Durante mucho tiempo me preocupó la siguiente pregunta:

¿Cuál es el mejor momento para acercar el stop loss hasta el punto de breakeven?

Breakeven es el punto de entrada. Si mueves tu stop loss a breakeven, ya no pierdes dinero en esta operación. Si te salta el stop, te has quedado en empate.

Y es que la tarea de acercar el stop loss tiene una importante dificultad añadida respecto a colocar el stop loss inicial: Esta pregunta te la haces cuando compruebas que colocar el stop loss inicial es difícil, pero proteger tus beneficios flotantes lo es mucho más.

Invertir en Bolsa, Cuándo

Cuando colocas el stop loss de partida, lo haces con el dinero en el bolsillo, antes de entrar en la operación. Tu capacidad analítica está intacta y 100% operativa.

En cambio, cuando tienes que mover el stop loss para reducir el riesgo derivado de que el precio haya avanzado a tu favor, quedando tu stop loss rezagado, ya tienes dinero en juego (concretamente, tienes ganancias en juego). En ese punto, tu coeficiente intelectual se reduce en una proporción asombrosa y eres incapaz de juzgar con claridad cuándo es demasiado pronto para mover el stop loss hasta breakeven y cuándo es demasiado tarde.

Inicialmente, puedes pensar que esto es una cuestión sin demasiada importancia (¿Qué más da un poco más antes o un poco después?)

Pues lo cierto es que sí que da.

De hecho, es crucial, porque determina con qué frecuencia te quedas con cara de tonto viendo como estás fuera de juego antes de tiempo o cuántas veces te quedas con cara de tonto comprobando que tenías que haber salido cuando aún tenías el pájaro en mano (y no ahora que le has devuelto todas tus ganancias al mercado).

Así pues, si te adelantas acercando el stop loss, el ruido del mercado te dejará fuera de juego en pleno movimiento a tu favor. En cambio, si esperas demasiado, corres un riesgo enorme de ver cómo pierdes dinero en una operación en la que deberías haber salido indemne.

 

Breakeven real

Invertir en Bolsa, Breakeven realCuando me puse a trabajar en serio sobre este tema, de lo primero que me di cuenta es de que breakeven no es el punto de entrada. Eso sólo es cierto en el Mundo de la Piruleta.

En el mundo real, el punto de breakeven real está más allá (más arriba, si estamos comprando o más abajo si vamos cortos) que el punto de entrada. Y esto es así, porque, nada más abrir una posición, ya estamos perdiendo dinero. Tenemos que pagar una comisión de entrada, una de salida, asumir un spread (diferencia entre los precios bid y ask), etc.

Si yo comprase y vendiese en el mismo instante, perdería dinero. Por lo tanto, que nadie me venda la idea de que breakeven es el punto de entrada. Eso me sirve como concepto, para la primera vez que me planteo las cosas, pero nada más.

Para llegar a breakeven real, el precio ya tiene que avanzar un poco a mi favor. Por ejemplo, en el caso de comprar acciones, breakeven real está por encima del punto de entrada a esta distancia:

Breakeven real = Entrada + gastos totales / nº de acciones

Por ejemplo, si compro 200 acciones de Telefónica a 12€ y me cobran 8€ de comisión por entrar y otro tanto por salir, mi punto de breakeven real es:

Breakeven real = 12 + ( 8 + 8 ) / 200 = 12.08 €

Nota: Fíjate que si compro menos acciones, las mismas comisiones molestan más y el breakeven real sube; haciéndome más complicado ganar dinero en esta operación. Por eso es tan importante operar con las comisiones más bajas posibles.

 

Planteando la pregunta correcta

Invertir em Bolsa, preguntaCuando descubrí lo del breakeven real entré en un modo mental más matemático, sencillo y eficiente de ver las cosas. Entonces es cuando caí en que estaba enfocando mal mi pregunta ¿Cuándo acercar el stop loss hasta el punto de breakeven?

Me di cuenta de que el mercado no sabe si voy ganando o perdiendo y que el punto en el que yo paso de perder a ganar (breakeven real) está sólo en mi mente. Ese punto depende de dónde haya entrado yo, de con qué instrumento financiero esté especulando sobre un gráfico y de las comisiones que tenga con mi broker. Sólo yo sé dónde está ese punto, pero al mercado no le importa.

El punto de breakeven es como el día de tu cumpleaños: Te influye psicológicamente, pero no te influye nada fisiológicamente (al menos, no te influye ni más ni menos que el día anterior o el siguiente).

Entonces, si el precio no entiende de tu estúpido breakeven y tú tienes que reaccionar a los movimientos del precio ¿por qué empeñarte en averiguar el momento ideal para acercar el stop loss hasta ese punto precisamente?

¿No te parece más adecuado acercar el stop loss hasta dónde se pueda en el primer instante en el que se pueda y dejarlo quieto cuando haya que dejarlo quieto?

