Invertir en Bolsa, Lance BeggsEste es un artículo de Lance Beggs. Se trata de un trader australiano que sabe muy (pero que muy) bien lo que hace. Si quieres aprender a operar intradía y el inglés no resulta un obstáculo insalvable para ti, este es el enlace a seguir:

www.YourTradingCoach.com

Cuando he visto su artículo en mi email, inmediatamente le pedí que me permitiese traducirlo y publicarlo en Novatos Trading Club para que tú pudieras disfrutar de él. Es fráncamente bueno:

 

¿Cómo ganar más disciplina?

Normalmente, tiende a pensarse que falta de disciplina es una cuestión psicológica, pero ese no siempre es el caso. La mayoría de las veces, es el resultado de otros factores que producen falta de disciplina. Veamos algunas posibles causas:


1.- ¡Falta de una estrategia con valor esperado positivo!

Una estrategia inválida conduce a resultados inconsistentes y variables con una curva de beneficios que cae, que se estanca o con fluctuaciones salvajes. El resultado final de frustración y de falta de confianza es aplicar el plan de forma inconsistente, logrando resultados aún peores.

Se culpa de los malos resultados a nuestra ejecución inconsistente, pues numerosas desviaciones cognitivas nos permiten ver todas esas operaciones ganadoras que debíamos haber cazado, y nos permiten racionalizar el porqué deberíamos haber esquivado todas aquellas operaciones perdedoras, si sólo hubiésemos sido un poco más disciplinados. Buscamos respuestas en los libros de psicología para encontrar medios para aumentar nuestra capacidad de foco y potenciar la disciplina.

En este caso, hemos fallado en localizar el problema correcto. Esto es, no estamos dándole un enfoque correcto hacia los mercados.

¿Estás seguro de que tu estrategia es válida y que te proporciona una ventaja? ¿Cómo?

 

2.- ¡Falta de confianza en tu estrategia!

Suponiendo que ya tienes una estrategia de expectativa positiva ¿te lo has demostrado a ti mismo? Has realizado el suficiente backtesting y forward-testing como para tener confianza absoluta en el hecho de que esta estrategia funciona?

Es muy frecuente que la poca disciplina sea el resultado de una falta de confianza. Y la confianza sólo puede ser alcanzada al experimentar el éxito. Vivir el éxito, primero en un entorno simulado, asegurando que las acciones se están realizando de la forma más realista posible.

Mucha gente dice que deberías evitar los simuladores, pues no plantean de forma realista muchos de los retos psicológicos asociados con tener dinero en riesgo. Aquí está el error ¿Por qué arriesgar dinero real en un entorno en vivo si ni siquiera eres capaz de ejecutar tu estrategia en un entorno simulado, en el que no tienes que enfrentarte a esos retos extra?

Demuéstrate primero que eres capaz de hacerlo en este entorno simulado más sencillo. Sólo entonces, incorpora los desafíos adicionales.

Así pues ¿de verdad crees en tu estrategia? ¿Has vivido el éxito con ella? ¿O necesitas más tiempo con ella para demostrarte a ti mismo que la estrategia gestiona el riesgo y la oportunidad suficientemente bien como para no herirte en los mercados?

Hay algunos elementos propios de la psicología aquí, pero el asunto no es una floja disciplina. Más que una pobre disciplina, es el resultado de una falta de seguridad. Y la seguridad se alcanza haciendo más pruebas.

 

3.- Nicho equivocado

Incluso cuando ya ostentamos una estrategia válida y probada, la falta de disciplina puede ser un síntoma de que la estrategia no encaja bien con nuestra personalidad y estilo de vida.

Las personas más impetuosas y controladoras (como yo), no deberían pretender mantener posiciones durante días o semanas. Aquellos que requieren pensar más y que necesitan tomar decisiones razonadas no deberían estar exprimiendo gráficos de menos de un minuto. Aquellos con trabajos a tiempo completo, no deberían operar con estrategias que les exijan estra delante de una pantalla durante ocho horas al día.

 

4.- ¡Incapacidad de adaptarse a unas condiciones del mercado cambiantes!

Aún cuando el trader tiene una estrategia válida, confianza en la estrategia y un buen ajuste a su personalidad y estilo de vida, una diciplina floja puede ser de nuevo el resultado de malas entradas y decisiones de gestión como resultado de no reconocer o adaptarse a los cambios en el ambiente que nos rodea.

El sentimiento del mercado cambia con el tiempo. La volatilidad cambia con el tiempo. La velocidad con la que se mueven los precios cambia con el tiempo. La liquidez cambia con el tiempo.

Diferentes entornos exigen diferentes planteamientos. Unos se gestionan mejor con órdenes de entrada limitadas. Otros requieren entradas tipo stop (o a mercado), pues si no te arriesgas a quedarte fuera. Algunos entornos exigen stops más ceñidos. Otros demandan stops más amplios para así evitar que te dejen al margen antes de tiempo en fases laterales de mercado. Algunos escenarios piden objetivos de beneficios agresivos. Otros requieren más paciencia y la habilidad de alejar objetivos o utilizar stops de persecución (trailing stops).

La verdad es que es mejor evitar algunos entornos para cierta estrategia en particular. También puede ser que otros ambientes no sean adecuados a tu tolerancia al riesgo, y por lo tanto, sea mejor evitarlos igualmente.

