Invertir en Bolsa

En este artículo, quiero transmitirte un conocimiento importante.

Explicándoselo a una alumna del Campus de Bolsa, he caído en la cuenta de que es un conocimiento que yo tengo, que no sabía que tenía (porque nunca lo había materializado con palabras), pero que es realmente importante y, sobre todo, que no se posee cuando se es novato.

Te lo resumo con el título del artículo: El mercado cuenta una historia.

Pero te lo tengo que explicar a fondo.

Es más, me temo que pese a todo, tras leer mi explicación, creas haber entendido lo que te digo, pero que en realidad no lo incorpores con todas sus consecuencias.

Aún así, si te quedas con la copla es suficiente. Ya cuajará en tu interior con el tiempo.

 

Impredecible no es lo mismo que aleatorio

El movimiento del precio es impredecible, pero no es aleatorio.

Y aquí quiero que tengas presente dos aspectos:

1.- A veces el precio se mueve de forma errática (pequeños movimientos, casi sin avance, hacia arriba o hacia abajo). Para nosotros es ruido (y en la práctica, es aleatorio), pero para los traders que operan en un marco temporal inferior al nuestro esos movimientos tienen perfecto sentido y pueden suponer buenas oportunidades de negocio para ellos.

2.- Tú no puedes saber a cienta cierta lo que hará el precio ahora, pero muchas veces sí es bastante predecible que el precio se mueva dentro de un abanico de escenarios posibles (dos, tres o cuatro alternativas, normalmente). Esto lo hace mucho más manejable que el ruido blanco, y desde luego con más posibilidades de ganar dinero que  con algo puramente aleatorio.

 

El precio te está contando una historia

La idea de fondo es que el mercado siempre se mueve por algo. El precio te está contando la historia de lo que está pasando.

Imagínate que estás siguiendo una serie de televisión. Y cada semana, con cada capítulo, vas descubriendo lo que va pasando.

No sabes qué sucederá con los personajes. Tienes tus conjeturas y alternativas posibles, desde luego, pero a ciencia cierta no sabes nada.

Tampoco siempre entiendes sobre la marcha por qué tal o cual personaje hace esto o lo otro; pero sabes que ya lo entenderás.

Pues con el precio es igual: Vela tras vela (de 5 minutos, o de una semana, es indiferente) el mercado te está desgranando cómo evolucionan los acontecimientos.

Cada vela te aporta información, al igual que todo lo que pasa en todos los capítulos de la serie pasa por algo.

Nota: Fíjate que rodar una escena de un capítulo cuesta mucho dinero. Si lo ruedan es por algo, aunque falten dos temporadas más para que acabe de tener sentido y encajar con el resto de la trama.

Con el precio es lo mismo: Si el mercado se ha movido hasta un punto para dibujar una vela de una forma determinada es porque lo ha hecho a golpe de pasta, exclusivamente. Si no, el precio no se mueve.

Así que, al igual que el rodaje de la escena, ese movimiento del precio ha sido provocado por un motivo muy claro (conocido o desconocido para ti, pero eso es otro tema).

Estos motivos a veces son deducibles y otras veces no tanto. Por ejemplo, un precio puede volver a caer, porque las manos fuertes no están totalmente compradas aún (de nuevo, puede ser una caída de 5 minutos o de una semana), o porque les hace falta hacer un barrido para poder subir con ligereza, o el mercado se frena porque llegan las navidades y es mejor entretener el precio durante unas semanas.

En cualquier caso, sepas o no el motivo, tú siempre estás viendo lo que estás pasando y eso es información valiosa para ti.

Así pues, tú no sabes si el precio va a volver a visitar cierto nivel o no, pero puedes ver sobre la marcha como lo hace. Y, es más, puedes aprender a saber cuándo es probable que lo haga.

En esencia, lo que quiero que entiendas es que el precio puede hacer cualquier cosa en cualquier momento, pero no es una lotería.

 

Olvida las noticias

Las noticias no mueven el precio. El precio lo mueven las personas.

A veces son los tiburones y otras veces los pececillos. A veces reaccionando a una noticia y otras veces anticipándose a ellas.

En cualquier caso, una noticia a ti siempre te llegará mucho más tarde que el movimiento del precio. (Esto lo hablamos otro día con detalle).

