Rabiosos por perder la oportunidad de entrar ayer en PAC, rastreamos hoy los mercados en busca de un buen movimiento. Lo que pasa es que estamos cogiendo la sana costumbre de echarle un ojo al S&P500 antes de lanzar los escaneos sistemáticos para saber en qué operaciones, cortas o largas, centrarnos. Ciegos por voluntad, quisimos ignorar que el S&P recomienda no meterse en fregaos, ahora veremos por qué, así que ejecutamos igualmente nuestros rastreos automatizados. Decepción, pero no sorpresa, encontrar que no hay valores que, a nuestros ojos, realmente merezcan la pena para hoy. Si es que ya nos lo decía S&P…

Vayamos por parte mirando estos gráficos. Como siempre, de primero, el precio. Hay exitosos traders profesionales que no usan indicadores. Se basan en el precio pelado y leen el mercado con mucha más claridad que la mayoría de nosotros.

El precio de hoy marca, tanto en el semanal como en el diario, una estupenda doji que, como ya sabemos, refleja indecisión o la decisión de darse la vuelta. En cualquier caso, es un claro indicador de que las probabilidades de que el precio se dé la vuelta son más altas que nunca. No implica necesariamente que el precio vaya a cambiar, pero sí advierte de que tenemos muchas papeletas para que eso ocurra.

Por otra parte, quizás el canal envolvente no esté todo lo ajustado que debiera, pero se aprecia fácilmente que ya nos hemos alejado de la línea de tendencia tanto como en el swing anterior, por lo que también recogemos la idea de que pronto habrá que regresar a ella.

El siguiente punto en el que nos fijamos es en la MACD. Decía el Dr. Elder, (Somos fans de Alexander Elder ¿Se nota? ) que la MACD es como las luces de un coche. Si no corres demasiado, no podrás ver como si fuera de día, pero te permitirán reconocer la próxima curva. En este caso, podemos observar como el histograma de la MACD nos indica un pequeño bajón. Los bajistas le están quitando poder a los alcistas. Aunque el precio haya subido, MACD ha bajado. Hay una divergencia relativa. El precio va de farol, o por inercia. Durará poco.

Ahora centramos nuestra atención en el estocástico (diario). Nos dice lo mismo que el canal o envolvente. Cuidado, entramos en zona de sobre compra.

No tenemos volumen, puesto que el S&P500 es tan sólo un índice, no un valor, así que tampoco tenemos force index, que es una fórmula derivada del volumen en conjunción con el precio. Ni falta que nos hace. Ya tenemos señales de sobra para pensar que estamos en un momento de indecisión y que no merece la pena meterse en berenjenales.

A nuestro modo de ver, lo más probable es que el mercado (y con él el índice) caiga hasta el soporte más próximo en estos días. El soporte inmediato sería ese que hemos marcado en la zona de los 1009 puntos.

Si discrepas, si no entiendes algo, si estás de acuerdo, si tienes una idea, si te enfrentas a un problema ¡añade tu comentario!