Actualizado: 12 de junio de 2017

Invertir en Bolsa, Spread

Imagínate esta situación:

Vas con tu Rolex a la casa de empeños y le dices al tipo sudoroso y malencarado de la ventanilla…

– Te vendo mi Rolex.

– Te doy 450€.

– (¡Mecagüen!) Venga, vale…

Esa misma tarde, solucionas tus problemas de dinero y vuelves a la casa de empeños…

– Te vuelvo a comprar el Rolex.

– Son 800€.

– (¡Hijode!) Venga, vale…

Mismo reloj, dos precios.

 

El spread

El spread (del inglés “separación”) y también conocido en español como horquilla, es la diferencia en un momento dado entre los precios bid y ask.

 

¿Bid? ¿Ask? Vamos de mal en peor

No te preocupes. Vete leyendo, frase a frase, entendiendo cada una. Despacio:

En todo momento un activo, por ejemplo, las acciones de Inditex, tiene dos precios: el de compra y el de venta. Estos dos precios son el bid y el ask.

El bid es el precio que se ofrece (el precio de compra).

El ask es el precio que te piden (el precio de venta).

Fíjate que el precio de venta del mercado (ask) es el precio al que le compras al mercado. Igualmente, el precio de compra del mercado (bid) es el precio al que le vendes al mercado.

El precio de compra siempre es más bajo que el precio de venta.

Esto es lógico: Los compradores quieren comprar barato y los vendedores quieren vender caro.

Mientras no haya acuerdo, no hay transacción.

Si el bid y el ask se igualan (alguien paga el ask, o entrega el activo por el bid) se cierra el trato y se deja el hueco para el resto de negociadores.

Cuando ya no quedan vendedores a un determinado ask (porque los compradores han neutralizado toda su oferta), el precio sube hasta encontrarse con los nuevos vendedores con su ask más alto.

Igualmente, cuando los vendedores colocan sus valores hasta sacar del medio a todos los compradores de cierto nivel de bid, se tienen que ir más a abajo en el precio para encontrar nuevos compradores. El precio baja, cuando la oferta supera a la demanda.

Cada vez que se cierra una transacción, el enfrentamiento entre compradores y vendedores empieza de nuevo.

No importa cuántos vendedores haya, el auténtico precio de venta es el más bajo de todos los ofertantes. Esto tiene sentido ¿verdad? Al final, el comprador sólo atiende al vendedor más barato.

No importa cuántos compradores haya, el único precio de compra a considerar es el más alto.

Sólo los negociadores más próximos son los tenidos en cuenta a la hora de calcular el spread, puesto que serán los primeros en cerrar un trato en cuanto aparezca alguien que esté dispuesto a pagar un poquito más o vender un poquito más barato.

 

La liquidez

El spread debe ser pequeño, cuanto más pequeño mejor. Si es grande, te pasa como en la casa de empeños. Ten en cuenta, que sólo por entrar en el mercado, ya estás perdiendo dinero, porque tendrás que salir a un precio peor, y la diferencia de precios es el spread.

En realidad, que el spread sea muy grande es algo que sólo ocurre cuando participa muy poca gente. Por ejemplo, si sólo estamos tú y yo, y tú no vendes tus Inditex por menos de 100€ y yo no las compro por más de 70€ (el spread es 30€), entonces no hay trato y va a ser difícil que lleguemos a un acuerdo.

En cambio, si hay 10.000 personas en el mercado negociando Inditex, nuestras posturas de 70€ y 100€ son ridículas, puesto que los vendedores se estarán moviendo (por ejemplo) en 81.17€ y los compradores en 81.14€ (spread de 0.03€) y nosotros jamás negociaremos nada si nos empeñamos en mantener nuestras posturas.

El spread es una medida de la liquidez (a menor spread, mayor liquidez) y la liquidez es en la práctica, la facilidad que tienes para comprar o vender al precio que quieras.

Cuantos más participantes y más activos sean, más liquidez habrá, el spread será menor, y los precios de compra serán tan parecidos que el spread apenas tendrá impacto en tu operativa.