El precio siempre se mueve por algo, por algún motivo. (Olvida las noticias: Lo que los periodistas dicen que ha pasado pocas veces tiene que ver con la realidad). La realidad puede ser que los tiburones no han acabado de vender sus acciones, por ejemplo, y eso vuelve a dejar que el precio suba hasta su área de distribución.

 

La utilidad práctica de todo esto

La parte útil de todo esto que te acabo de contar es que de aquí se deduce el enfoque que tienes que darle a tus planteamientos y operaciones.

Tu actitud, respecto a la parte estadística, aleatoria, o de expectativas de un resultado, tiene que salir de tener claro que el precio te está contando, vela a vela, lo que está sucediendo.

(Estoy notando lo difícil que es explicar esto con palabras y transmitir su auténtico valor).

Por lo tanto, cuando tú observas un precio que te gusta donde está, con un contexto favorable para que haga lo que tú percibes como probable, entonces tienes una oportunidad de negocio.

Pero luego, el precio puede hacer cualquier cosa: Lo que tú creías o lo que no.

No es que sea aleatorio, no es que el desenlace sea una lotería. El precio lo mueven las personas, no el resultado de un dado.

Si el precio no está haciendo lo que tú querías es porque está pasando algo, y el mercado te lo está contando, te lo está mostrando.

Y es por eso que, cuando una operación te sale mal, tienes que sacarle una foto al gráfico y preguntarte ¿Dónde podía yo haber visto pistas de que iba a pasar esto? ¿Cómo podría haber deducido yo que al precio le haría falta bajar un poco más antes de poder ser capaz de subir como a mi me interesaba? Y a veces las encontrarás, y así es como mejorarás en tu percepción del contexto.

Y, por otra parte, cuando el precio está haciendo lo contrario de lo que yo esperaba ¿Qué me está diciendo el mercado? ¿Es una finta? ¿O me está gritando que yo estaba diametralmente equivocado? Y así es como mejorarás drásticamente en tu gestión de la posición y aprenderás, entre otras cosas, a dejar pasar oportunidades en las que has invertido mucho tiempo y esfuerzo, pero que al final resultaron ser tóxicas, antes de que te hagan mucho daño.

Tener claro que el precio te lo cuenta todo (porque en él todo deja huella) te permite no enfadarte con él cuando se mueve justo al revés de como esperabas. En todo caso, asume que, o se te ha escapado algo (lo más probable), o simplemente se han desvelado intereses que hasta ahora habían permanecido ocultos para ti (pero que a partir de ahora ya no), y eso ha provocado una evolución distinta del precio.

Tampoco tienes por qué enfadarte contigo, porque maltrarte no te servirá de nada. De hecho, te perjudicará.

Nunca tienes toda la información. No puedes saber lo que van a hacer todos los participantes del mercado en cada instante (ni en ninguno).

Siempre tienes que decidir con información parcial. A veces con poca y a veces con todavía menos.

El contexto evoluciona constantemente. Con cada vela, las cosas cambian un poco, e incluso a veces las reglas del juego se revierten por completo.

Y tú, estás ahí mirando, observando, intentando comprender qué es lo que está pasando y revisando si lo que parece una oportunidad lo es en realidad. Y esto lo haces, antes, durante y después de haberte metido en ella.

Esta es la esencia del trading: Conectar con el mercado. Y se hace así como te he explicado.

Deja que tu gráfico te cuente lo que está pasando. Sólo así podrás ser rentable.

Si te empeñas en hacer oídos sordos a lo que el precio te está tratando de explicar, y sólo te centras en operar por fuerza bruta, estarás dando palos de ciego y te frustrarás tarde o temprano.

 

¿Lo he conseguido?

No sé si he logrado transmitirte lo que quería. Me gustaría que me lo dijeses en los comentarios.

Siempre nos empeñamos en parametrizar (pasar a reglas fijas, números y listas ordenadas) tanto el trading como el propio aprendizaje del trading.

Espero que con esto que te he contado hayas podido comprender por qué parametrizarlo todo no es algo posible en realidad, sino simplemente una aproximación (muchas veces inválida por imprecisa o insuficiente).

Si este artículo te ha aportado valor, me encantaría que lo retuitearas y lo recomendaras a tus amigos interesados en el tema.

Te espero en los comentarios  😀

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)