fbpx

que es blockchain

No puedes iniciarte en el mundo de las criptomonedas, si antes no conoces el funcionamiento básico de la blockchain o cadena de bloques.

Nadie en su sano juicio debería meter su dinero en algo que no conoce. Parece evidente que eso no debería hacerse, pero pasa a diario, y es muy probable que tú también lo hayas hecho sin darte cuenta.

Si comprendes la tecnología que hay detrás de las criptomonedas, comprenderás su valor real, su potencial, y el gran avance que suponen respecto al viejo y obsoleto sistema tradicional.

 

Qué es blockchain

Sin entrar en tecnicismos y explicando sólo las bondades de esta nueva tecnología, subyacente de las criptomonedas, podemos definir blockchain de forma sencilla como una base de datos pública y distribuida (descentralizada), gracias a la cual se puede enviar, recibir y almacenar, todo tipo de información, desde cualquier parte del mundo donde haya conexión a Internet.

Lo puedes ver como un libro de contabilidad donde las transacciones, que están codificadas con un algoritmo matemático, se almacenan en forma de bloques de información, que se van añadiendo en cadena de forma cronológica.

Toda la información de ese libro de contabilidad se encuentra repartida y sincronizada, en tiempo real, en miles de ordenadores de todo el mundo, lo que hace que no se pueda modificar ni borrar nada de lo que se escriba en esos bloques, sin el consenso de todos los participantes de la red, a los que se conoce como nodos.

En resumen, una blockchain es pública, descentralizada y distribuida, transparente, resistente a la censura, sin fronteras, neutral y segura.

Gracias a la cadena de bloques, que es el protocolo que usan las computadoras, se consigue algo increíble e impensable hasta el 31 de octubre de 2008. Crear la escasez en Internet.

Hasta esa fecha, en la que se publicó el white paper o guía de Bitcoin, en Internet todo se podía replicar tantas veces como quisieras: Un correo electrónico, una imagen, un vídeo, etc.

Pero con esta nueva tecnología se consigue que, algo que es público y accesible para todo el mundo, sea a la vez imposible de copiar y replicar.

Al ser escaso, el primer uso que se le da es el de moneda en Internet, y Bitcoin fue la primera moneda de la historia 100% segura, ya que hubo otros intentos anteriores, pero no cubrían todos los aspectos de seguridad y fallaban en algún punto.

 

Qué es un nodo

Un nodo es la clave del sistema blockchain. Aunque se usó por primera vez en criptomonedas gracias a Bitcoin, su creación surgió gracias a Napster, que creó el concepto de conexión entre usuarios P2P (persona a persona) para compartir música (ilegalmente), gracias a un software que organizaba esa red.

Un nodo es un ordenador que está conectado a una red P2P de una blockchain, que ejecuta el software de una determinada criptomoneda. En el caso de Bitcoin, todos los nodos de esa red corren el programa Bitcoin Core para “hablar” entre ellos y verificar que cada nueva modificación, o cada nuevo bloque de la cadena, son correctos.

Gracias a que estos ordenadores (nodos) están en constante comunicación entre ellos, y comparten los datos en tiempo real, se consigue que la información y el control de los nodos no esté centralizada, es decir, esté distribuida, y sea pública y transparente.

Si quieres consultar qué está pasando en la red de Bitcoin, puedes acceder a blockchain.com y ver en tiempo real las transacciones que se están haciendo.

El sistema de nodos es lo que realmente le da seguridad, robustez y transparencia a la blockchain, y es la base de toda criptomoneda descentralizada.

 

Es un sistema descentralizado

La blockchain nació para ser un sistema descentralizado. Esto significa que no depende de un centro que controle quién accede, qué uso le da, quién modifica el código, etc.

Es una base de datos, donde la información está distribuida, hay consenso y confianza entre todos los nodos, que están de acuerdo en cada bloque que se suma a la cadena con información nueva, o en las modificaciones que en ésta se vayan haciendo.

La conclusión de esta descentralización es que todo aquel que use una determinada cadena de bloques, tiene la confianza de que nadie puede manipular la información en ella contenida, y así se podrán eliminar intermediarios que existen hoy en día, como bancos, notarios, colegios electorales, diputaciones, etc.

blockchain
 

Ventajas de blockchain

Hoy en día, cada vez que hacemos un movimiento en el banco, éste se queda grabado e incluso, dependiendo de la cantidad de dinero que muevas, se informa directamente a Hacienda de esa transacción.

