Cuando una operación en Bolsa va viento en popa y el precio avanza en tu favor, querrás proteger parte de tus beneficios. Al fin y al cabo, en cualquier momento el precio puede darse la vuelta y quitarte todo lo que habías ganado.

Lo más habitual en estos casos es que acerques al precio tu orden stop loss (la orden que pusiste de salida por si las cosas se torcían).

Hasta aquí todo bien. Entras en el mercado, además de la orden de entrada pones una de salida en el punto a partir del cual no estarías dispuesto a perder más (orden stop loss), aciertas con el movimiento, empiezas a acumular beneficios, quieres asegurarlos y decides aproximar tu stop loss:

Sin embargo al novato siempre le pasa lo mismo, ciñe demasiado el stop loss y se queda fuera de juego a la primera de cambio ¿Te suena?

Hay un millón de motivos por el que uno puede equivocarse al colocar el stop loss y por los que puede pasarse al acercarlo al precio. No obstante, el 95% de las veces el novato lo hace porque ha cometido el mismo error: Ha estado contando el dinero que lleva ganado.

Contar el dinero es lo peor que puedes hacer mientras tienes abierta una posición.

Te voy a explicar por qué jamás debes contar los euros acumulados en medio de una operación. La razón es aplastantemente lógica y sencilla, pero es importante que la veas y que no sólo la leas, por eso he puesto la gráfica de ahí arriba.

Mira bien la imagen y dime ¿por qué has colocado el stop loss inicial donde lo has colocado?

La respuesta no se mide en euros ni en dólares que puedas perder, sino que se mide en la distancia (en centímetros, si prefieres) desde las velas hasta tu punto de salida. No es una cuestión de dinero, es una cuestión de geometría.

Pusiste ahí el stop porque, mirando al tamaño de las velas, al sentido de la tendencia y su inclinación, pensaste que el precio sólo llegaría hasta ese punto si algo fallaba y se daba la vuelta.

Del mismo modo, a la hora de ceñir el stop loss para proteger parte de nuestros beneficios, tenemos que hacerlo con un criterio geométrico, mirando al gráfico e ignorando por completo cuántos euros podríamos meter directamente en el bolsillo si acercásemos el stop loss un poquitín más. Esto es absolutamente crucial.

Prométete a ti mismo que no querrás saber nunca más cuánto llevas ganado o perdido en una operación mientras la tengas abierta. Esto te ayudará a tomar las mejores decisiones. Esto te ayudará a ser mucho más consistente.

¿Cuál es tu criterio para ceñir el stop loss?

Mírate también estas otras entradas:

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)