opciones sobre acciones

¿Qué sabes sobre las opciones financieras? Te voy a hablar de ellas, y más concretamente, sobre las opciones sobre acciones.

Dentro de las opciones financieras que existen (índices, materias primas, bitcoin, divisas, tipos de interés, etc), quizá hoy sean las más utilizadas.

Y a pesar de ser un producto muy flexible y que reporta una buena rentabilidad por la gran cantidad de estrategias que permite, son algo casi desconocido para la mayoría de inversores y traders, ya sean noveles o experimentados.

 

Un poco de historia de las opciones financieras

Las opciones y los futuros se crearon en el siglo XIX en Chicago, para operar exclusivamente con materias primas.

En 1973 se creó el mercado específico de opciones sobre acciones cotizadas (seguramente te sonará haber visto el acrónimo CBOE, que viene de “Chicago Board Options Exchange“). Dado que fue en Chicago donde se generaron las primeras operaciones de derivados, a día de hoy sigue siendo el mercado más importante donde se negocian opciones y futuros.

En España, la sociedad rectora que regula los derivados es la MEFF (Mercado oficial de futuros y opciones financieros en España).

Gracias a la aparición de opciones y futuros, se consiguió dar estabilidad a sectores que antes no podían tenerla, por lo peculiar de las negociaciones cuando se recogían las cosechas por su caducidad.

Si tu fueses un agricultor, te daría mucha tranquilidad tener una buena parte de la producción vendida antes de recogerla y así podrías realizar las negociaciones del resto de la producción con más tranquilidad.

 

¿Qué son las opciones sobre acciones?

La definición de opciones sobre acciones es un poco abstracta y se entiende mejor explicando el papel de cada uno de los participantes, pero básicamente son el derecho de compra o venta sobre un activo subyacente.

Están muy ligadas a los futuros en cuanto a funcionamiento, que, como sabes, son un producto derivado del que se pactan hoy las condiciones, pero se aplaza el pago a un futuro determinado y ambos operadores adquieren la misma obligación, que es liquidar el contrato en una fecha conocida, de modo que el comprador está obligado a pagar y el vendedor está obligado a traspasar el producto subyacente.

En las opciones, las obligaciones no son iguales, porque el comprador adquiere el derecho a ejecutar la operación si las condiciones le favorecen, y es el vendedor el que adquiere la obligación.

Como ves, hay una clara desventaja del vendedor si el planteamiento fuese sólo ese, pero en realidad recibe una compensación económica a cambio de esa obligación.

Esa compensación es la prima de la opción, que la paga el comprador de la opción y que fija el vendedor dependiendo de varios factores que luego te explico.

El plazo de vigencia de una opción suele ser el mismo que el de los futuros, con una duración de 3 meses, aunque en muchas ocasiones puede ser de 6, 9 ó 12 meses.

También puedes ejecutar la operación antes de llegar a la fecha de vencimiento, pero eso depende de que sea una opción Americana, en cuyo caso puedes ejercer el derecho sobre la opción en cualquier momento antes del vencimiento, o una opción Europea, que se tiene que alcanzar la fecha de vencimiento obligatoriamente.

Hay muchas más estrategias en las que será conveniente una opción europea, aunque a priori parezca que reduce mucho las posibilidades.

 

Opciones Call y opciones Put

Los dos tipos de opciones que existen son Call (Compra) y Put (Venta), y siempre desde el punto de vista de aquella parte que adquiere el derecho.

Si compras una opción Call, pagarás la prima de la opción, y, como te he comentado, adquieres el derecho final de elegir si compras o no el activo subyacente.

Si compras una opción Put, pagarás una prima para obtener el derecho de elegir si finalmente venderás o no venderás.

Ejercer tu derecho a ejecutar la opción dependerá de si las condiciones te favorecen.

Si tienes previsión alcista de una acción, entonces te conviene comprar opciones Call, y si piensas que una acción va a caer, entonces comprarás opciones Put.

 

Entender las opciones sobre acciones con ejemplos

La mejor manera de entender las opciones sobre acciones es con ejemplos.

Ana cree que las acciones de Inditex van a subir y Luis, al contrario que Ana, opina que la cotización bajará. Así que Ana decide comprar a Luis 1 opción Call sobre Inditex a 20 euros y le paga, a cambio de obtener el derecho, una prima de 2 euros, que pase lo que pase, ya es para Luis.

