Trader exitoso

Mira, te lo voy a decir sin rodeos:

Si quieres, puedes.

Ahora te lo explico en detalle porque, aunque yo sé quién soy y desde qué punto escribo, tú puedes ser varios tú distintos y puedes tener varios enfoques posibles.

La realidad es la misma, pero la parte de esa realidad que necesitas que te muestre en este momento cambia en función de quién seas tú ahora mismo.

Así que elige tu caso particular:

 

Si tú estás un poco (o bastante) desesperado, harto de perder más que ganar después de tanto tiempo intentando ser rentable:

Verás, la clave del éxito en cualquier cosa que te propongas, sea de la envergadura que sea y tenga la complejidad que tenga, siempre está en si sabes o no sabes que lo vas a conseguir:

Si tú sabes que lo lograrás, cueste lo que cueste, tarde o temprano, a la primerá o al enésimo intento, entonces tienes el éxito prácticamente asegurado.

Siempre pueden surgir imprevistos de auténtica fuerza mayor. Por ejemplo, quieres convertirte en un esquiador profesional y participar en unos juegos olímpicos de invierno; pero un tiempo después de tu decisión sufres un accidente de coche y te quedas tetrapléjico de por vida. No lo lograrás.

Salvo estos casos salvajes y totalmente claros en los que tu deseo es incompatible con tu realidad, lo más probable es que, aunque te parezca que no, en realidad sí puedes conseguirlo.

Aquí te dejo una foto de Anna Schaffelhuber, ganadora de cinco medallas de oro en los juegos paralímpicos de invierno de Sochi 2014:

Anna Schaffelhuber

De acuerdo, con tetraplejia no puedes, pero Anna lo consiguió (no participar, sino ganar por goleada) con alto grado de paraplejia ¿Estás seguro de que tú no puedes hacer eso que quieres hacer?

La clave es que tengas claro que se puede lograr.

Normalmente,  cuando los resultados no acompañan, entran las dudas “¿Qué estoy haciendo mal? ¿Cómo puedo mejorar?”

Tengo muchos artículos con material formativo sobre cómo mejorar tu técnica y tu gestión del trading, así que ahora no me quiero parar en eso.

Obviamente, la falta de formación y una mala técnica llevan a resultados pobres, pero todo esto es relativamente fácil de superar. A la hora de la verdad, no hacen falta tantos conocimientos específicos para poder ser rentable. (Seguramente, muchos menos de los que piensas).

Aún así, como el mercado te penaliza tanto si lo haces mal como si lo haces bien, cuando estás en una racha perdedora, la confianza empieza a hacer aguas.

Ahí es cuando surge la pregunta clave, la pregunta sobre la que se sustenta absolutamente todo lo demás y que uno no se plantea totalmente en serio hasta que las cosas van verdaderamente mal:

¿Es realmente posible ser un ganador consistente en los mercados financieros?

Fíjate que, en el fondo, es la misma pregunta que “¿Tengo claro que lo voy a conseguir?”

Si tengo claro que es posible ser un trader exitoso, entonces sé que si persevero lo suficiente, acabaré por lograrlo. Pero, si no lo tengo claro… si se me pone el asunto muy cuesta arriba, seguramente lo deje por el camino.

No te culpo si no tienes claro si es posible o no es posible para una persona normal ser un trader exitoso, porque no es nada fácil de averiguar.

En el mundo del trading hay tantos intereses comerciales cruzados y tantísima publicidad engañosa invadiéndolo todo que cuesta una barbaridad distinguir si todo esto es mentira o si “tan sólo” casi todo es mentira.

Una cosa está clara: Sólo una muy pequeña parte de lo que te puedes encontrar es auténtico.

Volvemos a la pregunta clave:

¿Es realmente posible ser un ganador consistente en los mercados financieros?

lo es. Es posible ser un trader exitoso.

Personalmente, lo tuve claro cuando empecé a conocer de primera mano gente que sí lo era. (Y hay poca, menos de la que parece).