De ese movimiento el banco recopila todos tus datos, desde el nombre, apellidos, dirección, cantidad de dinero que tienes y cantidad de dinero que envías; hasta en qué te lo has gastado, la dirección del establecimiento donde lo has hecho, el día y la hora exactas, etc.

Es decir, para los bancos no hay secretos, y todos esos secretos los guardan ellos en su servidor, que es totalmente centralizado, aunque tenga mil copias de seguridad repartidas por el mundo.

Esos datos que almacenan, los pueden vender, estudiar, borrar y modificar a su antojo. Pueden interrumpir transferencias, deshacerlas, impedirte sacar o meter dinero, e incluso pueden quitarte el dinero de la cuenta. De todo esto saben mucho, por ejemplo, en Argentina.

Pero también hacen un perfil con todos tus datos. Así conocen tus gustos y preferencias, por los pagos con tarjeta en tiendas físicas o por tus compras en internet, tu orientación política por las cuotas a partidos, tus trayectos por los gastos en gasolineras o electrolineras, etc..

Toda esta información es control, poder y capacidad de manipulación a millones de usuarios.

Ahora imagina que pudieses enviar desde el ordenador una transferencia de 100 € a un amigo. Esa información, gracias a los mineros, se incluirá en un nuevo bloque de la cadena, y se compartirá entre todos los nodos de la red formando parte del libro de contabilidad mayor.

Pero en la información que se verá reflejada en la blockchain no dice que Álvaro García López, que vive en Valencia, ha enviado 100 €, que provienen de su sueldo de trabajador de la construcción en Jávea, a Natalia González que vive en Ecuador, etc.

En realidad sólo se verá que “alguien” ha mandado 100 € a “alguien”, en esta fecha. Nada más. Y esa información permanece en la cadena para siempre sin poder alterarse nunca.

Como has podido ver, esta tecnología supone un avance respecto al sistema financiero que estamos usando hoy en día, y nos permite enviar y recibir valor gracias a las criptomonedas, y desde cualquier parte del mundo.

Además, utilizando las criptomonedas, podrás ganar dinero, al igual que en la bolsa, siempre que utilices un sistema de trading ganador. Nosotros podemos ayudarte a sacar un rendimiento en productos cotizados gracias a nuestro Método TradingRealTM
 

Tipos de blockchain

El uso de blockchain permite el intercambio de valor entre iguales, teniendo plena confianza en la forma de ejecutarse el traspaso.

Al principio de su creación, esta tecnología no llamó mucho la atención, pero poco a poco los gobiernos e instituciones se van dando cuenta de las posibilidades que ofrece.

Las primeras blockchain fueron abiertas, como la de Bitcoin, pero viendo sus diferentes usos, se fueron creando otro tipo de cadenas con diferentes características:

  • Blockchain pública. Fue la primera que existió. Ejemplos de este tipo de blockchain son Bitcoin, Ethereum, Dash o Monero, entre otras. Estas redes permiten a cualquier usuario formar parte de la misma e implementar mejoras, ya que su funcionamiento es público y transparente. No existe una autoridad central que regule el funcionamiento. Es la red en la que se basan las criptomonedas descentralizadas.
  • Blockchain privada. Con el avance de esta tecnología, muchas empresas se interesaron y crearon blockchain privadas cuyo funcionamiento es similar al de la red pública, pero el acceso a la misma depende de una unidad central que restringe el acceso. Su uso es generalmente para proyectos privados de empresas o entidades.
  • Blockchain híbrida. El acceso a la información contenida en esta red es público, pero la gestión de dicha información, y de la red en general está limitado a unas unidades de control. Es una mezcla de las dos redes anteriores, donde se usa la red de forma privada para enviar información, pero se permite que cualquiera pueda ver lo que se almacena en el libro mayor, siendo muy útil para gobiernos o trazabilidad de productos.

Espero que hayas visto la capacidad de esta nueva tecnología y vislumbres la enorme cantidad de usos posibles en todo tipo de instituciones e industrias.

Estamos en la fase inicial de desarrollo y expansión de blockchain, así que no te quedes fuera y aprovecha las buenas oportunidades que están surgiendo.

¡Te espero en los comentarios!