Campus de BolsaAyer por la noche fue el seminario online con la charla de trading y la presentación de Campus de Bolsa (¡Ahora ya puedo decirlo abiertamente, llevo meses mordiéndome los labios!)

Lo primero que tengo que hacer es daros las gracias: Gracias, gracias y gracias. Millones de gracias ¡Qué acogida tan espectacular!

La historia

¿Sabéis qué? ¡Estaba acojonado! Era mi primer seminario online, y no iban a asistir cuatro gatos, precisamente.

Llegamos a juntarnos unas 880 personas ¿¡Os dáis cuenta!? ¡¡880!! Y yo tenía que hablar a toda esa gente.

Ya sé que os conozco, que sois de confianza, que el que más y el que menos ha cruzado un email o un comentario conmigo, que ya sabéis como me expreso y todo eso, pero… os invito a poneros en mi lugar: Un micrófono y 880 personas esperando. (¡Glups!)

Vi la interminable lista de asistentes (¡no parábais de llegar y llegar!) y el reloj marcó las 20:30. Respiré hondo y pinché en el botón de «Saltar al directo».

¡Qué vértigo! Me lancé a hablar y conecté con José Luis  Landabaso y Cristina Jiménez, de La Bolsa Virtual, mis amigos y compañeros de equipo en la aventura del Campus de Bolsa. Y, de repente…

El seminario empezó horrible ¡No pudo ir peor!

Después de tres o cuatro frases, cuando os pregunté si se veía correctamente la pantalla y os pedí que lo escribiéseis en el chat, se me heló la sangre al comprobar que nadie escribía ¿Acaso estaba hablando para las paredes mientras cerca de 1000 personas se impacientaban esperando a que yo empezase el evento?

José Luis, Cristina y yo dijimos y escribimos en el chat ¿Podéis oírnos? Por favor, contestad…

Silencio total. Ni una palabra.

En ese momento, fue como si me retirasen el suelo bajo los pies ¡La cabeza me daba vueltas!

Entonces, un rayo de lucidez me recordó que conocía a alguien que estaba asistiendo al webinar y me podría decir si se me oía o no. Balbuceante, le cedí el control del webinar a José Luis (¡Qué hábil estuvo ahí José Luis! ¡Gracias, José!)

Obviamente, yo tenía el móvil apagado; no quería que me interrumpiese en medio del webinar ¿¡Sabéis cuánto tiempo tarda en encender un móvil hoy en día!? ¡¡Años!!

¡Ah, bendita tecnología arcaica! Corrí hacia el teléfono fijo e hice la llamada salvadora (¡Me sabía el número de memoria! De hecho, ese número me lo sé de memoria desde los años 90, por lo menos).

¡Te oímos, te oímos! ¡Simplemente, no podemos escribir!

¡¡Adelante, pues!!

Un poco descolocado y confuso por semejante contratiempo ya en los primeros minutos del evento, decidí recuperar el control del webinar: Daría esa charla de Bolsa y mi gente se llevaría algo útil para casa hoy.

Al principio me temblaba la voz y me liaba constantemente, pero al poco empecé a sentirme cómodo y dejó de importarme que se me trabaran las palabras o que las imágenes que tenía preparadas se hubiesen mezclado todas entre sí.

Mientras tanto, José Luis y Cristina descubrieron cómo conectar por escrito con la gente (¡Era nuestro primer webinar y cuando practicamos lo del chat funcionaba, pero en directo no!) Así que ya iban contestando y me informaban de lo que comentábais todos.

La charla cogió forma y creo que pude explicar medianamente bien lo que quería explicar (Por cierto ¿se entendió bien?)

Después, le pasé el micrófono a José Luis y él se encargó de todo. Expuso fantásticamente sus ideas. Sabe muy bien de lo que habla y conectó enseguida con la gente (Cristina me explicó mientras tanto cómo funcionaba el chat y pude empezar a seguir vuestros comentarios).

Había momentos en los que se solapaban varios comentarios por segundo ¡Era increíble!

