gran descanso antes de continuar la gran bajada hacia la paridad con el dólar y más allá.

Sin embargo, yo no creo que esto vaya a suceder nunca.

euro dolar trading

En mi opinión, el euro está haciendo suelo y, de ir a algún lado, lo hará hacia arriba.

Y digo esto porque llevo este año y medio observando como los tiburones están acumulando euros aprovechándose de las noticias más extremas que atentan contra la integridad de Europa.

O, dicho con otras palabras, cada vez que hay una noticia que pronostica el fin de la Unión Europea y del euro y todo el mundo entra en pánico, los tiburones abren la cartera y sueltan fajos de billetes gordos de verdad para comprar barato. Y lo hacen justo en esos momentos en los que absolutamente nadie está dispuesto a apostar por Europa (como ha sucedido este viernes).

 

Déjame que te cuente la historia:

Todo empezó cuando un tipo llamado Varoufakis armó la de San Quintín al convocar un referendum en Grecia. (Lo que provocó un corralito y el empobrecimiento repentino de millones de griegos).

Europa se va a la mierda” y “Es el fin del euro” es lo más suave que se oía esos días (y no solo en los bares).

Ese lunes el mercado abrió con un desplome salvaje.

Pero yo pude observar una cosa: El euro/dólar abrió bajísimo, cayó hasta un nivel concreto y, a partir de ahí, recuperó rápidamente ¡Alguien con el bolsillo muuuuy profundo estaba comprando!

Recuerdo que me llamó tanto la atención que la idea no se me iba de la cabeza. Y me quedé muy atento al mercado:

El viernes siguiente era el referendum (pobres griegos, que votaron una cosa y su gobierno hizo justo la contraria).

De nuevo, con la “decisión griega” era, ahora sí, el principio del fin del euro y de Europa.

Y ahí estaba yo, observando como los tiburones aprovechaban de nuevo el apocalipsis mediático y el pesimismo absoluto general para comprar de una forma brutal, sin dudas ni miramientos.

Con el paso del tiempo, seguí atento a las señales:

Recuerdo cuando Mario Draghi sorprendió a la mayoría anunciando un agresivo recorte de tipos, llevándolos hasta el 0% (lo que debilitaba aún más el euro y auguraba el fin de la Unión Europea) ¿Los tiburones? Comprando, of course.

Y este fin de semana, con el Brexit, con el principio del fin del desmembramiento de la Unión y la llegada del apocalipsis (¿zombi?) los tiburones han vuelto a festejar su buena suerte comprando más que nunca:

eurusd trading

Puedes pinchar para ampliar

 

Muchos stop loss han sido barridos

Desde el propio día del Brexit (viernes) hasta hoy (lunes) me han llegado numerosos emails con amargos lamentos y quejas de que nuestros stop loss han sido barridos.

Varios sugerían operar sin stop loss. (Y esto es lo que yo opino al respecto).

En una de mis posiciones, precisamente cuya entrada se había disparado un par de días antes, me saltó el stop loss con el revuelo del Brexit. De hecho, me comí un buen deslizamiento extra. En la foto puedes ver que perdí bastante más de lo que quería.

Aún así, para eso tenemos la gestión de capital, esa pérdida extra no supuso apenas nada para el global de mi cuenta:

barrido de stop loss

 

¿Cómo evitar estas cosas?

No se pueden evitar; pero se pueden minimizar.

La primera regla es operar en valores líquidos y difícilmente manipulables (así hacen falta sucesos de la magnitud del Brexit para que estas cosas te pillen, en lugar de las manipulaciones menores en chicharros, que se dan cada día).

La segunda regla es apartarte del mercado cuando veas tormenta. Personalmente, no pensé que esto fuera a tener tanto reflejo en la Bolsa, así que seguí operando con normalidad (y me llevé una colleja). Por fortuna, el resto de mis posiciones aguantaron bien (de hecho, muchas salieron beneficiadas).

 

Este barrido es una oportunidad

Observa el gráfico de mi operación: Entré en la línea verde y me saltó el stop loss en la apertura de la enorme vela final (y no en la línea roja, como planeaba).

Me ha pasado a mí y le ha pasado a muchos más conmigo.

Sin embargo ¿qué ha hecho el precio?

Abrir abajo de todo y volver rápidamente al punto de partida. Es decir, los tiburones han aprovechado el susto para comprar agresivamente mis acciones y las de muchos más.

Yo ahora tengo dos opciones:

1.- Quedarme llorando en una esquina y ver como el precio se va sin mí.

2.- Aceptar que esto forma parte del juego, que me han hecho una falta de tarjeta amarilla (que tampoco me duele tanto) y seguir jugando alegremente.

¡Voy a hacer esto último, obviamente!

Volveré a entrar, porque ahora el barrido se ha convertido en un refuerzo para la oportunidad.

(De hecho, para cuando se publique este artículo, seguramente yo ya esté dentro de nuevo).

Nota: No pongo el valor del que se trata, pero los Novatos que estáis apuntados al Club habéis recibido un email mío el pasado miércoles por la mañana precisamente en el que explicaba esta operación. Si tú eres miembro del Club sabes bien de qué valor hablamos. Y si no, apúntate para recibir mis emails exclusivos.

 

Conclusión práctica

Ahora que ya sabes cómo, busca tus oportunidades y aprovéchalas. El revuelo es mediático, pero no es real; y su efecto (y la ventaja que conlleva) se esfumará en las próximas horas y días.

Por favor, retuitea este artículo y coméntalo si te ha gustado. Ya sabes que odio hablar solo. Te espero 🙂

 

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by