Bolsa análisis fundamentalEl análisis técnico y el análisis fundamental son mundos opuestos; pero esto no quiere decir que están reñidos. Lejos de ello, los fundamentales pueden ayudarnos a filtrar malas oportunidades disfrazadas de buenas.

Además, en las fases extremas de los ciclos, tanto alcistas como bajistas, hay valores que son auténticas gangas, cuyo mal aspecto nos aleja de ellos. Igualmente, existen valores ruina, cuyo gráfico se sostiene artificialmente.

Gracias al análisis fundamental, podemos encontrar chollos y ruinas y librarnos de muchos problemas, antes incluso de acercarnos al gráfico.

Yo no soy un experto en análisis fundamental, por lo que he decidido acudir a alguien que sí lo sea para que nos enseñe sobre este tema.

Te podría decir que lo he encontrado, pero lo cierto es que él me ha encontrado a mi. Se llama Antonio Sánchez y escribe de forma consistente en su web ValorContable.com

Antonio ha preparado para ti cuatro fantásticos artículos sobre análisis fundamental práctico. Qué ideas clave debes tener para saber a qué te enfrentas. Hoy te dejo con el primero de ellos.

Ha llegado la hora de librarte para siempre de tu cuenta pendiente con el análisis fundamental:

 

Descubre el análisis fundamental

Como ya sabrán los lectores de esta web, el análisis técnico no es el único método de análisis y selección de valores bursátiles. Existe otro que, aunque menos usado, debería ser tenido en cuenta antes de realizar cualquier operación debido el grado de información que nos da acerca de la situación de cualquier empresa.

Se trata del análisis fundamental y, a lo largo de una serie de cuatro artículos de los cuales éste es el primero, intentaré introducir al lector en el tema de manera que comprenda la importancia de este tipo de análisis y los principales conceptos a tener en cuenta para así poder interpretarlos. Voy a suponer que el lector tiene pocos o ningún conocimiento de contabilidad ni de análisis fundamental, por lo que a veces las explicaciones serán un tanto obvias para el que sí los tenga.

El objetivo principal del análisis fundamental es el cálculo del valor real de una compañía, para conocer cuál es el precio adecuado a pagar por sus títulos en función de la rentabilidad y seguridad que esperemos de la inversión.

A diferencia del técnico, el análisis fundamental no analiza la evolución en bolsa de la empresa ni el sentimiento de los inversores hacia ésta, al menos no de manera principal, sino que tiene en cuenta todo aquello relacionado con la realidad económica que envuelve a la empresa: su estado financiero, sus resultados, los productos y servicios que comercializa, quién la dirige y administra, el estado del mercado en el que opera, la competencia en el sector, la situación de la economía, la leyes y normativas que le puedan afectar, etc.

Las dos grandes maneras de hacer un análisis fundamental son el análisis Top-Down (de arriba hacia abajo) y el análisis Bottom-Up (de abajo hacia arriba).

El primero de ellos parte desde lo general, el estado de la economía global y nacional, hasta lo particular, es decir, la propia salud financiera y comercial de la compañía analizada. El segundo de ellos realiza exactamente el camino contrario, y en ambos se otorga más importancia a aquello que se ha comenzado a analizar primero, de manera que, al sacar conclusiones, el análisis Top-Down da más importancia al estado de la economía que a la situación de la empresa, ocurriendo lo contrario en el Bottom-Up.

 

¿Qué es lo que se mira en cada fase del análisis?

Situación de la empresa: analizamos su contabilidad e informes financieros de tal modo que podamos llegar a conocer datos como su nivel de endeudamiento, el coste de dicha deuda, si presenta problemas de solvencia a corto o largo plazo, sus resultados, cifra de ventas y rentabilidad, los planes de la empresa, su presencia internacional, sus clientes, proveedores, etc. En definitiva, la rentabilidad, solvencia y perspectivas de la compañía.

