fbpx

Invertir en Bolsa

Ya te anticipo que la respuesta es sí: Salir en un objetivo corta los beneficios de golpe. Se acabó la operación y, quizás, sólo hayas aprovechado una pequeña parte del movimiento total.

Sin embargo, yo soy un defensor acérrimo de salir en un objetivo siempre que se pueda.

Y es que “deja correr las ganancias significa que no debes parar una operación que te va bien sólo porque te entre miedo a perder los beneficios flotantes que has ido acumulando. En cambio, no significa que, si tienes un motivo razonable para salir, dejes de hacerlo.

Ya sabes que el objetivo lo ubicamos en la próxima resistencia o soporte relevante. Es decir, colocamos el objetivo en ese punto al que esperamos llegar con relativa facilidad. A partir de ahí, la tendencia puede continuar o no; pero nosotros lo vemos claro sólo hasta ese punto.

Salir justo antes de tener problemas para continuar es un motivo más que válido para cortar las ganancias.

 

El problema de no salir en un objetivo

Imagina que vas largo (estás comprado). Si sales en un objetivo, saldrás en el máximo absoluto de tu recorrido (independientemente de que el precio después siga subiendo o no). Dicho con otras palabras, en el instante de salir, tenías más beneficios que en el instante anterior.

Sin embargo, cuando no sales en un objetivo, es porque te ha saltado el stop loss. Si has ido acercando el stop loss al precio conforme éste avanzaba a tu favor (lo que conocemos como un trailing stop), saldrás igualmente con beneficios, pero no saldrás en tu mejor momento.

El gran problema de esta segunda opción (salir por trailing stop), es que devuelves al mercado el último swing entero porque, para determinar que tu tendencia se ha agotado, tienes que haber deshecho gran parte del movimiento que previamente habías capturado.

En la práctica, esto se traduce en devolver entre la mitad y un tercio de tus beneficios flotantes. Además, esto significa que, entre la mitad y un tercio de la duración de la operación has estado perdiendo tiempo y dinero. Acabas la operación en casi el doble del tiempo óptimo con casi la mitad del beneficio.

 

La gran ventaja de salir en un objetivo

Aparte de esquivar el problema que te acabo de mencionar, propio de salir por trailing stop, tienes otra gran ventaja si sales en un objetivo:

Salir en un objetivo aumenta la rotación de tu cartera.

O lo que es lo mismo, haces más operaciones y más cortas en el tiempo (pero no necesariamente menos rentables) que si sales por trailing stop.

Esto logra que siempre estés metido en la parte buena de las operaciones.

Puedes estar esperando a que el precio se decida a avanzar a tu favor o no (todas las operaciones empiezan así), pero no vas a estar esperando para comprobar si el precio reanuda la marcha a tu favor o si, por el contrario, te va a hacer devolver buena parte de los beneficios flotantes que has acumulado con tanto esfuerzo.

Así pues, una de las grandes ventajas es que te metes en una operación, sales por la puerta de atrás en lo mejor de la fiesta e inmediatamente, te cuelas en otra fiesta que está empezando. Te ahorras la parte fea, operas más, diversificas más, y tiendes a ganar más.

 

Cuándo salir en un objetivo y cuándo no

Si tienes un tramo limpio entre soporte y resistencia, con muchas dificultades para el avance a partir de ahí, sal en un objetivo. Las probabilidades de que “dejarlo correr” te dé dinero es baja.

Si estás haciendo swing trading (comprando y vendiendo entre el valor y el extremo de euforia o pánico) en un mercado global lateral o esquivo, sal en un objetivo. Si el precio suele rebotar en su media (o zona de valor) y suele llegar hasta el borde del canal envolvente ¿por qué empeñarte en que, justo esta vez, suba más o baje más?

En cambio , si estás operando dentro de un mercado global muy tendencial, especialmente en valores en subida libre, o con resistencias livianas por encima, deja correr al precio, y persíguelo con un trailing stop. Ahí la probabilidad de que obtengas más no poniéndole puertas al campo está a tu favor.

 

Conclusión práctica

Como todo en trading, no es blanco o negro. Hay que juzgar cada caso y cada gráfico para determinar si es óptimo salir en un objetivo o no.

Ahora ya tienes el criterio ¿¡Qué te compensa más en tu caso concreto!? Pues eso.

Yo salgo la mayoría de las veces en un objetivo, pero en no pocas ocasiones pongo un trailing stop como punto de salida con beneficios. Depende por completo del tipo de operación, del gráfico y del apoyo que se pueda esperar del mercado global.

Este artículo lo publico como respuesta a una pregunta inteligente que cada vez se repite con más frecuencia y que demuestra que el nivel de mis queridos Novatos cada día sube un poquito más 😉

Por favor, retuitea y comenta (O feisbuquea, o googlemasunea. Lo importante es que lo compartas).