Hoy os voy a contar cómo cometí un error. No un error pequeño, sino uno de esos que se fraguan como una difusa cadena de errores engendrada a lo largo de varios momentos de dispersión mental, falta de foco y una pobre claridad de ideas.

Hoy os voy a relatar cómo cometí mi error:

Como muchos ya sabéis, yo soy un trader más de gráficos diarios que de cualquier otro marco temporal. Uso los gráficos semanales de manera habitual, pero más que nada para establecer posiciones y dar o quitar permiso para entrar a analizar en profundidad el gráfico diario correspondiente.

Soy una persona relativamente impaciente y me fastidia esperar semanas o meses a que las operaciones se fragüen y que luego no lleguen al punto de interés necesario como para ejecutarlas. Por eso, no suelo pensar en gráficos semanales o mensuales. No obstante, esta vez no he podido evitar fijarme en Ebro Puleva, que desde hace pocos días se llama Ebro Foods.

El 11 de mayo de este año me fijé por primera vez en este valor. Veía una operación de medio-largo plazo con un potencial excelente. Para resumirlo, podemos decir que creía estar asistitendo a una formación en bandera alcista, por lo que, si Ebro Puleva rompía un canal lateral al alza, tendría un jugoso potencial de rentabilidad. El sector de la alimentación se estaba comportando mejor que los demás y todo parecía ser viento a favor.

Las dos únicas grandes diferencias con mi forma habitual de operar es que, primero, en lugar de operar en el gráfico  diario (con permiso del semanal) tendría que operar en el semanal (con permiso del mensual), por lo que mi operación pasaría a moverse en el terreno de algunos meses, en lugar de algunos días, como estoy acostumbrado. Segundo, que intentaría cazar la ruptura de un canal (alto riesgo), en lugar de esperar a un posible pullback tras esa ruptura (bajo riesgo y movimiento habitual en mi).

Veinte días después, el 31 de mayo, creí ver el valor a punto de caramelo y de ello dejé nota en este blog.

Lo cierto es que aún faltaba mucha tela por cortar… hasta que, hace pocos días, cometí mi error.

Hace ya tres meses que sigo diariamente la evolución de Ebro Puleva / Ebro Foods. Este (en mi opinión) diamante en bruto ha ido perdiendo su brillo poco a poco, estancado en una eterna fase lateral que parece no acabar nunca. Inmerso en un canal ligeramente descendente, el precio oscila durante meses entre algo menos de 13.40€ y algo más de 14€. La verdad que no es un mal comportamiento, si recordamos que el IBEX35 se ha hundido precisamente durante estos tres últimos meses.

No obstante, llegó un punto en el que me cansé. Me cansé y mi cabeza empezó a elucubrar tonterías y extravagantes tácticas para salir del hastío al que Ebro Puleva me tenía condenado.

Finalmente, se me ocurrió esta sencilla idea:

Como voy a comprar la ruptura del canal (aunque con cierto margen por encima), si se forma un pullback tras la ruptura, voy a entrar en notables pérdidas virtuales que no estoy seguro de querer asumir.

Por otra parte, después de tantísimas semanas siguiéndole la pista a este valor, no quiero ni por asomo perderme la operación por esperar a comprar en un pullback que quizás nunca llegue.

Así que, si el precio oscila entre 13.40€ y 14€ constantemente, mientras yo estoy esperando una ruptura clara por encima de 14€ ¿Por qué no comprar directamente en 13.40€?

Y así lo hice: Coloqué un duplicado en 13.40€ de mi orden de compra que tenía en 14.32€. De este modo, si había un nuevo viaje a la parte baja del canal antes de la ruptura por arriba, se abriría mi posición desde la parte más baja y disfrutaría de beneficios incluso antes de que la ruptura se provocase.

Pues bien, hoy se disparó esa orden de compra en 13.40€.

¿Estoy contento?

No señor.

No estoy contento porque cometí toda una serie de errores:

El primero ha sido no seguir mi plan de trading. Por muy lenta que sea la operación, si mi plan era comprar la ruptura, tenía que respetarlo, en vez de innovar sobre la marcha. Después, en la revisión de la operación, una vez terminada ésta, podría perfeccionar mis tácticas para la próxima vez.

El segundo ha sido que, cuando se disparó la orden de compra, fui a consultar dónde tenía que colocar el stop loss y descubrí con horror que ni siquiera había pensado en eso cuando lancé el duplicado de la orden de compra en 13.40€. Es decir, no hice los deberes y no preparé adecuadamente la operación antes de enviar la orden a mi broker. Ahora tendría que, con la cabeza nublada y la capacidad de juicio mermada por tener la posición ya abierta, decidir dónde sería razonable colocar el stop loss. Esto hay que hacerlo siempre antes de que el dinero esté en juego y yo lo hice después.

El tercer error, y quizás el más grave, es que yo me había imaginado un escenario idílico en el que el precio caería hasta las proximidades de 13.40€, se frenaría, y viraría sobre ese punto, ejecutando mi orden de compra y rebotando fuertemente al alza a continuación.

Nada más lejos de la realidad, el precio se está precipitando al vacío con enormes velas rojas y, por el camino, se ha disparado mi orden de compra, arrastrándome a los infiernos.

Es decir, estoy dentro antes de tiempo, con un movimiento del precio que no me gusta nada y en un mercado español que ahora mismo está cayendo.

Pincha en la imagen para ampliarla

No os enseño mis equivocaciones para que os riáis de mi (que si queréis, estáis en vuestro derecho) sino para que podáis aprender de mis errores y no cometáis los mismos fallos que yo ya he cometido.

Lecciones aprendidas:

Si una operación te aburre, te cansa, te harta o te pone nrevioso, abandónala o sigue tu plan a rajatabla, pero no inventes sobre la marcha.

Toda operación debe estar pensada y calculada antes de enviar la orden de entrada al broker. Es la única manera de hacer las cosas bien.

De todos los escenarios posibles, sólo visualicé el más favorable (y posiblemente, el más improbable) de todos. Cuando planees, debes contemplar todos los casos posibles. Si no, cuando la realidad se salga de lo planeado, lo más probable es que tu reacción sea sub-óptima.

Si quieres comprar en la parte baja de un canal para minimizar riesgo y maximizar beneficio potencial, deberás planearlo todo de antemano. La idea no es especialmente mala, pero deberá ejecutarse haciendo las cosas bien. Ya que suelo comprar rebotes en soporte ¿por qué no hacerlo como siempre, en lugar de lanzar órdenes al vacío?

Este es el resumen de mi error múltiple. Espero que os haya servido de ayuda.

Si la mala noticia es que he cometido algunos errores, la buena es que ahora estaré doblemente alerta para no cometerlos en el futuro. No hay mal que por bien no venga.

¿Y tú? ¿Qué opinas?

 

Abrir chat
1
¿Necesitas ayuda?
Hola, ¿en qué podemos ayudarte?
Powered by