Todos sabemos que hay una gran variedad de indicadores técnicos que nos pueden ayudar a la hora de analizar nuestros gráficos. Escoger bien el indicador y, sobre todo, configurar sus parámetros con todo detalle es fundamental, vital, crucial, primordial para poder tener éxito en trading ¿Verdad?

Pues no. Falso. Rotundamente falso.

Los indicadores técnicos, como ya hemos comentado en alguna ocasión, no son más que aspectos parciales del precio y otros elementos del mercado (como el volumen, por ejemplo), que a veces no son detectables a simple vista.

Parcialmente ocultas en el gráfico de precios, se encuentran las intenciones y realidades de traders institucionales y amateurs. En ocasiones, basta un indicador adecuado para desvelarlas fácilmente.

Pero ¿Qué indicador? ¿Y cómo configurarlo? Observamos que cada indicador puede contarnos una película distinta en función del ajuste fino de cada uno de sus parámetros. Pero lo cierto es que la elección del indicador y su configuración no importan en absoluto.

Probablemente, Fernando Alonso no se encuentre cómodo pilotando un Renault 21 en lugar de su bólido habitual. Sin embargo, estoy seguro que si tú y yo le echamos una carrera, cada uno con un Renault 21, nos ganará a todos sin dificultad.

Lo mismo ocurre con los indicadores técnicos. No importa cuál escojamos. Si sabemos qué estamos haciendo y por qué lo estamos haciendo, sabremos elegir el indicador adecuado y configurarlo para que nos revele (si es posible) lo que queremos ver.

En su día, ya hemos explicado que, en general, usaremos los seguidores de tendencias para detectar y acompañar a éstas y, por otra parte, utilizaremos algún oscilador para afinar en los puntos de entrada, de salida, o encontrar el momento de añadir peso a nuestra posición.

Por eso, lo único importante es saber si un indicador es un seguidor de tendencias o un oscilador. El ajuste fino lo podemos hacer en el momento de analizar un gráfico, para que las señales que nos dé coincidan con el pasado reciente. Fíjate en el ejemplo, verás que sencillo es:


Sabiendo que la tendencia es alcista (a ojo, o utilizando cualquier seguidor de tendencias), podemos utilizar el oscilador de la imagen para que nos marque las entradas (compras). No importan los parámetros por defecto; nosotros los ajustamos hasta que nos señala compra cuando en el gráfico de precios tendría sentido comprar. Es más, tampoco importa de qué indicador técnico se trate, mientras sea un oscilador y lo podamos configurar para que nos marque buenas entradas.

Así configurado (como en la imagen) ¿no crees que nos dará buenas señales de entrada en el futuro próximo, mientras la tendencia alcista se mantenga? No necesitas más.

Ahora fíjate en el siguiente ejemplo. Se trata del S&P500 en el año 94 (escogido al azar). Le añadimos cuatro osciladores completamente diferentes con su configuración por defecto: El estocástico, la RSI, la %R de Williams y el force index.


Como puedes observar, cada curva no se parece en nada a la siguiente. Da la sensación de que cada uno de estos indicadores aporta una información valiosísima y exclusiva.

Ahora, vamos a desnudarlos de sus zonas de color, de sus líneas horizontales y juguetearemos un poco con los parámetros de cada uno:


¿Qué opinas?

A mi me parecen todos iguales.

Como ves, no hay magia detrás de los indicadores técnicos. No son más que fórmulas matemáticas derivadas principalmente del precio que, en ocasiones, ponen de manifiesto aspectos particulares ocultos a simple vista.

Así pues, no te vuelvas loco con la parametrización y no tengas miedo de alejarte de la configuración por defecto de cada indicador.

Lo único importante es que te funcione a ti.

Si discrepas, si no entiendes algo, si estás de acuerdo, si tienes una idea, si te enfrentas a un problema ¡añade tu comentario!

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)