Por poner un ejemplo, Telefónica es el valor más líquido (más negociado) del mercado español. Aún así, su liquidez es irrisoria frente a la de la mayoría de valores de USA, como Google o IBM, por ejemplo. Y, a su vez, la liquidez de las acciones americanas es de risa comparada con la liquidez del mercado de divisas (Forex).

Para que te hagas una idea, un spread típico en el EUR/USD es de medio pip. Esto es, que se aprecia a partir de la quinta cifra decimal en el cambio de divisa.

Por ejemplo: El precio de compra de EUR/USD puede ser 1,23511 y el de venta 1,23516

El mercado de divisas (Forex, de Foreign Exchange) es, con mucha diferencia, el mercado más líquido del mundo y donde más dinero cambia de manos cada día.

 

El truco de los brokers

Invertir en Bolsa, truco broker¿Sabes esos brokers que no cobran comisión?

Pues es mentira, sí que la cobran, pero de forma encubierta: Lo que hacen es inflar el spread y te obligan a comprar un poco más caro del precio (ask) que hay realmente en el mercado y a vender un poco más barato del precio (bid) real.

La diferencia entre el spread que ellos te dan y el del spread real del mercado es el dinero que se embolsan a modo de comisión encubierta.

En realidad, esto tiene toda la lógica del mundo: Los brokers son empresas, no oenegés.

Esto quiere decir que, cuando vayas a realizar una operación en los mercados financieros, debes fijarte muy bien en el spread que hay en ese momento y cuánto dinero te supone pagarlo:

Coste por spread = (ask – bid) · nº de acciones o contratos

Así sabrás el coste real de tu operación:

Coste real = Coste por spread + Otras comisiones

Que los brokers no son hermanitas de la caridad ya lo sabíamos todos. Pero seguramente ahora puedas calibrar mejor tus gastos por operación.

No obstante, que el broker saque su beneficio del spread conlleva una enorme ventaja para ti: Que no hay comisión mínima. Recuerda que tú pagas el spread multiplicado por el número de acciones o contratos negociados.

Cuánto mayor sea tu tamaño de posición, más comisión en forma de spread pagas, pero al menos no tienes que estar midiendo si necesitas rebasar un umbral de capital invertido para que te merezca la pena. Eso te permite operar con muy poco dinero, puesto que las comisiones se adaptan a tu capital.

Lo malo es que tienes que vigilar el spread, y éste cambia constantemente, aunque no de manera salvaje.

El spread es algo a considerar antes de hacer cualquier operación, especialmente en mercados estrechos. Un mercado estrecho es aquel que tiene poca liquidez (poco movimiento por falta de participantes), por lo que te puedes encontrar con grandes spreads o enormes deslizamientos (deslizamiento es el salto de precios entre el que hay entre que lanzas la orden y el que finalmente consigues).

Este es otro de los motivos por los que conviene no operar con chicharros. Su mercado es estrecho y los costes ocultos por operar aumentan mucho.

 

El spread y la volatilidad

Cuando hay volatilidad el precio se acelera y las velas se hacen más grandes y bruscas. Esto provoca negociaciones más impulsivas e intempestivas, lo que agranda el spread.

Este fenómeno, es especialmente crítico en la operativa intradiaria, donde el spread puede llegar a anular por completo tu ventaja competitiva en el mercado.

En Forex, que es un mercado extremadamente complejo, el spread marca la diferencia. Muchas veces (aunque no siempre) conviene dejar escapar las velas más jugosas, porque llevan asociado un spread inasumible.

 

En resumen

El spread es algo a tener muy en cuenta, especialmente en mercados estrechos o cuando la volatilidad se dispara. Y ya sabes: lo que el broker no te cobra en comisiones, te lo mete en el spread ¡Estate atento!

Te espero en los comentarios con tus opiniones, dudas y sugerencias.

Acuérdate de pinchar en Me gusta y retuitear este artículo. Si a ti te ha venido bien ¡a tus amigos también!

 

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies