Esto te cambiará la vida

Todos tenemos tres activos líquidos y todos los tenemos en mayor o menor medida. Manejarlos y valorarlos de forma inteligente te cambiará la vida; Radicalmente.

 

Tus tres activos líquidos

Tus tres activos líquidos (y los míos) son estos:

  • Tiempo
  • Dinero
  • Esfuerzo

Los tres son tuyos, los tres son limitados (¡siempre!) puedes aportarlos o no, puedes invertirlos o gastarlos y puedes además hacerlo cuando quieras (lo que los convierte en líquidos).

Con estas tres cosas es con las que puedes jugar para moldear tu vida y llevarla a donde tú quieres. Es decir, si quieres llegar a ser alguien determinado, vivir de una forma determinada, o conseguir algo determinado, las únicas tres herramientas esenciales de las que dispones son del tiempo, del dinero y del esfuerzo.

Y, como creo que es importante que la frase «llegar a ser alguien determinado, vivir de una forma determinada, o conseguir algo determinado»  no sea demasiado etérea, te voy a dar tres ejemplos rápidos:

  • Llegar a ser alguien determinado, no significa convertirte en Brad Pitt. Significa, por ejemplo, convertirte en una persona que saca el trabajo adelante rápidamente; cosa que cualquiera puede entrenar, desarrollar y lograr.
  • Vivir de una forma determinada, puede referirse a incorporar el deporte regular en tu vida o pasar más tiempo con tu familia; algo que todos podemos alcanzar perfectamente si nos centramos en ello.
  • Conseguir algo determinado, podría ser sacarte el carnet de moto, conocer en persona a alguien que admiras o comprarte ese gadget que tanto te gusta.

Como buenos activos líquidos que son, y siempre con una pérdida de rendimiento en el proceso de transformación, hasta cierto punto, son intercambiables:

Por tu tiempo y/o tu esfuerzo puedes conseguir dinero de otros, por tu dinero y/o tu tiempo puedes conseguir esfuerzo de otros y por tu dinero y/o esfuerzo puedes conseguir tiempo de otros.

De nuevo, ejemplos rápidos:

  • Por tu tiempo y/o tu esfuerzo consigues dinero de otros cuando trabajas por cuenta ajena.
  • Por tu dinero y/o tu tiempo puedes conseguir esfuerzo de otros cuando le pagas a un mecánico para que arregle tu coche.
  • Por tu dinero y/o esfuerzo consigues tiempo de otros cuando contratas a un dependiente para que atienda tu local.

¿Hasta aquí todo claro? (Si no es así, pregunta. Ya sabes que tienes espacio para ello al final del artículo).

 

Tu activo más escaso

Ahora vamos al meollo del asunto. Esto es lo que te cambiará la vida:

Sin la menor intención de ser ambiguo o filosófico, esto no es una pregunta trampa, ni tampoco una adivinanza, sólo quiero que te preguntes a ti mismo de la forma más pragmática posible ¿Cuál es tu activo más escaso? ¿Tu tiempo, tu dinero o tu esfuerzo?

Sin más.

Anota la respuesta. (Si eres capaz de acordarte, sirve que lo hagas mentalmente).

 

Tu activo más preciado

Repetimos. E insisto que no tiene ciencia. Sé franco contigo mismo ¿Qué aprecias más? ¿Tu tiempo, tu dinero o tu esfuerzo?

Fíjate que antes hablábamos de escaso (del que menos dispones o por el que más veces te ves limitado); pero ahora hablamos de preciado ¿Cuál es tu tesoro?

Anota/recuerda tu respuesta.

 

Tu activo más valioso

El último. Es otro matiz. Y es distinto a los anteriores.

Ahora no pienses desde dentro de ti, si no desde fuera de ti. Sé todo lo objetivo que puedas ¿De los tres activos cuál tiene realmente más valor en tu vida real? ¿Cuál de los tres es el que merece más que los otros dos se intercambien por él?

Memoriza o anota tu respuesta.

 

Partamos de una base

Es evidente que, si estás leyendo este artículo tranquilamente, no tienes una necesidad extrema o imperiosa de ninguno de estos tres activos (tiempo, dinero y esfuerzos).

Es decir, para responder, partimos de la base de que tienes los mínimos cubiertos de los tres activos y que, en caso de necesidad, podrías poner un poco de tiempo, dinero o esfuerzo para lo que fuera.

Dicho con otras palabras, no reduzcas al absurdo las respuestas diciendo que lo más valioso es tiempo, porque si no lo tuvieras es porque estarías en tu lecho de muerte, o el esfuerzo porque si no lo tuvieras significa que estarías en coma.

Partamos de la base de que tienes algo de tiempo, algo de dinero y algo de esfuerzo en tus reservas y que estamos ponderando cuál es el más escaso, cuál el más preciado por ti y cuál el más valioso.

 

No lo digo por decir

Creo sinceramente, que si le dedicas 30 segundos a pensar tus respuestas y las pones por escrito en los comentarios, a continuación, esto puede cambiarte la vida. Poco o mucho, depende de ti, pero seguro que te ayudará a reorientarla en cierta medida. En mi caso, lo ha hecho.

Simplemente, contesta algo como esto, y si quieres (¡sería para nota!) arguméntalo:

  • Más escaso: Dinero
  • Más preciado: Tiempo
  • Más valioso: Esfuerzo

Cuál pones en cada cual, obviamente es cosa tuya. Cada uno tenemos nuestras circunstancias particulares y nuestras prioridades personales. Por eso, los resultados no tienen por qué coincidir.

Si crees que responder a estas tres preguntas puede tener un pequeño impacto en tu vida, ya estoy contento. Házselo llegar a tus contactos y ayúdalos a reorientar la suya también. Retuitea, facebookea, +1 y pincha en Me gusta .

¡Quiero verte en los comentarios! 😀

 

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by