que es un gap en trading curso online cuando comprar y cuando vender exactamente

Un gap en Bolsa (trade gap ) es un hueco que queda en el precio cuando el movimiento es tan rápido que se pierde la continuidad entre las velas.

Existen diferentes motivos por los que se produce un gap en el precio y puedes aprender a comprenderlos y aprovecharte de ellos.

Eso es precisamente lo que te voy a explicar en esta guía sobre los gaps en trading:

 

¿Por qué se forman los gaps en la Bolsa?

Mira este gráfico (de IBM, aunque eso es lo de menos). Te muestro su gráfico diario (esto es, que cada vela japonesa representa la evolución de un día).

trading apertura cierre gap

Como puedes observar (marcado en amarillo), la apertura de un día cualquiera no coincide con el cierre del día anterior.

 

¿Qué significa este hueco en el precio?

El mercado cerró ayer por la tarde con IBM cotizando (pongamos) a $126, pero hoy por la mañana abre cotizando a $130.

¿Y esos cuatro dólares, dónde se han quedado?

Para entender esto hay que comprender primero cómo y por qué se mueve el precio.

Y es que, además, la teoría ya te la sabes:

El precio sube cuando la demanda supera a la oferta (y cae cuando la oferta supera a la demanda).

Esos desequilibrios entre oferta y demanda son los que hacen que el precio se vaya a buscar más contrapartida a otro sitio, y por eso el precio se mueve.

En el caso que nos atañe, que es un precio que sube, lo que sucede es que la demanda (que hay mucha, más que oferta), como tiene ganas de comprar (al precio que sea), se va a buscar compradores al mercado (actualmente en $126).

Estos compradores compran todas las acciones que ofrecen los pobres vendedores a $126 ¡Se las sacan de las manos de hecho!

Pero tienen tanta sed de compra, que están dispuestos a pagar más por lo mismo. Así que les van a pedir sus acciones a los exigentes vendedores que han colocado sus carteles de «Se vende» en el precio $127.

¿Lo ves? El precio ha subido porque la demanda superó a la oferta (en $126).

– De acuerdo, el precio sube cuando la demanda supera a la oferta, pero eso no justifica el salto entre el cierre de un día y la apertura del día siguiente.

Cierto. Pero había que partir de la base.

Demos un paso más:

 

¿Por qué se produce un gap?

Sabemos que el precio sube cuando hay las suficientes ganas de comprar como para que el precio concreto actual no importe demasiado y los compradores estén dispuestos a pagar un poco más por lo mismo, neutralizando así a la oferta actual, y yendo a buscar más vendedores en precios peores (superiores, en este caso).

Puede suceder que ese deseo de comprar se dé cuando el mercado está cerrado, como por la noche o en fin de semana.

Imagina que, ya con el mercado cerrado, surge la noticia (en Twitter, que pocos vemos el telediario ya) que IBM ha conseguido un cliente buenísimo, se ha asociado con otro gigante y van a dominar un nicho de mercado emergente durante los próximos años.

De golpe, se vuelve obvio para todo el mundo que IBM vale más de lo que pensaba, así que su precio va a subir, y por lo tanto es buena idea comprar acciones.

Y esto lo piensa medio mundo en el mismo instante.

Pero el mercado está cerrado ahora mismo.

Que el mercado esté cerrado no significa que no puedas comprar. Tú puedes poner ahora tu orden de compra y ya se ejecutará en cuanto abra el mercado mañana.

 

El mercado abre y aparece el gap

¿Cómo crees que se agolparán las órdenes en cola justo antes de la apertura?

Habrá tres o cuatro despistados con una orden de venta (o no tan despistados, pero eso lo hablamos otro día), y el resto (docenas, cientos, miles o decenas de miles) de órdenes de compra esperando a ser disparadas.

Abre el mercado y las cinco mil (por decir algo) órdenes de compra contrarrestan a las cuatro órdenes de venta en el primer instante, la masa restante de órdenes compradora van directamente a atacar las posiciones de oferta del mercado ahora mismo y, en tres milisegundos, se comen todas las órdenes de venta que había a $126, $127, $128, $129 y no pocas de las que había a $130.

Y ni siquiera se ha ejecutado todavía la rutina automática que lee el precio de la última transacción cerrada y lo muestra en pantalla.

Para cuando lo hace, el precio está en $130.

Este es el motivo por el que se forma sobre el gráfico ese hueco llamado gap.

 

¿Pueden formarse gaps intradiarios?

Es decir: ¿Pueden darse discontinuidades en el precio sin necesidad de que el mercado esté cerrado por el medio?

Puedes apostar que .

Aquí tienes el gráfico de 1 minuto (cada vela japonesa ilustra lo que ha pasado durante cada minuto de la sesión). Como puedes observar, hay un buen puñado de gaps:

gap en bolsa

¿Por qué se forman gaps intradiarios?

En el caso del fin de semana o de la noche de mercado cerrado con noticia sorpresa lo vemos claro: Las órdenes se van agolpando tranquilamente mientras el mercado no puede computar suavemente los desequilibrios entre oferta y demanda, así que se le acumula el trabajo, liberándose éste de golpe en el primer instante de la sesión del día siguiente.

En el caso intradiario, tenemos el mismo efecto, pero conseguido de otra manera: Lo que sucede aquí es que alguien con el bolsillo muy hondo pone encima de la mesa un fajo de billetes para comprar acciones mucho más gordo de lo normal. Por ejemplo, poniendo una orden de compra cien veces más abultada de lo que es habitual.

De este modo, vuelve a darse la misma situación: En un mismo instante concreto, se acumula mucha más demanda de la que la oferta es capaz de absorber, contrarrestando toda la del precio actual y también toda la de precios superiores. Y todo esto se da antes de que la rutina periódica de lectura del precio de la última transacción cerrada consulte el dato y lo muestre en pantalla.

Y el precio, claro, dibuja un gap.

 

Vuelta de tuerca mental extra

Si el pico de desequilibro entre la oferta y la demanda cuadra justo entre que el graficador ha pintado el cierre de una vela y la apertura de la siguiente, se produce un gap (un salto).

Esto queda reflejado en el gráfico como un hueco entre velas.

Pero ¿y si cuadra durante el proceso de construcción de la vela (que es lo que sucede el 99% de las veces)?

Pues, simplemente, que la vela crece de golpe.

En un momento era pequeñita, y un instante después, pega un estirón repentino y crece de golpe.

Si has visto un precio en tiempo real, este fenómeno lo habrás observado muchas veces.

Pues ahora ya sabes que es porque alguien acaba de poner el fajo de billetes encima de la mesa, de golpe.

 

Tipos de gaps en Bolsa y trucos para operarlos

Si aprendes a identificar los gaps que se producen en el gráfico, añadirás una ventaja a tu sistema de trading.

No siempre son fáciles de reconocer, pero con la experiencia irás entrenando el ojo.

 

Gaps chispa

gap bolsaLos chispa son esos gaps que son capaces de originar una tendencia. Los llamamos así porque nos recuerdan a la chispa que provoca una explosión.

Cuando el mercado está encasillado en una fase lateral y, de pronto, surge un gap, es frecuente que éste tenga el poder de iniciar una nueva tendencia, ofreciendo una estupenda oportunidad de entrada.

Estos gaps siempre deben estar acompañados de un volumen mucho más alto del habitual.

Una vez visto el gap, no hay más que entrar tan pronto como se pueda en la dirección del gap. Como norma general, un buen punto para situar el stop loss es el último precio antes del gap.

Sabremos que el gap es verdaderamente un gap chispa si, tras el salto, la velas sucesivas no paran de marcar récords en el precio. Si se trata de una tendencia alcista, tiene que haber velas que marquen nuevos máximos continuamente. Si es bajista, cada vela tiene que traer un nuevo mínimo. El día que esto deje de ser así, en el momento que el precio no marque un nuevo récord, será el momento de deshacer la posición.

Como todo en el trading, se trata de una cuestión de probabilidades. No se puede asegurar a priori que cierto gap sea un gap chispa. Lo confirmaremos cuando veamos que el precio no retrocede a cerrarlo y, sin embargo, se inicia una nueva tendencia.

Si fuéramos adivinos no perderíamos el tiempo en bolsa y estaríamos ganando el primer premio de la lotería todas las semanas. Por ello, asegúrate de que hay un fuerte volumen respaldando el gap.

