Invertir en Bolsa

Desde ahora hasta pasar año nuevo, no tienes nada que rascar en los mercados.

Olvídate de la Bolsa.

Te lo digo en serio.

 

En ocasiones, no perder es la única forma de ganar

Cuando no puedes ganar, no perder es una victoria.

El mercado a finales de año es un páramo sin actividad, sin liquidez.

Los spreads se ensanchan, los movimientos del precio se vuelven erráticos y sin rumbo y tan sólo los agentes de guardia mueven el mercado, listos para cazar a los cuatro incautos que se empeñan en arriesgar su dinero donde y cuando no deben.

Salvo que quieras darle comisiones a tu broker a cambio de nada, definitivamente, este no es el momento de ponerse a operar.

 

Mi frase más famosa en Twitter

Por algún motivo, hay una frase mía que ha sido muy difundida y repetida en Twitter.

De hecho, periódicamente vuelve a aparecer de nuevo y vuelvo a verla retuiteada de vez en cuando.

La frase es esta:

twitter

Si tienes “mono” de Bolsa (y puede ser comprensible ¿por qué no?), entonces en Navidades te vas a aburrir.

Es normal.

Operar en los mercados financieros es algo genial, y tiene su componente adictivo.

Pero no debes caer.

Por encima de tus ganas de comprar y vender tienes que colocar tu conocimiento de que en estas fechas no vale la pena operar.

De veras, no compensa.

Dedícate a los tuyos, te lo agradecerán.

Avanza en otros proyectos, también te lo agradecerán (No los tuyos, sino tus otros proyectos).

Descansa un poco, tú lo agradecerás.

 

Un signo de madurez

Saber estarse quieto cuando no conviene pasar a la acción es una virtud.

Y no es una virtud innata. Es adquirida.

Si eres capaz de no meterte en camisas de once varas estos días, felicítate, porque lo estarás haciendo bien.

Saber no operar cuando no toca es un signo de madurez como trader.

Yo mismo llevo operando prácticamente durante todo 2014.

Obviamente, me va a costar parar.

(Ya he parado a finales de la semana pasada, de hecho).

Estos primeros días estoy estupendo, pero sé que en cualquier momento me apetecerá revisar el mercado.

Y entonces, aunque lo haga, deberé meterme las manos en los bolsillos, bien lejos del ratón.

No es un gran reto, no se trata de luchar contra un deseo irrefrenable ni nada por el estilo; pero si no estás alerta, lo más probable es que metas el zueco.

Por eso te aviso. Para que estés alerta.

Que nos conocemos 😉

 

El hábito hace al monje

Dicen que el hábito hace al monje.

O, lo que es lo mismo, que el que se esfuerza una y otra vez por hacer lo que quiere lograr, acaba consiguiendo hacerlo por rutina, sin apenas esfuerzo.

Pues eso: Vuélvete un poco monje, y deja los mercados hasta 2015.

Por fortuna, si algo tienen de bueno los mercados es que no escapan.

Cuando vuelvas te estarán esperando con los brazos abiertos.

 

Puedes avanzar en tu trading sin necesidad de operar

Pídele a Papá Noel o a los Reyes Magos que te traigan el Campus de Bolsa.

(Y, si no lo hacen, regálatelo tú mismo. Te lo mereces).

No hay momento mejor que las Navidades para verte los numerosos vídeos del Campus con calma y aprender los detalles de mis estrategias de corto, medio y largo plazo.

Nos vemos : )