Estos últimos días están siendo muy movidos para mi.

Ando de aquí para allá sin apenas tiempo para pensar mi próximo movimiento.

Pese a todo, están sucediendo grandes cosas. Y de hecho, tengo que contarte un par de anécdotas.

 

Anécdota número 1 – O cómo el cielo puede desplomarse sobre tu cabeza cuando menos te lo esperas

El jueves pasado di un curso de Bolsa presencial en Madrid junto con el inimitable Jorge Ufano.

Aunque teóricamente tenía vuelos que me permitían ir y volver a Madrid desde La Coruña en el mismo día del curso, mi prudencia natural (a veces obsesiva) me llevó a jugar a lo seguro y coger vuelos de ida y vuelta los días anterior y siguiente al día del curso y un par de noches en el hotel donde precisamente íbamos a celebrar el evento.

Y es que no sería la primera vez que las cosas de aeropuertos se tuercen y, cuando tratas con aviones, donde te sobra el tiempo puede pasar a no llegarte en absoluto a la primera de cambio.

Invertir en Bolsa

Y no será la última.

Te anticipo que menos mal que fui con tiempo el día anterior y que no tuve necesidad de marcharme el mismo día del curso. Menos mal.

Cuando yo estaba en Coruña, ya metido en el avión, sin entender por qué no despegábamos ya de una vez, mi mujer, que se había quedado con los niños para ver el despegue, me avisaba por whatsapp que le mosqueaba ver que hubiera tanto personal en pista rodeando el avión una y otra vez… durante tanto rato.

Finalmente explicaron que, por lo visto, como últimamente hay muchas tormentas y no paraban de volar en malas condiciones, habían decidido revisar que al avión no le faltaba ningún trozo. (Alentador).

En estos momentos uno se alegra de coger el vuelo el día antes.

Claro que eso sólo era un contratiempo sin importancia. Apenas supuso una hora de retraso sin mayor repercusión.

Llegué a Madrid y todo estaba en orden. Por fin, tenía todos los cabos atados. Estaba donde tenía que estar y tanto Jorge como yo llevábamos los deberes hechos. Incluso hacía buen día.

Estaba entrando por la puerta del hotel y, justo cuando ya sabes que nada puede salir mal, me llama Jorge al móvil:

Uxío, tengo una mala noticia. Pero es una noticia muy, muy, MUY MALA.

Ahora me entra la risa al recordarlo, pero te juro que en ese momento me mareé al escuchar la noticia.

Fue como si el cielo se estuviese desplomando sobre mi cabeza.

¡Un vacío! ¡Una sensación de esto no puede estar pasando!

Recuerdo perfectamente que se me nubló la vista durante unos segundos.

El director del hotel acababa de hablar con Jorge, y le había dicho que, por un error personal suyo, había una convención de farmacéuticos en el hotel y que no teníamos nuestra sala disponible (la sala que habíamos reservado con un mes de antelación y que habíamos visitado personalmente en dos ocasiones) para dar nuestro curso de Bolsa.

Ni te imaginas la mezcla de pavor, furia, desesperación, rabia, impotencia, tensión, ira y frustración que me sobrecogió.

Todo al mismo tiempo y con intensidad desbocada.

Teníamos a un montón de gente, que venía de todas partes de España porque confiaba en nosotros y no había sala.

El fin del mundo.

Dejé las cosas en la habitación a toda prisa y exigí hablar con el director inmediatamente.

Y apareció (inmediatamente, por cierto).

Se deshizo en excusas.

Liberé mi ira y, si yo fuera un jedi, claramente en ese mismo momento me habría pasado al lado oscuro de la fuerza. Tanto odio, rabia e ira juntas no pueden ser cosa buena.

Llegó Jorge al hotel pocos minutos después.

A partir de ahí ya nos pusimos a rebuscar por el hotel con el director dónde podíamos acomodar (es un decir) a todo el mundo al día siguiente.

Los hoteles de la zona no tenían sitio disponible (con doce horas escasas de antelación es lo normal).

(Y lo de sacar a los farmacéuticos de ahí, obviamente lo intentamos, pero era una batalla perdida de antemano).

Al final, medio-salvamos la situación en un sitio al aire libre pero parcialmente cerrado, donde nos pelamos de frío por la mañana, nos asamos de calor por la tarde y estuvimos apretujados todo el día.

Gracias a los alumnos, a su buena disposición y a su apoyo constante, el episodio no acabó en drama, sino todo lo contrario y al final se puede decir que estuvimos bastante bien.

Bolsa práctica

(¡Gracias a todos!)

 

Anécdota número 2 – O cómo se topa uno con un diamante cuando menos se lo espera

A veces los imprevistos son malos. Pero otras son buenos.

Y este es bueno:

Hace algunos meses que una chica, Lola, me está echando una mano con tareas puntuales relacionadas con esta web.