– Situación del sector: básicamente hay que conocer el grado de madurez del mercado, es decir, si es un mercado maduro en el que hay poco margen de crecimiento o por el contrario es un mercado a desarrollar; el grado de competencia que hay en el mismo, esto es, la cantidad y competitividad de las empresas rivales o la facilidad que tienen nuevas empresas para entrar a competir, así como la capacidad que la empresa analizada tiene para hacerles frente; y por último la normativa que afecta al sector y que puede condicionar los resultados de la empresa.

– Situación de la economía nacional: hay que conocer el tipo de política económica y monetaria imperante en dicho momento y cómo afecta a la empresa: por ejemplo, si el tipo de política económica que se aplica es una de contención del gasto público, lo normal será que las empresas que tengan negocios en el sector público (caso de las constructoras  de infraestructuras) vean cómo empeoran sus resultados. El valor de los tipos de interés, los tipos de cambio y el estado de los mercados financieros también es vital para conocer, entre otras cosas, las facilidades de financiación existentes.

– Situación de la economía global: lo más importante es saber en qué ciclo económico se encuentra, si en uno expansivo (crecimiento) o en uno recesivo (decrecimiento). Sobra decir que en un ciclo expansivo cualquier empresa o sector lo tendrá más fácil para evolucionar favorablemente independientemente de la situación de la empresa. Por supuesto, hay que tener en cuenta que cada país puede estar en un ciclo más o menos avanzado o totalmente diferente de aquel en que se encuentre la economía global.

Hay otra multitud de factores a tener en cuenta dependiendo del tipo de empresa y donde opera, como son los conflictos geopolíticos o las características y preferencias de los consumidores en cada país. De hecho, hay tantos factores a tener en cuenta como factores se quieran analizar, por eso lo más importante antes de hacer un análisis fundamental es seleccionar aquellos aspectos que incidan de manera más relevante en las conclusiones que se vayan a obtener.

Por supuesto todo lo hasta ahora mencionado no hay que analizarlo con referencia a un momento concreto como si de una foto se tratase, sino hay que tener en cuenta la evolución que hasta ahora han tenido todos estos factores y la que se prevé que tengan.

La fase más específica del análisis, la que vamos a ver aquí en mayor profundidad, es la que analiza la situación de la empresa, y dentro de esta el análisis contable, ya que es el que verdaderamente nos muestra una imagen de su salud financiera.

Antes de seguir, que no se preocupe aquél que no tenga ni idea de contabilidad o no le guste, aquí solo vamos a leer documentos contables, no a hacerlos, y te aseguro que es más fácil de lo que parece.

Periódicamente las empresas deben elaborar una serie de documentos financieros estándar que reflejen la situación económica de la empresa:

· Balance de situación: donde se detallan todos los bienes, derechos y obligaciones de la empresa (qué tiene y cuánto debe).

· Cuenta de resultados: donde se detallan todos los ingresos y gastos de la empresa agrupados por el origen de dichos movimientos (cuánto ha ganado/perdido y de dónde ha salido).

· Estado de cambios en el patrimonio neto: cuáles son los fondos propios de la empresa y cómo han cambiado en el último periodo.

· Estado de flujos de efectivo: donde se detallan todos los movimientos de la cuenta de tesorería agrupados por el origen de dichos movimientos (por qué ahora tiene más o menos caja que el año anterior).

· Memoria: aclaraciones y detalles de todos los documentos anteriores.

Verlos todos requeriría amplios conocimientos de contabilidad y una serie más larga de artículos, así que solo vamos a ver los dos primeros por ser los más representativos, aunque es bueno que sepáis que los demás existen, especialmente la Memoria.

Todos los documentos contables de todas las empresas son accesibles por cualquier persona que los quiera consultar, por ley. En el caso de las cotizadas, tan solo con visitar su página web o la de la CNMV podemos bajárnoslos.

Generalmente vienen con el nombre de “Cuentas Anuales Consolidadas Auditadas”, y los documentos vienen en el mismo orden que he reflejado.

En la siguiente entrega nos meteremos de lleno con las manos en la masa, analizando nosotros mismos la estructura financiera de una empresa ¡Hasta entonces!

 

Si quieres aprender más sobre análisis fundamental, no tienes más que pasarte por ValorContable.com

Gracias, Antonio por tu contribución al Club de los Novatos. Tus artículos son estupendos.


Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)