Estos días el índice S&P500 está dejando atrás el bajismo y pasando a lateral, o quizás a alcista; eso no podemos saberlo aún. Lo que está claro es que ya no es tan bajista como antes.

Por otra parte, SMN es un gráfico al que llevo siguiéndole la pista unos cuantos días. La idea es abrir largos. Esto combina bien con la situación del S&P500 (entendida como la situación global del mercado), pues si el mercado se dispara al alza, tendremos en SMN una buena oportunidad de cazar algunas velas verdes.

Por otra parte, me sorprendería que esta operación se disparase si el mercado se hunde de nuevo (cosa nada desdeñable).

Veamos la jugada de SMN:

El precio semanal (gráfico de la izquierda), que ha sido extremadamente bajista, lleva tres meses en fase lateral. En el gráfico diario (a la derecha) podemos ver cómo esa lateralidad está compuesta de espectaculares oscilaciones entre soporte y resistencia relevantes con un recorrido de algo más del 30% de rentabilidad potencial.

Así que últimamente he estado vigilando este precio hasta que se ha colocado donde está ahora, en la parte inferior del canal, con divergencia alcista de force index. Como refuerzo, el precio acaba de realizar una falsa ruptura a la baja, lo que nos da un extra de impulso al alza.

La última vela, una quieroynopuedo, muestra un rechazo claro a todo lo que baje del soporte. Ha llegado la hora de prepararse para comprar.

Pincha en la imagen para ampliar

Ahora la pregunta es dónde comprar y dónde vender, tanto si sale bien como si sale mal.

El plan de trading para esta oportunidad es el siguiente:

Compraremos por encima de la última vela, sólo si se termina de definir el viraje. Así pues, pondremos una orden condicionada de compra en $37.13.

El objetivo de beneficios es obvio: La próxima resistencia relevante. Pondremos una orden de venta limitada en $46.85. Ojo, porque hay una resistencia intermedia (señalada por la línea de puntos) en $46.32. Una divergencia bajista o unas velas muy feas en ese punto, también nos animarán a cerrar la posición.

El stop loss lo pondremos más holgado de lo habitual ¿El motivo? Que queremos ser capaces de aguantar algún renuncio del recorido al alza sin quedarnos fuera de juego, ni tampoco ser barridos a la primera de cambio. Colocaremos el stop loss en $33.13.

Acompañaremos las subidas del precio ajustando diariamente un stop de persecución (trailing stop).