fbpx

 

Seguro que en alguna ocasión has operado valores de la bolsa española, pero ¿sabes cómo funciona el mercado español?

En realidad tenemos un sistema peculiar, basado en la unión de cuatro Bolsas independientes, aunque se ha configurado de tal forma que no notes la diferencia, y parezca que estás operando un mercado único.

El Mercado Continuo se conoce como el sistema informatizado de contratación que permite la negociación de los principales valores cotizados en la Bolsa española, de forma ininterrumpida durante un horario fijo preestablecido. Pero te voy a explicar algo más.

 

Origen del Mercado Continuo

Las primeras negociaciones se hicieron en el siglo XIV, en las conocidas como lonjas de contratación. Pero no eran mercados organizados como tal.

Los primeros países en contar con un mercado de valores organizado fueron Reino Unido y Holanda, pero en España no se creó hasta 1830, cuya primera sede fue en Madrid, a la que le siguieron Bilbao (1881), Barcelona (1915) y Valencia (1981).

La negociación que se hacía en esa época en la Bolsa de España era de viva voz. Cada diez minutos se negociaban empresas de un sector diferente y se hacía en corros en la Plaza de la Lealtad de Madrid.

Esa misma forma de negociación se hacía también en las otras tres sedes, hasta que las negociaciones empezaban a tener carácter nacional y se hacía necesario centralizar todo.

Además, la informática venía presionando fuerte y había que buscar la forma de adaptar este sistema a las nuevas tecnologías y necesidades.

Precisamente se le conoce como mercado continuo porque anteriormente se negociaban valores a unas determinadas horas del día, ya que no se podía hacer de forma continua y automática por falta de medios.

 

El mercado actual

Fue en 1988 cuando se aprobó la Ley del Mercado de Valores, y gracias a ella aparecieron las agencias y sociedades de valores y se adoptó un sistema informatizado de negociación, dejando de lado los corros, que a pesar de ser muy entretenidos y dar trabajo a muchos agentes, eran poco eficientes.

Pero el primer sistema que se utilizó fue uno desarrollado por la Bolsa de Toronto, denominado CATS y que era administrado por la Sociedad de Bolsas, hoy conocida como BME (Bolsas y Mercados Españoles), aunque no se adaptaba al 100% a nuestro sistema formado por cuatro mercados diferentes, que además tenían normas diferentes.

Así, en 1995, el sistema CATS fue sustituido por el sistema SIBE (Sistema de Interconexión Bursátil Español) que se desarrolló por la Bolsa de Madrid y centraliza la actividad de los cuatro mercados españoles dentro de un mismo sistema para conseguir unas negociaciones nacionales sin trabas.

 

Estructura del Mercado Continuo

BME es uno de los cuatro grandes operadores de mercados y sistemas financieros de Europa, y gestiona la Bolsa española. Su mayor cualidad es que permite negociar cuatro mercados, aparentemente independientes, como si se tratase de una única Bolsa.

Este mercado está regulado por la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores), cuyo objetivo es velar por la correcta formación de precios, la integridad de los mercados y que la negociación en los mismos se produzca de forma continua y ordenada. Es la entidad que vigila que haya transparencia, que no exista manipulación y que trata de controlar, en la medida de lo posible, que no se haga un uso indebido de la información privilegiada.

Las transferencias de valores y efectivo, derivadas de las operaciones realizadas sobre los valores, además del registro contable de valores negociables, se lleva a cabo por la sociedad Iberclear, que es una filial de BME.

El Mercado Continuo español es un mercado secundario (como el mercado over the counter), en el que actualmente se negocian valores de más de 130 empresas, y está en funcionamiento de lunes a viernes de 9:00 a 17:30 horas ininterrumpidamente. Su índice de referencia es el Ibex-35, que agrupa a las empresas de mayor volumen y capitalización, las cuales deben cumplir unos requisitos para estar dentro de este índice. De hecho, se revisan por el Comité Asesor del Ibex cada 6 meses, donde alguna empresa puede salir del índice y otra puede entrar, aunque no suele haber muchas sorpresas.

Dentro del Mercado Continuo, podemos encontrar varios mercados, entre los que se encuentran estos:

  • BME Growth, antes conocido como Mercado Alternativo Bursátil o MAB. Está pensado para la pequeña y mediana empresa que quiere expandirse, encontrar financiación con una regulación a medida y con unos costes ajustados. Algunas de mis mejores compras han venido de este mercado, y dentro de las 120 empresas que lo componen, puedes encontrarlas de cualquier sector.
  • Latibex. Este mercado nació en 1999 para permitir a los inversores europeos comprar y vender las principales empresas latinoamericanas a través de un único mercado y con una única divisa, el euro. Actualmente se negocian valores de 31 empresas. Tiene una variante llamada Latibex Brasil donde puedes negociar exclusivamente con 15 valores de Brasil.
  • Mercado de bloques. Este mercado no es accesible para un minorista, ya que aquí se negocian grandes paquetes de acciones. Sólo puedes ver los comunicados de la CNMV y los informes de BME, donde sabrás qué volumen se ha negociado, pero nunca se puede saber ni el comprador ni el vendedor que han acordado esa transacción.

 

Operar en el Mercado Continuo

Normalmente nos referimos al Mercado Continuo cuando hablamos de empresas que no cotizan en el Ibex35, pero en realidad engloba tanto a las empresas incluidas en el índice Ibex35, como el resto de empresas de la Bolsa española.

En España, el valor más negociado es el Banco Santander, con más de 4 millones de accionistas, seguido de Telefónica con más de 1,5 millones. Son dos de los pesos pesados del Ibex-35, por capitalización y volumen, pero un simple rastreo por el mercado español, te mostrará multitud de valores mucho más interesantes que los “influencers”, más conocidos como Inditex, Banco Santander, Iberdrola, Telefónica, BBVA y Repsol.

Si bien es cierto que el Ibex-35 no es de los índices más atractivos, tenemos valores, como Fluidra, Ebro Foods o más recientes como Greenalia o Facephi Bio, que están teniendo un buen comportamiento.

Por eso te animo a mirar más allá de los valores incluidos en el Ibex-35, y también de los comentarios en radio y televisión de los principales valores, y centrarte simplemente en los gráficos, que una vez que aprendes a leerlo, te da mucha más información que un simple dato de cotización. De esto sabemos mucho en la Escuela Profesional de Traders y te lo contamos todo en nuestra formación Método TradingRealTM

Te animo a dejar tu opinión sobre el mercado español en los comentarios.