el trading es lo mejor del mundo
 

El trading es lo mejor que puedes hacer en el mundo porque…

Porque es una afición rentable.

Es que es así de demoledor.

No sólo te diviertes, es que ganas dinero con ello.

¿Hay algo mejor? ¡Es la combinación perfecta!

Ahora empieza el cole. O mejor dicho, “la vuelta al curro”. Y tú tienes dos opciones: O que este año sea un año más, o que sea un año para enmarcar.

No es por nada, pero el 1 de enero es muy mal momento para ponerse con propósitos de año nuevo. Deja si quieres para después de Navidades lo de la dieta y el gimnasio.

Pero ahora, que empieza a moverse el mercado de verdad, es el momento de ponerse las pilas con el trading.

 

Tiene un “problema”: Es apasionante

En el trading, menos perder algunas operaciones, todo lo demás es genial. Me gusta todo:

Me gusta analizar el mercado, me gusta pasar mis rastreadores y seleccionar candidatos, me gusta plantear mis estrategias sobre los valores más interesantes, me gusta hacer los cálculos y enviar las órdenes al broker.

Me gusta gestionar mis posiciones y me encanta ceñir los stop loss de las posiciones que avanzan a mi favor para asegurarme beneficios flotantes.

Incluso me gusta documentar mis operaciones y aprender más con cada nueva aventura en la que me meto. Hasta las operaciones perdedoras tienen eso de bueno.

Me encantan las operaciones de corto plazo, especialmente las bajistas. Sacar un 20% a lo invertido en una operación en una semana y media es una sensación espectacular. (Sabes que no es el global de la cuenta, pero es igualmente satisfactorio: La cuenta crece también gracias a estos movimientos brillantes).

Me gusta dejar correr las ganancias en las posiciones de medio plazo. Eso de ganar sin hacer nada, sólo esperando sin más, también es algo muy gratificante.

Incluso me gusta la inversión de largo plazo (¡cada vez más por cierto!) Esa sensación de estar ahorrando y hacer crecer los ahorros de la forma más eficiente posible es un gusto más que te apuntas.

Me gusta el intradía, operando en tiempo real mientras peleas por descifrar qué es lo que están haciendo los tiburones detrás de la pantalla. Cuando lo ves claro, conviertes esa claridad en dinero contante y sonante en cuestión de minutos. Es una sensación estupenda.

 

El trading tiene más ventajas de las que imaginas

Es bueno para el bolsillo, pero es aún mejor para la salud:

Te acostumbra a revisar tu estado mental y físico constantemente, porque te obliga a conocerte y a darte cuenta rápido cuando te estás torciendo. Esto te ayuda en la vida en general de una forma increíble.

Aprendes a domar tus emociones. A encajar las derrotas sin caer en el pesimismo. A disfrutar de las victorias sin emborrachar al ego.

Aprendes a priorizar como nunca lo habías hecho antes, concentrándote en hacer las cosas bien, todo el tiempo. Ese es el camino de la excelencia, y tú lo recorres, por pura necesidad, por instinto. Si eso no te hace sentir bien, nada puede hacerlo. Volverte cada vez mejor es una sensación increíble.

Te vuelves eficaz, rápido, productivo, pragmático.

Aprendes a adaptarte, y cada vez respondes antes y mejor frente a los cambios. Estás atento, estás despierto. Estás aquí.

Y tus habilidades como trader e inversor crecen de forma natural. Cada vez dispones de más técnicas y recursos, eres capaz de comprender mejor cómo funciona el mundo y de aprovechar oportunidades que para el resto del mundo son… sucesos sin más.

Y todo esto es entretenido, incluso divertidoEmocionante sin lugar a dudas.

Creces, aprendes, ganas recursos y encima, ganas dinero por ello.

El trading es lo mejor que puedes hacer en el mundo. Punto.

 

¡Habla conmigo directamente!

¡Habla conmigo directamente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) e iré analizando personalmente contigo tu situación.

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)