El otro día, en Twitter me encuentro a Marc Ribes (que, por cierto, es mi amigo, no mi enemigo) diciendo esto:

Invertir en Bolsa, Marc Ribes

First Solar es un valor que me encanta, porque sus gráficos son muy nobles (nada erráticos) y, sin embargo, es muy volátil (avanza un 4% de media al día). Es un valor francamente cómodo para operar.

Así que decido echarle un ojo a FSLR y lo que veo me llama mucho la atención:

Invertir en Bolsa, First Solar

Un gráfico semanal formando un posible doble suelo sobre soporte relevante con divergencia alcista en el oscilador. Esto para mi se llama compra.

Le echo un ojo a MACD para ver si, por casualidad, diverge al alza también:

Invertir en Bolsa, MACD

No diverge, pero tampoco le falta demasiado. MACD recomienda esperar un poquito, mientras que force index me grita ¡Pero entra yaaaaaa, hombreeeee!

La cuestión es que Marc Ribes está convencido de que lo que hay que hacer es vender. De hecho, él se puso corto en la ruptura del último mínimo, con idea de llegar hasta muy por debajo de $20.

En este tipo de situaciones, Marc Ribes es mi enemigo. Porque si el gana, yo pierdo. Y si yo gano, él pierde.

Y, precisamente, como es mi amigo, y no mi enemigo, me resulta muy fácil ponerme en su piel y ver lo que está pensando:

Se ha superado (a la baja) el último mínimo. Estamos en una ruptura a favor de tendencia (de una monstruosa tendencia bajista que nació cuando First Solar cotizaba a $170. Ahora está a $25).

Me pongo corto a favor de tendencia bajista en el mejor momento del impulso a la baja.

Está clarísimo ¡No puedo fallar!

Y no se puede negar que tiene toda la razón.

¡Pues es verdad! Marc está en lo cierto… y yo también.

Ambos seguiremos estrategias diferentes:

Él ya está dentro. En cambio, yo voy sobrevolando el precio en su caída con una orden condicionada de compra (buy stop) que sólo se disparará si hay viraje al alza. (Si tienes curiosidad, ahora mismo tengo la entrada preparada en $32.89)

Seguramente él quiera cazar la ruptura con la precisión del gráfico diario y salirse también atendiendo al corto plazo, en cambio yo voy a darle espacio al MACD semanal a confirmar o a desmentir esa posible divergencia al alza.

Ninguno de los dos sabemos qué pasará, porque esto de los mercados financieros es un juego de probabilidades, no de certezas, pero ahora somos enemigos.

Cuando yo vea que mi entrada no se dispara nunca y que la divergencia se desvanece, me hartaré y me habrá salido mal la operación (sin pérdidas, si es que no me atrapa algún barrido malicioso mientras sobrevuelo la caída). En ese momento, cuando yo abandone, Marc estará sonriendo de oreja a oreja.

La otra posibilidad es que a Marc le salte el stop loss en un brusco viraje al alza y asuma una pequeña pérdida en el momento en el que yo estoy comprando, relamiéndome ante una buena subida.

Lo importante aquí es ponerse en la piel de tu rival y pensar ¿Por qué lo haces? Y, sobre todo ¿dónde te dolerá tu error?

¿Por qué lo haces? te alertará de aspectos que no habías contemplado. Si te habías cegado en una oportunidad infalible, ahora tienes la oportunidad de enmendarlo.

¿Dónde te dolerá tu error? te señalará el punto justo para entrar: Cuando tu rival tire la toalla.

Ahora yo te pregunto a ti:

¿Cuando vas a operar, te acuerdas de ponerte en la piel de tu enemigo? ¿No? Haz la prueba y me cuentas. Lo verás todo mucho más claro.

¡Te espero en los comentarios!

¡Un abrazo, Marc!

reto7 ecover curso online cuando comprar y cuando vender exactamente

Apúntate gratis al #TradingReto de 7 días

¿Te encanta el mundo de la Bolsa, pero no sabes por dónde empezar?

¿Eres un apasionado del trading, pero aún no consigues ganancias consistentes?

Podrás empezar a operar desde el primer día al finalizar el reto. Y además, podrás descargar esta guía de forma gratuita hoy mismo.

En menos de 48 horas nos pondremos en contacto contigo. No te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)