fbpx

Tus bitcoin, al igual que el dinero real, no están exentos de ser robados.

Como ya sabrás, la ciberdelincuencia está a la orden del día y, por desgracia, son cada vez más frecuentes los ataques relacionados con el intento de robo de criptomonedas. Así que, si has decidido invertir en Bitcoin, ya lo has hecho, o estás pensando en alguna otra criptomoneda, este artículo de interesa.

 

Vulnerabilidad

Como ya te hemos dicho, los ciberataques son cada vez más habituales. Para evitar que tus bitcoin se vean afectados, deberás mejorar tu protección ante estos posibles ataques.

El primer paso consiste en utilizar una clave segura, no reutilices la contraseña de Netflix, esa que compartes con tu grupo de amigos, ni utilices la fecha de tu cumpleaños o tu aniversario de boda. Aunque estas contraseñas te resulten fáciles de memorizar, son mucho más vulnerables. En Internet encontrarás numerosas herramientas que te permitirán generar claves mucho más seguras.

 

Cómo guardar tus bitcoin: monederos o wallet

 

¿Qué es un monedero o wallet de bitcoin?

Un monedero, también llamado wallet, es una herramienta que te permitirá guardar tus bitcoin. Su funcionamiento es muy similar al de tu cuenta bancaria: Estos monederos tienen asociada una dirección en la que se almacenan tus criptomonedas.

 

Tipos de monederos o wallets para bitcoin

Lo que distingue los diversos tipos de monederos de bitcoin que encontrarás es la forma en la que guardan la clave privada. Estos monederos tienen asociada una dirección pública y otra privada. El almacenamiento de esta última es lo que determinará el tipo de monedero y el grado de seguridad del mismo.

 

1. Monederos calientes

Son aquellos que están conectados, de forma ininterrumpida, a Internet. Por este mismo motivo, estos sistemas no nos parecen la mejor opción. Para acceder a este tipo de wallet usarás dispositivos como tu móvil, tablet u ordenador.

 

2. Monederos online

Son los más fáciles de usar pero es necesario que sepas que, al estar conectados a internet, son también los más sensibles. Tu clave privada estará almacenada en el servidor de una empresa, siendo esta la responsable de mantenerla a salvo. ¿Y si atacan al servidor de esta empresa?

Ya te hemos dicho que, aunque su uso sea fácil y sencillo, es también el método más inseguro por su vulnerabilidad ante posibles ataques informáticos.

 

3. Monederos para móvil y tablet

Son el ejemplo más parecido a tu cartera, esa que guardas en tu bolso o en el bolsillo del pantalón. Al igual que en esa cartera nunca llevas el total de tus ahorros contigo, estos monederos solo guardan una parte de tus bitcoin.

 

4. Monederos para ordenador

Al contrario que los ejemplos anteriores tu clave privada es almacenada directamente en tu ordenador. Siendo un método ligeramente más seguro que los dos anteriores ya que evita las posibles consecuencias de un posible hackeo a la página web.

¿Pero qué pasa si tu ordenador se estropea?

 

Los monederos físicos o monederos fríos

Se trata de un método más seguro que los anteriores ejemplos. El motivo principal es que no están conectados a Internet lo que dificulta, y mucho, que alguien tenga acceso a la clave privada y, por tanto, nos la pueda robar; con las consecuencias que esto tendría.

En este caso encontrarás dos ejemplos:

  • Basados en hardware. Dependes de un dispositivo físico en el que se almacenará tu clave privada. El más conocido de estos sistemas es Trezor.
  • Paperwallet. Una opción más segura, pero mucho más tediosa, sobre todo si no cuentas con los conocimientos técnicos suficientes.

 

Muchos pros y muchas contras

Como has podido ver en los ejemplos que hemos ido comentado, muchas de estas opciones son muy atractivas, ya sea por su facilidad de uso o por la seguridad que ofrecen.

A la hora de poner estas ventajas e inconvenientes en una balanza, decantarse por uno de estos sistemas resulta muy complicado. Lo que es fácil para ti, también es más fácil de atacar. Los dispositivos físicos, en teoría más seguros, corren el riesgo de que fallen, de que se estropeen, dejando tus bitcoin en el limbo.

¿Cuál es la mejor opción? Todo dependerá de cuáles sean tus prioridades pero, ya te adelantamos, que no te resultará fácil tomar una decisión.