La incapacidad de adaptarse a unas condiciones cambiantes significará decisiones subóptimas que desembocarán en un rendimiento subóptimo (comparado los resultados esperados, resultados históricos y potenciales disponibles en el mercado), lo que llevará a una ejecución inconsistente del plan (floja disciplina) y a una degradación de los resultados aún mayor.

El aspecto más visible de todo esto es nuestra ejecución inconsistente, por lo que, una vez más, «la disciplina» se convierte en el objetivo de nuestras culpas; cuando en realidad, nuestra baja disciplina es un efecto causado por otros problemas menos evidentes.

Lo más adecuado a culpar sería tu incapacidad de reconocer y adaptarte a los cambios en el mercado. Y en este tema, mejoras con el estudio y la experiencia. Nuestra atención debería concentrarse en practicar deliberadamente a reconocer el entorno y la toma de decisiones adecuada para esa combinación en concreto de entorno, estrategia y aversión al riesgo.

 

5.- ¡Gestión inapropiada del riesgo!

Absolutamente siempre debemos operar dentro de nuestra tolerancia al riesgo. Aumentar el riesgo más allá de nuestro aguante nos lleva a dar bandazos emocionales con excesivos altibajos. Esto a cambio, nos conduce a que nuestra toma de decisiones empieza a verse influida por las emociones, lo que nos trae una ejecución irregular del plan y una variabilidad mayor en los resultados.

Una vez más, lo que parecía ser una falta de disciplina, no es una cuestión psicológica, sino el resultado de asumir riesgos inapropiados.

Así que ajusta bien los tamaños de posición y el margen que das a los stops. El dinero en juego no debería preocuparte lo más mínimo en caso que la operación resulte perdedora.

Además, una pérdida brutal te crea dolor emocional. Los factores asociados con esta operación tan destructiva podrías asociarlos a dolor emocional; lo que te llevaría a sentir de nuevo este dolor en operaciones futuras en las que los mismos factores entren en juego. Este el clásico en el que uno es incapaz de apretar el gatillo en una operación perfectamente válida debido al miedo que se ha establecido en operaciones pasadas que acabaron en pérdidas enormes y dolor emocional.

Así pues, asegúrate de gestionar el riesgo para estar gestionando tu estado. Apunta a menores bamboleos en tu curva de resultados en lugar de subidas y bajadas salvajes.

Antes incluso de que pienses en el rendimiento psicológico para mejorar tu consistencia, asegúrate de que tienes todos estos fundamentos básicos del trading en su lugar.

Sólo entonces, podemos empezar a hablar de optimizar tu rendimiento.

 

A tener en cuenta

Por desgracia, tener todas las bases estratégicas y de operativa controladas no asegura el éxito si uno es indisciplinado y se está encontrando a si mismo una y otra vez fallando a la hora de ejecutar su plan:

  • Pasando con una rutina antes de operar incompleta o atropellada.
  • Saltándose la revisión tras operar y omitiendo todos los procesos de aprendizaje.
  • No siguiendo su plan de base durante la operativa, ya sea por violación intencionada o por falta de atención (en todos los momentos de decidir, como la entrada, colocar o ajustar el stop o el objetivo, calcular el tamaño de posición, limitar el riesgo, escalar la entrada o la salida, etc.)

Esto es lo que comúnmente vemos como falta de disciplina, la ejecución inconsistente de nuestro plan. Y así es como nuestro poco disciplinado trader se embarca en la búsqueda  de una solución. Persigue herramientas, técnicas y estrategias «para volverse más disciplinado».

Una vez más, pese a todo, la atención de nuestro trader está en el lugar erróneo. No hay forma de «volverse más disciplinado». En lugar de eso, tenemos que trabajar en:

  1. Desarrollar hábitos adecuados.
  2. Establecer rutinas y estrategias para mantener un estado adecuado de rendimiento óptimo.

¡Hábitos y gestión de nuestro estado!

Ahí tenemos nuestros objetivos.

 

Conclusión

Con los hábitos para realizar tus rutinas de antes de operar y después de operar y los hábitos de ceñirte a tus propias reglas y comportamientos durante tu operativa, añadiendo un buen control del estado para limitar la posibilidad de una respuesta emocional inapropiada a los resultados de trading, que impactaría negativamente en nuestra toma de decisiones, el resultado final será eso que llamamos un «trading disciplinado».

La disciplina se ve mejor como un resultado.

No puedes conseguir más disciplina.

desarrollas mejores hábitos y también mejores controles de tu propio estado… y el resultado será mejor disciplina.

Happy trading,

Lance Beggs

 

Nota de Uxío: Este magnífico artículo ha sido escrito por Lance Beggs, de www.YourTradinCoach.com. Yo sólo me he limitado a traducirlo.

Te recomiendo encarecidamente que te pases por su web. Es superior.

 

reto7 ecover curso online cuando comprar y cuando vender exactamente

Apúntate gratis al #TradingReto de 7 días

¿Te encanta el mundo de la Bolsa, pero no sabes por dónde empezar?

¿Eres un apasionado del trading, pero aún no consigues ganancias consistentes?

Podrás empezar a operar desde el primer día al finalizar el reto. Y además, podrás descargar esta guía de forma gratuita hoy mismo.

En menos de 48 horas nos pondremos en contacto contigo. No te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)