 

Gaps de velocidad

gaps bolsa de velocidad

Los gaps de velocidad son aquellos que aparecen durante el máximo furor de una tendencia. Esta progresión es tan estupenda que la gente no puede resistir unirse a la fiesta. Entonces, la tendencia coge tanta velocidad que incluso se salta algunos precios, formando el gap.

Los gaps de velocidad se reconocen por aparecer cuando ya hay tendencia y la gente se amontona, reflejándose en un pico de volumen durante el gap, quizás no tan alto como el de un gap chispa, pero sí notablemente más alto que el habitual.

Los gaps de velocidad suelen aparecer cuando la tendencia va por la mitad. Esto puede servir para estimar cuando acabará la tendencia. Si entramos, pondremos un stop loss en el último precio antes del gap, como con los chispa.

 

Gaps de sprint final

Los gaps de sprint final reciben este nombre por ser como el último esfuerzo de un atleta antes de cruzar la meta. La tendencia se acelera, abriendo un hueco, justo antes de terminar. Tras el gap, la tendencia se frena y vira con brusquedad, normalmente cerrando el gap.gap de sprint final

Sabiendo que estos huecos suelen cerrarse, tras detectar un gap de sprint final, lo adecuado es entrar contra tendencia, poniendo un stop cercano al precio más extremo que se haya alcanzado a favor de tendencia después del gap.

Al virar, el precio marcará nuevos récords cada día, deshaciendo la tendencia. Mientras esto siga así, vale la pena mantenerse dentro de la operación. El día que el movimiento que ha cerrado el gap titubee habrá llegado el momento de salir.

 

Gaps mentirosos

gap mentiroso

Por desgracia, los gaps mentirosos son los más habituales. Normalmente, fruto de intentos de manipulación en mercados estrechos o planos, estos gaps no llevan a ninguna parte, no crean tendencia y suele ser conveniente no intentar sacar beneficio de ellos.

Hay gaps que mienten mejor que otros. A los que mienten mal, se les caza por el volumen. Mejor desconfiar si a un gap no le acompaña un pico importante de volumen. Cuando el volumen correspondiente a un gap no destaca de forma sobresaliente, no suele compensar entrar. Es más, además de tener un volumen poco notable para corresponder a un gap, en días sucesivos el volumen vuelve inmediatamente a los niveles normales, lo que descubre que casi nadie tiene un interés especial en ese valor.

Con los gaps mentirosos la mejor estrategia es dejarlos pasar. Si descubrimos tarde que un gap nos ha engañado y que no es lo que creíamos, nuestro stop de seguridad saltará y nos llevaremos a casa una pérdida menor. Si vemos un gap y sospechamos que nos pueda estar mintiendo, lo mejor es no entrar o, si inicialmente hemos picado, salir inmediatamente.

Los gaps de este tipo suelen tener poco recorrido y, la mayoría de las veces, se cierran rápidamente; aunque hay algunos que no se cierran en un plazo razonable como para esperar por él.

Aunque muchas veces surgen accidentalmente, muchas otras están creados a propósito para sacarle el dinero a los menos atentos. Así pues, si están específicamente pensados para darnos pérdidas, ¿por qué íbamos a entrar?

 

Otro punto más de nuestro método

Saber identificar gaps y cómo operarlos (o no operarlos) no te hará tener un método ganador, pero sí que te ayudará.

Dominar este aspecto te hace ganar probabilidades de éxito extra para sumar a las que ya tienes al conocer un método de trading.

¿No tienes método de trading? Comienza ya tu camino hacia la rentabilidad con nuestro método de trading.

Te espero en comentarios 😉

 

 

reto7 ecover curso online cuando comprar y cuando vender exactamente

Apúntate gratis al #TradingReto de 7 días

¿Te encanta el mundo de la Bolsa, pero no sabes por dónde empezar?

¿Eres un apasionado del trading, pero aún no consigues ganancias consistentes?

Podrás empezar a operar desde el primer día al finalizar el reto. Y además, podrás descargar esta guía de forma gratuita hoy mismo.

En menos de 48 horas nos pondremos en contacto contigo. No te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)