Nos encontramos y conocimos por internet. Y fuimos organizándonos y sacando el trabajo adelante a golpe de skype y de emails.

Ella vive en Madrid, y ya que yo venía a dar el curso presencial, qué mejor ocasión de conocernos en persona que esta.

Así que el el jueves por la noche, poco después del tsunami del hotel, su sala y su director, nos encontramos por fin en vivo y en directo y nos fuimos a cenar tranquilamente.

Y…

Todavía no entiendo cómo pude estar todos estos meses sin darme cuenta de a quién tenía delante.

Después de un par de horas con ella estaba más que gratamente impresionado. Descubrimos que hablábamos el mismo idioma y que teníamos puntos de vista (vitales, de negocio, de abordar los problemas, etc) muy similares y que nos entendíamos a la perfección casi sin esfuerzo.

Estas cosas me hacen ver hasta qué punto una pantalla te aísla del mundo. Se supone que internet te conecta con la gente, pero en ocasiones te impide conectar de verdad.

Trading online

Descubrí en Lola una oportunidad al instante y enseguida le ofrecí que colaborase conmigo, en Novatos Trading Club, a un nivel muy superior al que lo venía haciendo.

No sólo no lo tenía previsto, ni planeado, sino que ni siquiera se me había pasado por la cabeza la posibilidad de hacer esto.

Personalmente, no me considero impulsivo. O, al menos, creo que decido más racionalmente que emocionalmente.

Pero esta decisión fue de todo menos premeditada, meditada o sopesada con calma.

Simplemente, se me ocurrió y lo vi claro. Y no pensé nada, simplemente se lo propuse.

Y simplemente aceptó.

Para mi esto supone un vuelco total:

Hace tiempo que necesito ayuda con esta web, porque se ha vuelto demasiado grande como para que yo solo pueda tan siquiera mantenerla.

Pero dar el paso de compartir toda la estructura de Novatos con alguien es algo muy difícil para mi, porque hasta hoy, Novatos Trading Club he sido yo, y solo yo, para todo, siempre.

Sin embargo, en ese momento, lo vi como una oportunidad que se presenta ante tus ojos y que se va a esfumar a toda prisa.

O le proponía que se viniera conmigo o seguiría solo. Y muy probablemente jamás encontraría a nadie ni parecido.

Si hay alguien que puede darle una dimensión nueva y aportar más valor que nunca a Novatos, esa es Lola.

La verdad es que, entre el follón de la sala y el curso, que ocupó todo el día siguiente, casi no pude ni pensar si había hecho bien o hecho mal.

Sin embargo, sí recuerdo el cosquilleo de haber dado un paso de los gordos. De esos que claramente  te sacan de la zona de confort y que percibes que, si has acertado, puede ser algo grande; pero si te has equivocado te puedes llevar una torta como un piano.

No obstante, la confirmación de haber acertado no se hizo esperar: Lola me citó para desayunar al día siguiente al del curso:

(¡Cuánto me alegré de que me sobrara una mañana en Madrid!)

Lola venía con una libreta cargada de notas, cosas que decirme, ideas que proponerme, puntos a tratar y la disposición de entrar en modo brainstorming dual para llevar a Novatos Trading Club al siguiente nivel.

Había sido un acierto. Ya no había lugar a dudas.

No sé a dónde me va a llevar esto.

Me da un poquitín de miedo, de vértigo.

Pero estoy ansioso por descubrirlo.

Estoy seguro de que cada vez podré ayudarte más y mejor.

Y eso es bueno 😉

 

No se acaban aquí las novedades

Hoy he estado hablando por teléfono con el equipo de ProRealTime, pues acaban de lanzar ProRealTime Trading, que permite operar en el mercado directamente desde la plataforma de ProRealTime. Y lo mejor, con una estructura que en mi opinión puede ser muy eficiente y competitiva.

ProRealTime trading

Estas son grandes noticias. Al menos sobre el papel.

Tan sólo te diré que estoy abriéndome una cuenta para hacerle una prueba a fondo.

El proceso tarda lo suyo, así que de momento, quiero que sepas que estoy investigando el asunto.

En primera persona.

Cuando lo tenga más o menos claro, tendrás noticias mías sobre este tema.

 

Una cosa más

Todavía no he enviado el Boletín de este mes a todos los que estáis suscritos en el Club (si no lo estás ¿a qué esperas?)

Planeo enviarlo sin falta a lo largo de esta semana, y será en ese email en el que incluya Tickers 1.3 (que, por cierto, pudo ver la luz en buena parte gracias a Lola).

Como siempre, me gustará leer tus comentarios 😀

formacion en trading personalizada

¿Estás dispuesto a invertir esfuerzo y dinero en tu desarrollo como trader?

Conviértete en un trader ganador consistente con nuestra formación personalizada. Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo

En menos de 48 horas nos pondremos en contacto contigo. No te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)