De este modo, estarás protegiendo exactamente la parte de beneficios justa en el momento justo. Si el precio avanza lo suficiente a tu favor, llegará un punto en el que protejas hasta el punto de breakeven real (suceso anecdótico por otra parte). Y, si el precio sigue avanzando a tu favor, podrás ir protegiendo progresivamente más y más beneficios flotantes.

Forzar el salto directo y único del stop loss inicial hasta el punto de breakeven deforma (estropea) la tasa de aciertos y nos hace perder más tiempo, porque multiplica el número de operaciones inútiles (que podrían haber llegado lejos si no las hubiéramos cortado prematuramente).

No hay que llevar el stop loss a breakeven, hay que hacer trailing stop (que el stop loss vaya persiguiendo al precio en su avance) y dejar que el hecho de  superar breakeven coincida cuando coincida de forma natural.

 

Una distancia que descubrir

Invertir en Bolsa, distanciaSi te fijas, ahora el quid está en descubrir a qué distancia del precio tengo que ir manteniendo mi stop loss de persecución (trailing stop).

¿A qué distancia llevo el stop loss?

Este cuento ya lo conoces. Lo conoces de sobra:

¿A 5€ ? No, eso puede estar bien para algunos gráficos (como Inditex), pero es absurdo para otros (como BBVA).

¿A un 5%? Igualmente ilógico. Quizás válido para gráficos dormidos (como BME), pero suicida para los espabilados (como Abengoa)

La distancia tiene que depender del precio y de la volatilidad del gráfico en cada momento. No se puede usar una regla fija.

 

Soluciones prácticas

Ahora que ya sabes exactamente cuál es el problema y cómo resolverlo, te voy a dar tres soluciones prácticas, útiles y muy superiores a lo que utiliza la gran mayoría de la gente.

Desde luego, todas ellas son mejores que colocar o mover el stop loss a ojo, o mirando de reojo cuánto podemos ganar o dejar de perder si lo subimos o bajamos unos céntimos arriba o abajo.

 

1.- Una floja solución que ayuda a enfocar el problema

Si te empeñas en buscar una regla fija, una manía que tenemos todos (y que en los mercados nunca funciona), tengo la menos-mala-solución posible:

Es una solución floja porque no plantea distancias, sino que te dice el momento para llevar el stop loss a breakeven. Cosa que ya hemos visto que no es la forma eficiente de resolver el problema.

Es buena solución porque al menos calcula el momento en función de una distancia que depende de la volatilidad. Además, es buena porque tiene en cuenta breakeven real (y no breakeven teórico).

Se trata de mi indicador para ProRealTime  NTC Stop loss a breakeven real.

El que ha utilizado este indicador y lo ha estudiado un poco, enseguida descubre que se le queda pequeño, pero ¡ah! ya  tiene las neuronas funcionando del modo adecuado y le permite evolucionar a la solución profesional:

 

2.- La frontera del ruido

Esta es la madre de todas las soluciones de gestión del stop loss. Es lo que yo uso en mi estrategia de corto plazo y es de una precisión asombrosa. Está orientada a cazar tramos limpios, no da mucho margen a titubeos y es perfecta para impacientes como yo.

Tiene un problema, es complicada de implementar bien.

Esta técnica la esbozo en mi charla de Bolsalia 2012:

Para más detalles (tiene un sinnúmero de aspectos que comentar, precisar y tener en cuenta), te recomiendo que la estudies en el curso Cuándo comprar y cuándo vender exactamente con gran detenimiento.

 

3.- Solución subóptima para operativas menos eficientes pero más cómodas

Esta es la técnica que utilizo en mi estrategia de medio plazo. Es mucho más sencilla, aunque más compleja que lo que utiliza la inmensa mayoría.

Consiste en acercar el stop loss pocas veces, anclando puntos defensivos (bajo el último rebote en el valor). Además, para aprovechar nuestro conocimiento del mercado, incorpora la técnica de la Vigilancia intensiva que le permite aumentar bastante el tramo aprovechado y reducir el tiempo inútil de permanencia en una operación.

Esta técnica, la presento con bastante detalle en este artículo, aunque por supuesto también está ampliamente explicada con varios ejemplos en el curso Cuándo comprar y cuándo vender exactamente.

 

Tienes mis tres mejores formas de acercar el stop loss, pero…

…pero tienes que trabajarlas. No basta con que yo te las enseñe ¡tienes que practicar!

Así que, ya sabes: en tu próxima operación aplica alguna de estas técnicas de forma rigurosa y verás hasta qué punto mejora tu operativa.

Me interesa mucho que me expliques tu criterio actual para mover tus stop loss. Y, por cierto, si este artículo te parece valioso, retuitéalo, pincha en Me gusta, en +1.

¡Te espero en los comentarios!

 

¡Habla conmigo directamente!

¡Habla conmigo directamente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) e iré analizando personalmente contigo tu situación.

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)