Ayer viernes entré en GCO (Grupo Catalana Occidente), con un orden limitada de compra en 15.35€.

El precio de GCO llevaba nada menos que año y medio encerrado por una directriz bajista que ayer dejó atrás definitivamente (o eso parece). Échale un ojo al gráfico:

Bolsa operación abiertaPincha para ampliar

Había estimado que, si se alcanzaba ese punto (15.35€), se confirmaría la fuga al alza, pues superaría también la resistencia de 15.33€, formada por el último máximo y eje de la zona de congestión que va desde el verano de 2009 hasta abril de 2010.

Ciertamente, se alcanzó mi precio deseado y se ejecutó la orden de compra. Pues bien, prácticamente ese fue el máximo del día y, a partir de ahí, el precio bajó hasta producirse el cierre por debajo de la importante resistencia. Dicho con otras palabras, me he convertido en el cazador cazado.

Sigo creyendo que la operación es buena. Quizás me precipité y, donde puse 15.35€, debería haber puesto 15.40€; pero eso es lo de menos. Lo importante es que esta situación nos permite recordar dos lecciones interesantes:

 

Los soportes y resistencias no son de vidrio, sino de goma:

Los soportes (y resistencias, ya sabes que son la misma cosa) no son como el vidrio, que es frágil y antes de doblar rompe. Todo lo contrario, los soportes son flexibles y pueden ser perforados por el precio brevemente, sin que eso anule en absoluto su validez.

 

Cuando vas a cazar fugas tienes que estar abierto a buenos retrocesos:

En Novatos Trading Club siempre estamos a la caza de rebotes. Lo bueno que tienen estos es que, si no se producen, tienes un stop loss justo del otro lado del parapeto donde el precio tiene que rebotar.

En cambio, a las fugas hay que darles aire, porque el stop loss lo tenemos que colocar casi en el mismo sitio que para el rebote, con la diferencia de que el precio tiene que escaparse justo por el otro lado. Mientras no lo haga, hay que tener paciencia.

 

En resumen:

Lo peor que podía pasar ha pasado: La fuga no es efectiva, pero la entrada sí se ha disparado. No obstante, el precio está dentro del rango en el que puede bailar sin que por ello la operación pierda su sentido.

Además es muy frecuente un pullback a la directriz de tendencia recién rota antes de alejarse a la velocidad del rayo (justo debajo está el stop loss, en 14.57€). Así que ahora, toca tener paciencia.

Honestamente pienso que, teniendo en cuenta la ruptura de la directriz bajista, que GCO está pasando a comportarse mejor que el mercado y que el volumen (mano fuerte) respalda salvajemente el movimiento, es bastante improbable que esta operación salga mal. No obstante, para eso tenemos el stop loss, para dormir tranquilos.

 

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by