FibonacciLos niveles (retrocesos y proyecciones) de Fibonacci son números mágicos que están ahí porque la Naturaleza los lleva dentro.

Igual que el perímetro de un círculo contiene pi veces el radio,o o que las cosas se igualan (temperaturas, niveles de agua, presiones) con la esencia del número e, en forma de una exponencial inversa (muy rápido al principio y cada vez más lento al final), o que nos parece bonito todo aquello con la proporción áurea, los números de Fibonacci (que, por cierto, están muy ligados al número áureo) es el tamaño de los trozos en los que la Naturaleza cortaría una tarta…

…y esto tiene efecto en los mercados.

Si te has pasado unas cuantas horas mirando gráficos, seguro que ya has percibido algo. El precio se embala y se arrepiente, normalmente con las mismas proporciones. Ese ir y venir, que ni es simétrico, ni tampoco nos resulta completamente caótico, es el orden de Fibonacci.

 

Graficos fuera de los mercados

¿Soy yo el único que, cuando ve un gráfico de lo que sea (el rendimiento de la CPU, un histórico de temperaturas, el nivel de los embalses en 2012, las ventas de iPads en Europa ¡lo que sea!) se pone inconscientemente a buscar patrones y trazar soportes y resistencias?

Me juego el cuello a que no. El que más y el que menos, hemos echado tantas horas revisando gráficos que a cualquier cosa que se le parezca ya queremos ponerle un MACD.

Sin embargo, aunque en estos casos te entre el automático, algo te saca inmediatamente de la tontería: Este gráfico no suena bien. Este gráfico no es el mercado. Este gráfico no tiene a Fibonacci dentro.

Seguramente, te haya pasado (¡Realmente, espero no ser el único loco!)

 

Retrocesos de Fibonacci

Con Fibonacci podemos marcar sobre el gráfico esos puntos (proporciones del recorrido total) en los que es probable que el precio cambie de rumbo en su errático nerviosismo.

Dicho con otras palabras, Fibonacci puede desvelarnos soportes y resistencias que no se vean a simple vista.

Advertencia: Fibonacci funciona muy bien, pero es complicado de usar en la práctica.

Personalmente, sólo logro sacarle partido en situaciones en las que no puedo inferir dónde está el próximo soporte o resistencia basándome en el histórico porque, sencillamente, el precio está explorando cotas nuevas, como en rupturas o subidas/caídas libres.

Pese a todo, te enseño un par de ejemplos de uso.

El primero es el de retrocesos de Fibonacci (lo que en ProRealTime se llama “Fibonacci, niveles”). Asegúrate de agrandar la imagen pinchando en ella para verla bien.

Invertir en Bolsa, Fibonacci

Para usar esta herramienta, tienes que pinchar dos veces: Primero al comienzo del recorrido (punto 1), y después al final (punto 2).

Esto vale igualmente para impulsos a la baja, sólo que empezarías pinchando en el máximo en lugar del mínimo.

La gracia es que, si te fijas, pese a que yo fui desde [1] hasta [2], Fibonacci dedujo todos los niveles intermedios (líneas de puntos) como zonas de soporte probable. Y no se equivocó. Ni un poco.

Observa como el precio rebota o se encajona entre los niveles de Fibonacci.

El problema práctico es que, en este caso, aunque Fibonacci no nos lo hubiera dicho, mirando el histórico desde [1] hasta [2], ya podríamos predecir que se podían dar rebotes donde más adelante se producen.

Si la subida hubiese sido limpia y directa, no tendríamos esas referencias y entonces quizás Fibonacci sí nos hubiese revelado algo nuevo para nosotros. En este ejemplo (el primer gráfico que me encontré al abrir ProRealTime), no es el caso.

 

Proyecciones de Fibonacci

Éstas van un poco más alla: Lo que hace es extrapolar estas proporciones para deducir soportes probables más allá del impulso actual.

Para probarlo, coge la herramienta de ProRealTime “Fibonacci, proyección”, busca un swing completo (impulso con corrección) y marca el principio, el punto más lejano en el impulso y el final del retroceso:

Fibonacci, proyecciones

Esto puede ser muy útil porque, en este caso, que por cierto es el mismo gráfico de antes y, repito, totalmente escogido al azar, desde [1] hasta [3] no teníamos información suficiente como para pensar que el precio encontraría soporte o resistencia donde lo hizo después, y que Fibonacci predijo con gran precisión.

 

En resumen

Como ves, Fibonacci sí está ahí. No es una patraña, como más de uno piensa, y sí se le puede sacar partido.

En la práctica, se le saca mucho menos provecho que en el papel porque, como te comentaba antes, sueles tener pistas en el histórico para marcar soportes y resistencias, sin necesidad de recurrir a Fibonacci.

No obstante, en rupturas, subidas libres y caídas libres, ayuda mucho a diferenciar escenarios.

Espero que este artículo te haya servido de ayuda. Y ya sabes ¡pincha en los botones de Twitter, Facebook y compañía!

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)