A partir de ahí, José Luis y yo fuimos pasándonos la voz y enseñando los detalles de nuestro proyecto Campus de Bolsa. Tengo que reconocer que estaba muy orgulloso de nuestro trabajo (¿Se notaba?). Ayer, con este seminario, poníamos el broche de oro a todo un año de trabajo intensísimo.

Al final, hicimos una ronda de preguntas y respuestas. (Atención al dato: Enviásteis 1372 preguntas). Cristina fue muy lista y muy rápida y se encargó de ir agrupando preguntas similares a lo largo de todo el webinar. Luego me cantaba las que más se repetían.

No contestamos a muchas preguntas porque era imposible, y además, queríamos ser puntuales con la hora de finalización. Pero la sensación era muy buena ¡Las preguntas que hacíais tenían su enjundia! Se notaba que sabíais de lo que hablábais cuando preguntábais.

Como es lógico, justo al terminar el webinar, exactamente en el mismo instante, los ochocientos y pico asistentes fuisteis directamente a echarle un ojo a la web de Campus de Bolsa ¿Y qué pasó? ¡Que tumbásteis el servidor! ¡Y no es un servidor cualquiera! (Son unos alemanes buenísimos, que saben muy bien lo que hacen).

Pero, claro, entre que el Campus tiene vídeos en alta definición y que entran ochocientas personas en el mismo instante, el servidor alemán quedó kaputt.

No pasa nada, que la web se recuperó a los pocos minutos, pero fue bastante simpático el hecho de que lo imposible sucediese (¿No decían que el Titanic no se podía hundir? Pues igual.)

 

El veredicto

Ya os he contado mi parte, y cómo lo viví yo. (Ha sido una de las experiencias más intensas de mi vida).

Ahora necesito que me contéis qué tal lo habéis visto vosotros. Tened presente que yo simplemente he estado hablándole a la pantalla del ordenador durante un buen rato, pero no sé cómo lo habéis vivido vosotros. Estoy ansioso por conocer vuestra mitad de la historia.

 

Un detallito

Quiero daros las gracias a todos por la increíble acogida. Cuando terminó el webinar, descubrí las docenas de correos electrónicos, comentarios en el blog, mensajes, etc. Muchos me avisábais rápidamente de lo del chat, otros me felicitábais al final, otros hacíais preguntas técnicas sobre la charla… Espectacular.

Quiero dar las gracias también a tantos de vosotros que habéis tenido el detalle de apoyarme, comprando el acceso al Campus de Bolsa ayer mismo, tras terminar el webinar. Nunca imaginé que os animáseis tanta gente y tan rápido a comprarlo. Acaba de salir y ya está siendo un súper-ventas. Gracias. De verdad, gracias.

Además, quiero dar las gracias a todos los que no habéis podido asistir y que habéis tenido la deferencia de avisarme personalmente para liberar vuestra plaza en el webinar.

Por eso, aunque no pensábamos difundir el manual de las 8 claves para triunfar en Bolsa, lo tenéis listo para descargar al pie de página de Campus de Bolsa. Estará ahí durante unos pocos días. (Iban a ser unas pocas horas, pero no me voy a poner exigente ahora, que nos conocemos). Descargadlo, y espero que os sirva de gran ayuda.

Nota: Por cierto, pude comprobar de dónde veníais cada uno: Hubo asistentes de España (por supuesto), de Portugal, de Mexico, de Estados Unidos, de Gran Bretaña, de Guatemala, de Holanda, de Perú, de Uruguay, de Bélgica, de Suiza, de Colombia, de Alemania, de Ecuador, de Francia, de Irlanda, de Kenia, de Malta, de Rumanía, de Venezuela e incluso de Vietnam.

¿Qué os parece? A mi me ha dejado pasmado.

 

reto7 ecover curso online cuando comprar y cuando vender exactamente

Apúntate gratis al #TradingReto de 7 días

¿Te encanta el mundo de la Bolsa, pero no sabes por dónde empezar?

¿Eres un apasionado del trading, pero aún no consigues ganancias consistentes?

Podrás empezar a operar desde el primer día al finalizar el reto. Y además, podrás descargar esta guía de forma gratuita hoy mismo.

En menos de 48 horas nos pondremos en contacto contigo. No te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)