split y contrasplit

Personalmente, me parece alucinante que esto suceda, pero sucede:

Un split o un merge (un contra-split) muchas veces es  la llave que desbloquea un avance salvaje del precio.

Pero ¿¡por qué!? (He puesto interrogaciones y exclamaciones. Las interrogaciones para preguntar, las exclamaciones porque me indigna).

Veámoslo. Te anticipo que a mi me resulta totalmente increíble.

Pero es que, a veces, la realidad supera a la ficción. Y esta es una de esas veces.

 

¿Qué es un split?

Un split es una división de acciones.

Es decir, una empresa decide fraccionar sus acciones en partes. El número de acciones se multiplica, y el valor de cada una se divide en consecuencia.

Es la misma empresa, sigue valiendo lo mismo, pero ahora está cortada en trocitos más pequeños.

Simplemente eso.

A efectos prácticos, la empresa no ha cambiado absolutamente nada. No es ni mejor ni peor por ello.

Nota: Observa que esto no es lo mismo que una ampliación de capital convecional. En una ampliación de capital se introducen acciones nuevas (lo que devalúa en parte a las viejas). Es decir, en una ampliación se reparte la tarta entre más gente. Pero en un split, simplemente la misma gente se encuentra con el doble de trozos la mitad de grandes.

 

¿Y un merge?

Lo contrario: La empresa decide fusionar sus acciones, de modo que ahora hay menos acciones, pero valen más.

Al merge, también se le llama reverse-split o, en “espanglish”, contra-split.

 

¿Cual es ese desenlace tan impresionante?

En la práctica, un split hace pequeño un tamaño de acción grande. Eso logra el según-mi-parecer-alucinante-(por-absurdo) efecto psicológico de que, lo que era caro, ahora es barato. Y el precio tiene vía libre para seguir subiendo.

Del mismo modo, un merge vuelve más grande el precio de una acción que cotiza con niveles muy bajos. Y esto, de nuevo, tiene el increíble efecto psicológico de que lo que era una empresa desastre ya no lo es, y por lo tanto permite que su precio pueda seguir bajando.

¡Pero en ambos casos, la empresa sigue siendo la misma!

Es posible que, así contado, igual te quedes como estabas.

Si te lo enseño, no. Asusta:

 

Caso número 1: Bankia

Bankia

El caso de Bankia ha sido, a mi juicio, el atraco a mano armada la tomadura de pelo más impresionante de los últimos años en España.

Se animó a todo el mundo, mediante una fortísima campaña de publicidad, a poner sus ahorros en Bankia, y esto fue lo que pasó:

Una pérdida del 99.6% (cifra a día de hoy, que ya fue peor).

No obstante, la magnitud del engaño, perdón, del infortunio, fue tal, que hubo problemas técnicos:

Para que una empresa pueda cotizar en la Bolsa española tiene que tener un precio superior a un céntimo; si no, hay un bloqueo práctico.

¡No hay problema!

Bankia anunció un merge de 100:1

Es decir, juntaron las acciones de 100 en 100, por lo que sus participaciones pasaron a cotizar de unos míseros céntimos a unos cuantos euros por acción (17€/acción en concreto).

Y ya está, vía libre para continuar (y acelerar incluso) el cataclismo bursátil (que, ojo, no fue más que el proceso por el que el mercado estaba llevando el precio artificial e inflado de Bankia hacia su valor real).

Míralo en el gráfico:

Invertir en Bankia

¿No te parece increíble?

 

Caso número 2: Inditex

Inditex

Este caso es distinto:

No se trata de un merge  para desbloquear un desplome, sino de un split para desbloquear una subida meteórica.

El caso es que Inditex llegó a la barrera psicológica de los 100€ por acción hacia finales de 2012. Desde entonces, el precio se vio frenado por un techo invisible que tuvo retenida a su cotización durante más de un año.

Pero, un buen día, alguien tuvo la brillante idea de decir: “Si para los accionistas 100€ por acción se les hace mucho, convirtamos lo caro en barato. A partir de ahora, la gente tendrá cinco veces más acciones de cinco veces menos precio”.

Y así es como Inditex volvió al lejano (y cómodo) rango de los 20€.

De golpe, el milagro:

Invertir en Inditex

Observa que, desde entonces (muy pocos meses), Inditex ha subido un portentoso 50%.

La misma empresa.

Impresionante.

 

Una pequeña lección extra

Si eres un alumno del curso Cuándo comprar y cuándo vender exactamente, entonces ya conoces bien este fenómeno. Y, si no sabes lo que es Cuándo comprar y cuándo vender exactamente, pincha aquí.

Se trata del barrido: Para que un valor pueda subir como es debido, los tiburones tienen que haber dejado fuera a la mayoría de los pececillos.

Y esto se consigue con un barrido (barrido de stop loss):

Los tiburones hunden la cotización de forma violenta, de forma que provocan el pánico entre todos los pequeños inversores y traders, que normalmente no se pueden permitir soportar grandes pérdidas flotantes en sus carteras.

Cuando el precio cae por debajo del último mínimo relevante, saltan los stop loss de todo el mundo.

El stop loss de una posición compradora es una orden de venta. Cuando te salta el stop loss vendes tus acciones.

¿A quién se las vendes?

Al tiburón, que está recogiendo tus acciones y las de todos los pececillos (a precio de saldo, por cierto) que huyen con el pánico.

Y ya está, trabajo terminado: Inditex puede subir tanto como quiera, que los tiburones nadan veloces hacia el Norte sin rémoras que les acompañen.

Y esto pasa un día, y otro, y otro más…

Trading barrido

Si este artículo te ha ayudado, debes saber que hay mucho más. Empieza por aquí.

Por favor, retuitea o pincha en Me gusta.

Nos vemos en los comentarios 🙂

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)