En esta operación Ana tiene el derecho de elegir si compra las acciones de Inditex, pero no está obligada.

En cambio Luis está obligado a vender esas acciones si Ana decide ejecutar la opción y comprar el subyacente.

La unidad que se negocia son contratos y la mínima cantidad de contratos que se pueden negociar es 1.

Dentro de cada mercado, el número de acciones que representa cada contrato puede variar, pero en caso del MEFF suelen ser 100 acciones por contrato.

Así que, en este ejemplo en el que se negocia 1 contrato, en realidad se ponen sobre la mesa 100 acciones de Inditex.

Si finalmente la cotización sube y alcanza los 25 euros, Ana podrá ejercer la opción (antes del vencimiento o esperar a que expire) con lo que habrá comprado 100 acciones de Inditex a 20 euros y las puede vender automáticamente a la cotización real de 25 y ganar los 5 euros de diferencia por acción.

También ambos tienen la posibilidad de negociar sus contratos, así que Ana podrá vender el mismo contrato que compró a Luis por un precio superior y ganará la diferencia si consigue que le paguen una prima mayor.

Esto es que, si Ana consigue vender 1 opción Call (la que le compró a Luis) con una prima de 2,50 euros, habrá ganado sin hacer prácticamente nada 0,50 euros por acción.

Y lo mismo Luis pero a la inversa, ya que le interesa comprarla más barata.

 

Cómo calcular la prima de una opción

Como te he dicho antes, hay varios factores que influyen en el precio de la prima.

Algunos influyen más y otros menos, pero es muy importante conocerlos todos a la hora de trazar estrategias con opciones:

  • Tipos de interés: Son los que menos influyen, es casi despreciable, pero debemos conocerlo. Si suben los tipos de interés nos costará más la opción Call y menos la opción Put, y si los tipos bajan sería al revés.
  • Dividendos: También influyen, ya que los dividendos los cobraría el poseedor de esas acciones y no el comprador de una opción sobre esa acción, y además la cotización del subyacente bajaría aproximadamente lo mismo que el dividendo que pague.
  • Volatilidad: es uno de los puntos más influyentes, ya que la opción de un subyacente con alta volatilidad tendrá un coste mayor que otro que tenga una baja volatilidad. Tanto si compras una Call como una Put, te interesa comprarla cuando la volatilidad es baja. Y si eres el vendedor de opciones te interesa vender cuando la volatilidad es alta.
  • Fecha de vencimiento: Cuanto más lejana sea la fecha de vencimiento, más cuesta esa opción, porque es más probable que el precio se mueva. Si compramos la opción a falta de tres días para el vencimiento, será muy barata porque la probabilidad de que el precio se mueva a nuestro favor es menor.
  • Precio de ejercicio: Es el precio al que el comprador de una Call o el vendedor de una Put tienen derecho a comprar y vender las acciones respectivamente. Este precio tiene unos tramos establecidos y no podemos comprar una Call de Inditex a 23,37 euros por ejemplo, sino que seguramente los tramos estén en 23 euros, 23,25 euros, 23,50 euros, etc. Depende de cada acción que el precio sea en intervalos de 0,25 euros, 0,50 euros o lo que sea, pero que no te extrañe que no puedas encontrar el precio exacto que tenías planificado y tengas que adaptarte a los strikes que hay establecidos.

 

Opciones Griegas

Seguramente alguna vez hayas oído hablar de ellas.

En realidad no son otra cosa que letras griegas como Delta, Gamma, Vega o Lambda, con las que se identifica determinada información de cómo influye cada mínimo movimiento del precio del activo subyacente, en este caso acciones, sobre el precio de la prima de la opción.

Por ejemplo, Delta representa cuánto varía el precio de la opción con cada mínimo movimiento del precio del subyacente, Vega nos indica cuánto varía si la volatilidad del subyacente cambia, Theta nos dice cómo se reduce la prima por cada día que nos acercamos al vencimiento, etc.

Para un inversor medio no es necesario conocerlas, ya que están más orientadas a operadores institucionales y traders que están con una dedicación del 100% a estas pequeñas variaciones para basar en ellas sus estrategias.

