Actualizado: 7 de marzo de 2018

Emociones en Bolsa

Seguro que ya lo sabes, pero yo te lo digo igualmente: El apartado psicológico es determinante para operar con éxito.

Dicho el tópico, a partir de aquí intentaré aportarte auténtico valor con este artículo.

 

Qué es “el apartado psicológico

El apartado psicológico engloba fundamentalmente a dos aspectos clave:

  • El control de las emociones
  • Desarrollar y mantener la mentalidad o actitud adecuada

Aunque ambos se entremezclan constantemente, hoy quiero hablarte del primero: Del control emocional.

 

El control emocional

No me voy a andar con misterios innecesarios y te lo voy a contar directamente: No se trata de eliminar las emociones, se trata de detectarlas.

Uno normalmente piensa que ser firme y disciplinado consiste en ser frío y reprimir las emociones que aparecen; pero en realidad no es así.

Ser firme y disciplinado consiste en actuar como tú quieres (para ser exactos, en actuar exactamente como has decidido que realmente te conviene), independientemente de lo que te apetezca en el momento.

El problema de las emociones es que no las ves venir, simplemente aparecen, y para cuando te das cuenta, ya estás “emocionado”.

Así que no es una cuestión de contenerlas para que no salgan, sino de actuar como a ti te interesa, pese a que las emociones te tienten fuertemente a que actúes de otra manera. Eso es control emocional.

Repitamos: La clave no está en reprimir emociones, sino en actuar como has decidido que te conviene, incluso cuando hay fuertes emociones por el medio interfiriendo y poniéndotelo difícil.

Y ahora la pregunta que cae por su propio peso es ¿y cómo sé yo que mi juicio está siendo nublado por las emociones?

Y la única respuesta posible es: porque estás detectando esas emociones (y sabes que su efecto es nublar tu juicio).

 

El efecto de las emociones sin control

Si estás llevando un diario de trading, seguro que más de una vez te has avergonzado de tu yo pasado; al descubrir las animaladas que hacías y que, objetivamente, no tiene sentido que las hayas hecho (y nunca tendrías que haber hecho).

Esto sólo se justifica con un motivo: Actuaste mal porque estabas fuertemente influido por las emociones y estropeaste tu ventaja competitiva en el mercado (lo que los yanquies llaman “edge”).

Los casos más típicos son que te saltas tu sistema, o te permites ignorar ciertas reglas, entrando donde no debes, o cuando no debes, o con un tamaño de posición inapropiado.

Y es más, te diré que, como las emociones más comunes de un Novato en trading son la inquietud, la urgencia y la avaricia, que llevan a la precipitación y al exceso, lo que normalmente sueles hacer es operar con activos que no te convienen, antes de que se forje por completo tu ventana de oportunidad y con tamaños de posición excesivos.

Ni que decir tiene que esto dispara tus gastos, aumenta tu tasa de fallos, reduce tu beneficio medio por operación y sube tu riesgo de ruina por encima de lo razonable.

No es que sea perjudicial no controlar las emociones; es que simplemente te impide ganar dinero en los mercados financieros.

 

Cómo detectar tus emociones en tiempo real

Tienes varias formas de potenciar la detección de emociones, y yo te recomiendo combinarlas:

1.- Darte cuenta por sus efectos físicos en ti

Esta es la más burda, pero la más sencilla a la vez. En una palabra, se trata de darte cuenta de que estás nervioso gracias a signos físicos obvios.

Cada uno tiene los suyos (busca los tuyos). A unos les sudan las manos y otros se muerden las uñas.

Yo, por ejemplo, cuando estoy intranquilo, siento un ligero hormigueo en la lengua y encías, tiendo a bailotear una pierna apoyada en la punta del pie, noto un ligero dolor de cabeza o embotamiento y respiro con mucho menos recorrido de la caja torácica y con una respiración más alta de lo habitual. Todos estos signos son muy sutiles; pero los noto con facilidad.

Si al operar (intradía o no, es indiferente) noto cualquiera de estos signos, automáticamente me salta la alarma y me replanteo si lo que estoy haciendo es objetivamente perfecto o, por el contrario, tiene rasgos de impulsividad, de avaricia o de miedo.