Cuesta bastante entrar en contacto con traders sólidos, por el doble motivo de que hay muy pocos y que la mayoría que se declara ganador no lo es; y esto, a su vez, por el doble motivo de que unos mienten y otros, pese a creer que son ganadores sin serlo, no lo han descubierto todavía porque no han pasado por las diversas fases del mercado o porque aún no han sufrido esa mala racha que su agresiva gestión del riesgo no es capaz de soportar.

Mi recomendación es que no me creas a mi sin más (a la hora de la verdad, eso no te bastará), sino que busques tú personas a tu alcance que te inspiren confianza y que te acerques lo suficiente como para ver cómo operan y, sobre todo, cómo respiran. Independientemente de que ganen o pierdan puntualmente (una o diez operaciones), sabrás si son traders sólidos o no. Se nota.

Y, aunque hay muy pocos traders consistentes, sólo te hace falta conocer a uno de cerca para saber que es posible, y por lo tanto, para saber a ciencia cierta que tú también llegarás a ese punto.

Espero que mis palabras te hayan servido de ayuda. A mi, personalmente, me costó su tiempo deducir todo esto que te acabo de contar y me habría venido genial que alguien me desvelase todo esto cuando las estaba pasando canutas.

 

Si ya llevas un tiempo, pero de momento no pierdes ni los nervios, ni la paciencia, ni la confianza:

A ti, que de momento no te va especialmente mal, tengo que decirte un par de cosas:

1.- Que esto es una carrera de fondo. Dura un poco más de lo previsto al principio.

Esto no es malo ¡es bueno! porque el dinero que ganarás con el trading consistente será de todo menos dinero fácil. Y esa lejanía con lo habitual te da una ventaja competitiva extraordinaria que salvaguarda tu margen.

Acuérdate de esto cuando se complique la cosa.

2.- Porque se va a complicar. 100% seguro.

Si no las has pasado canutas es que aún no estás de vuelta.

Tienes que saber que, antes o después, perderás, perderás más, y te hartarás de perder. Después de eso, seguirás perdiendo aún más.

Habrá rachas malas y rachas peores. Es inevitable. (Buenas también hay, pero esas nos curten menos).

Sufrirás un fuerte drawdown (un bajón en tu curva de resultados), que no sólo será profundo, sino que literalmente parecerá no tener fin. He dicho uno, pero es mentira: sufrirás unos cuantos.

Debes saber que el mercado es cambiante, y que también, aunque te empeñes en lo contrario, eres tremendamente cambiante. Y contigo tu percepción del mundo, y con tu percepción tu actuación, y con tu actuación tus resultados. Lo que antes funcionaba, dejará de hacerlo. Prepárate para ello y adáptate cuando suceda.

Si no has tenido malos resultados, los tendrás. Si no has perdido la paciencia, ni la compostura, ni los nervios, los perderás.

Insisto, no pasa nada por ello, pero tienes que saberlo.

Cuando estés en ese punto serás el al que me dirigía en el apartado anterior.

Pero cada cosa a su tiempo 😉

 

Si tú te estás acercando a esto casi por primera vez y buscas información:

Antes de nada, bienvenido.

Creo que a ti también te puedo echar una mano.

En esta web tienes muchísimo material formativo.

Pero, antes de que te lances a leer y estudiar, sólo quiero transmitirte una idea:

Tú no busques ganar; busca perder poco dejando la puerta abierta a ganar.

A esto se le llama control del riesgo. Tu prioridad debe ser el control del riesgo.

Así pues, primero céntrate en la formación sobre control de riesgo, y después vuélcate en la formación sobre todo lo demás: Técnica, actitud, gestión de capital y mejora continua.

Si quieres empezar por un buen punto de partida, esta es mi ruta recomendada.

 

Una cosa más

Por favor, sé tan amable de retuitear y compartir en Facebook y Google+ utilizando los botones bajo estas líneas.

¡Te espero en los comentarios! 😀

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)