 

Comisiones de un broker de opciones sobre acciones

Por operar productos derivados, generalmente, pagarás menos comisiones que operando acciones normales.

Pero al igual que éstas, pagarás una comisión al abrir posición y otra comisión del mismo importe al cerrarla.

Tampoco es habitual pagar comisiones de mantenimiento, pero eso ya depende del broker.

Si se llegan a ejercer las opciones y, por lo tanto, hay intercambio del subyacente, se paga una comisión de entrega que suele ser similar a la de abrir una posición con acciones.

Las condiciones de las opciones en general, varían ligeramente de un broker a otro, así que conviene que, antes de hacer ninguna operación con derivados, contactes con tu broker para conocer todos los detalles.

Existen brokers específicos para opciones, pero lo más normal es que cualquier broker serio ofrezca opciones sobre acciones.

 

Estrategias de trading para opciones sobre acciones

El número de estrategias que puedes hacer utilizando opciones, y combinándolas con otros productos derivados, es inmenso y merece la pena, ya que vas a diversificar más, vas a obtener mayores rentabilidades y vas a reducir tu riesgo.

Algunas de estas estrategias van desde las sencillas de compra o venta de Call y Put, hasta algo más elaborado como túnel alcista o bajista, spread alcista o spread bajista, diagonal, ratio, etc.

Una de mis estrategias de opciones favoritas, y que he utilizado en varias ocasiones, es la de venta de opciones Put.

Esta estrategia la reservo para épocas en las que cuento con liquidez y en las que la bolsa está en los inicios de una tendencia alcista o cuando ya esa tendencia alcista se ha estabilizado.

Supongamos que, como en el ejemplo anterior, quiero comprar acciones de Inditex que cotiza en 23 euros. El precio me gusta pero prefiero apurar un poco más y elegir un precio de entrada inferior. En ese caso puedo vender una opción Put 20 con vencimiento dentro de 3 meses por la que cobraré una prima de 2 euros. Si se trata de 1 contrato, ya cuento con 200 euros (100 acciones x 2 euros de prima) pase lo que pase.

¿Qué significa vender una Put 20?

Pues que, a cambio de cobrar una prima, tengo la obligación de comprar 100 acciones de Inditex a 20 euros si la parte compradora decide ejercer la opción. Pero sólo lo hará si el precio de la acción cae por debajo del precio de ejercicio (20 euros), porque en caso de que la cotización sea superior a 20 es más rentable que la otra parte venda sus acciones directamente en el mercado a un precio superior a 20 euros.

Si la cotización se mantiene por encima de 20 euros, no tendré que comprar las acciones porque el comprador de la Put no la ejercerá por lo que te he comentado arriba y habré obtenido los 200 euros de la prima.

Si la cotización cae por debajo de 20 euros, aunque llegue a 18 euros o incluso a 15 euros, mi compra se realizará a 20 euros, que si añadimos el coste de la prima cobrada, es como si hubiésemos comprado Inditex a 18 euros, que no está nada mal, ya que era una acción que teníamos pensado comprar si caía un poco y de esta forma lo hemos conseguido.

El ejemplo está simplificado porque, además de lo que he comentado, podré jugar con el precio de ejercicio que elijamos y la fecha de vencimiento, ya que cuanto más cercano sea el precio de ejercicio a la cotización real de la acción, mayor será la prima, y cuanto más lejana sea la fecha de vencimiento también aumentará la prima que cobraría.

Recuerda que Inditex cotiza a 23, entonces cobraré más prima por vender una Put 22 que una Put 20 ya que es más probable que se ejerza la opción.

Y del mismo modo, cobraré más por una fecha de vencimiento de 1 año, que por una de 3 meses porque es más probable que el precio se mueva a favor del comprador de la Put en 1 año que en 3 meses.

Tendré que ir jugando con esas variables y elegir lo que más me interese.

Como ves, hay multitud de combinaciones posibles y cada acción se encontrará en un momento diferente, así que podrás aplicar una compra o una venta de una Call o una Put, o incluso una estrategia diferente a cada acción.

Espero que esta guía te sirva para adentrarte con buen pie en este desconocido mundo de las opciones sobre acciones.

Te espero en comentarios 🙂