Este 2012 ha sido un buen año para mi. Principalmente, porque he aprendido mucho (muchísimo).

Operé muy bien durante casi todo el año. De hecho, habría sido un año extraordinariamente rentable, sino hubiera metido la pata hasta el fondo con una sola operación.

Te tengo que enseñar esa operación: La peor operación de mi historia como trader.

  

La peor metedura de pata

Como dicen los del poker, entré en tilt o, como decimos los españoles, me envenené. Y ahí encontré mi perdición. Me estuvo bien, por idiota.

Los errores que cometí fueron (agárrate):

  • Empeñarme en decirle al mercado lo que tenía que hacer, en lugar de adaptarme a lo que mis ojos veían.
  • Desprecié la importancia de una cuenta pequeña.
  • Saltarme mi gestión de capital y bases del control de riesgo.
  • Hacer Martingale (aumentar la apuesta conforme iba perdiendo).

Y todo, en una sola operación.

La batalla se libraba en el bono alemán. Hasta el momento lo esta operando muy bien. No porque ganase dinero, que no lo ganaba (tampoco lo perdía), sino porque en cuanto me equivocaba, salía, esperaba a una nueva oportunidad, y lo volvía a intentar.

Yo sabía que el bono alemán tenía que bajar (Primer error: El mercado es un entorno de probabilidades. Nunca sabes). Estaba convencido y no dejaba de intentarlo con tentativas de cortos, una y otra vez.

Después de cuatro operaciones (dos en breakeven, una algo ganadora y otra perdedora contrarrestando a la ganadora) ya no podía más. El bono tenía que desplomarse de una vez por todas y a mi se me había acabado la paciencia (Segundo error: Si te acaba la paciencia, tienes que retirarte, no insistir más, porque ya no estás en condiciones de operar).

Así pues, en la última operación, cuando vi lo que creía que era una falsa ruptura de una importantísima resistencia, abrí cortos a cuchillo, muy apalancado, en un intento de compensar todo el tiempo y el esfuerzo invertido, descargando mi rabia con un tamaño de posición muy superior a lo que esa cuenta podía soportar. (Tercer error: El apalancamiento se usa para aprovechar movimientos muy pequeños, no para rebasar el riesgo disponible).

Además, inconscientemente (ahora desde lejos lo veo ridículo, pero en el momento no), como pensaba deshacerme de esa cuenta porque ya no me interesaba seguir con ese broker y además, la cuenta era pequeña, valoré menos ese dinero y, en cierto modo, estaba más predispuesto a tirarlo. (Cuarto error: Valen igual 2000€ ganados con el sudor de tu frente a base de operaciones ganadoras que 2000€ en una cuenta que no usas o que piensas cerrar).

El bono alemán, hizo lo que le dió la gana (como siempre, y además, como le corresponde hacer) y yo me quedé en la cuneta, saliendo de la operación malherido, y dejando la cuenta más o menos por la mitad.

Por pequeña que fuera la cuenta, acababa de hundir la estadística de todo el año.

Te pongo una foto, para que veas donde fue, aunque esto es anecdótico, ahora que conoces toda la historia:

Invertir en Bono alemán

Como puedes observar, me puse corto en el peor sitio posible. Estaba tan cegado, que no veía lo obvio.

¿Lo bueno? Que me ha dolido tanto que espero no volver a cometer este error (catastrófico error múltiple, por cierto) nunca más en mi vida.

 

El mejor acierto del año

Este acierto ha sido donde menos lo imaginaría, pero lo vi claro, esperé a que se cocinara bien el escenario que planteaba y, cuando tuve la señal, entré.

Fue (es, pues todavía dura) una operación con parsimonia.

Se trataba del IBEX: Estaba formando un suelo y había valores españoles que me gustaban mucho.

Compré Mediaset y BBVA, buscando el rebote de forma agresiva y protegí un poco la maniobra añadiendo Inditex y Grifols (en una apuesta por la continuación de su tendencia alcista).

De momento, a Mediaset le he ganado un 39%, a BBVA un 35%, a Inditex un 31% y a Grifols un 16%.

Evidentemente, esto no sirve para juzgar en cuánto se quedará, porque hasta el rabo todo es toro, pero da una pista de por donde van los tiros. Desde luego, en estas ya no voy a perder dinero:

Invertir en Mediaset

Invertir en BBVA

Invertir en Inditex

Invertir en Grifols

Y esto es todo. Me encantará conocer tu peor metedura de pata y tu mayor acierto del año.

 

Un par de avisos

Si estás suscrito al Club, mañana a las 10:00 recibirás en tu email el Boletín de diciembre. Lo he dejado para el final porque lleva un regalito navideño que te vendrá bien en los próximos días.

¡Si no lo estás, apúntate!

Salvo una felicitación navideña, esta será mi última entrada de 2012.

¡Nos vemos de nuevo cuando vengan los Reyes Magos! 😀