 

2.- Darte cuenta por tus tentaciones (pensamientos)

Esta no es tan obvia al principio, pero también es fácil de incorporar a tu vida. Podríamos sintetizar la señal de alarma en esta frase: “Cuando sabes que, aunque no deberías, te entran muchas ganas de…” 

Para esta situación, yo tengo una cura que me funciona muy bien: En cuanto detecto esta situación, la manifiesto abiertamente y la reflejo en mi diario de trading.

De este modo, calmo mis ansias de operar de forma sub-óptima centrándome en documentar esa hipotética situación.

Así, una y otra vez, en mi diario de trading se graban escenas de operaciones que iban a ser malas, pero que no lo fueron porque supe abstenerme a tiempo. Eso refuerza mi disciplina y mi confianza en mi de una forma espectacular.

Te voy a poner un ejemplo de una situación de este estilo que viví ayer mismo por la tarde al operar el futuro del petróleo:

Trading de futuros

Pincha en la imagen para verla en grande

 

3.- Instalar un monitor emocional en ti

Esta es la mejor solución de todas; y consiste en sensibilizarte para detectar los dos puntos previos (efectos físicos y tentaciones derivadas de estas emociones).

La cuestión es cómo implementar este paso. No se trata de ponerte sensores biométricos (¡aunque hasta tendría sentido hacerlo!) sino de entrenar y desarrollar un “yo paralelo” que te está mirando y evaluando constantemente.

Esto lo que te permite es que estados como “tengo sed”, “tengo frío”, “estoy incómodo”, “estoy eufórico”, “estoy pensando en dos cosas a la vez”, “estoy cansado de tanto ordenador” se hagan obvios y patentes para ti mucho antes de lo habitual, cuando estas situaciones aún son leves.

Personalmente, no sé muy bien cómo he ido mejorando en esto, pero lo cierto es que lo he hecho y ha tenido un impacto muy positivo en mi. En esencia, ha sido a base de querer lograrlo y fijarme más y más en los detalles.

Algo concreto que me ha servido para dar un salto cuantitativo muy importante en este frente es el yoga. Pero imagino que cualquier actividad que te obligue a conectar contigo mismo de forma recurrente, te ayudará mucho a mejorar tu percepción sobre ti mismo.

 

4.- Implantar un checklist

De todos los citados, este es el primer paso que deberías dar, porque te obliga a poner por escrito qué es lo que quieres medir y lo que quieres detectar y te ayuda mucho para desarrollar los puntos anteriores.

Si vas a operar intradía, aplícate el checklist regularmente (una vez a la hora, por ejemplo), o al menos, antes de cada operación.

Si vas a operar con gráficos diarios o superior, revisa el checklist cuando estés documentando el planteamiento de tu próxima operación.

Un ejemplo de algunos puntos a revisar podría ser este:

  • ¿Estoy deseando vengarme de pérdidas previas?
  • ¿Estoy en condiciones de operar? ¿O estoy afectado por algo?
  • ¿Estoy pegando demasiado el stop loss para forzar un B/R válido?
  • ¿Estoy cargando la posición en su justa medida? ¿O la estoy engordando por avaricia o adelgazando por miedo?
  • (Etcétera)

 

Conclusiones y resumen

Esto no va de flagelarse cuando aparecen las emociones. Va de conocer qué consecuencias tiene que te dejes llevar por las emociones, qué efectos físicos y mentales puedes detectar en ti cuando las emociones te están embargando y de, gracias a que sabes que están ahí y que no quieres que te lleven a su terreno, actuar pese a todo en favor de tu mejor interés.

Por otra parte, este artículo son palabras. Yo trato de volcar mi experiencia en unos párrafos para intentar que signifiquen algo para ti que te resulte útil. Pero son solo palabras al fin y al cabo, y no te van a servir de mucho si no te esfuerzas por probar y poner en práctica lo que que te cuento.

Aún así, espero que este artículo te haya aportado mucho valor. Y, si ese es el caso, por favor difúndelo por Twitter, Facebook y Google+ mediante los botones bajo estas líneas.

En este tema en concreto, me importa especialmente todo lo que puedas aportar y apreciaré tu comentario ¡Te espero! 🙂

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)