Quedarse pillado

La parte más difícil del trading es salir del mercado.

Si has comprado algunos valores, lo más complicado técnica y psicológicamente, es venderlos bien vendidos.

El mercado en general es alcista desde hace ya bastante tiempo (un par de veranos en el caso de España y más de 4 años en el caso de USA). Por eso, imagino que si has hecho compras antes o después, en general te irá bien y tendrás beneficios.

No obstante, que el mercado haya subido, no quiere decir que lo vaya a seguir haciendo siempre. Es más, tarde o temprano dejará paso a un mercado bajista.

El error que no quiero que cometas es el que está a punto de cometer el ratón de la foto: No quiero que te quedes pillado.

 

Cuándo se acabará este mercado alcista

No lo sé.

No puedo saberlo (no soy adivino, ni yo, ni nadie), ni tampoco me preocupo por ello.

Ya llegará, y cuando llegue veremos formarse un techo y seguramente habrá signos de alerta (si sabemos detectarlos, claro).

No se trata de adivinar, se trata de reaccionar.

 

Cómo se reacciona naturalmente ante un techo de mercado

Vaya por delante que un techo de mercado se ve claramente cuando ya ha quedado atrás. Es decir, que si quieres estar seguro de que eso ha sido un techo, es porque ya estás metido de lleno en un mercado bajista.

Esto significa algo muy importante: No vas a poder vender en el máximo por mucho que te esfuerces. Reaccionar en tiempo cero es imposible. Necesitas que el mercado baje un poco para poder determinar que ya ha hecho techo.

En ese momento, tendrás pérdidas respecto a tu ganancia máxima. Es decir, aunque seguramente aún estés en beneficios, estos beneficios serán mucho menores a los que llegaste a tener.

Y ahora vuelve a mirar la foto del principio, porque este es el queso de la trampa: Aquí querrás recuperar tus beneficios máximos para vender. Desearás con todas tus fuerzas que el precio suba a máximos de nuevo (el queso), y decidirás esperar a ver qué pasa (¡cazado!)

Pero el precio no subirá tanto la segunda vez. Efectivamente, era un techo, y ya ha quedado atrás.

Es más, cuando el mercado cae, lo hace de forma fulgurante. Ya no te preocupan tus beneficios ¡Ya no los tienes!

Ahora te preocupan (y mucho) tus pérdidas.

¿Y sabes lo que va a pasar aquí?

Que se repetirá el ciclo: Desearás con todas tus fuerzas que el precio vuelva al último máximo para recuperar la mayor parte de tus pérdidas (¡Otro queso!)

Y el precio no llegará, porque en un mercado bajista los máximos y los mínimos son decrecientes (¡¡Pillado!!)

En este momento acumularás fuertes pérdidas. Te engañarás a ti mismo diciéndote que “mientras no vendes, no pierdes”.

Estás muerto. Por dos motivos:

En primer lugar, porque si no vendes, sólo serás una comisión de venta más rico que si no vendes. Es mentira cochina que si no vendes no pierdes.

En segundo lugar, porque tienes tu poco dinero bloqueado para llevártelo a mercados más prósperos y ponerlo a funcionar, en vez de verte condenado durante años a que este mercado termine de bajar, se estabilice, comience a subir y si, hay suerte, que repita máximos de varios años atrás.

Aquí quiero destacar una nota muy importante: Como ves, quedarse pillado, no sólo no es nada fácil de evitar, sino que tendemos naturalmente a ello. La batalla interna es enorme y el sufrimiento psicológico fortísimo. Lo normal, lo fácil, y lo no profesional es quedarse pillado.

Algunos ejemplos de quedarse pillado:

  • El último máximo de Telefónica se dio a finales de 2010. Más de 3 años pillados. Los máximos absolutos de Telefónica no se han vuelto a visitar desde 2000. Dudo que alguien aguante 14 años pillado.
  • Santander: Hay muchos pillados desde hace más de cuatro años.
  • BBVA: La mayoría lleva alrededor de 7 años pillados.
  • Citigroup: Pillados desde hace 7 años o más. Actualmente, los pillados aún siguen asumiendo pérdidas del 90%, esperando por una recuperación…

Como ves, esta no es la manera inteligente de operar en Bolsa.

 

Cómo reaccionar ante un techo de mercado

Ya lo sabes: Vendiendo.

Vendiendo en cualquier caso: Tengas muchos beneficios, pocos beneficios, o incluso pérdidas.

El mercado no sabe qué tal te va a ti, y no tiene en mente moverse para darte una segunda oportundidad de ganar dinero.

Cuando el mercado es bajista simplemente va a caer con movimientos erráticos. Tú no le importas.

Si tú estás largo (comprado) en un mercado bajista, tienes que vender sin esperar ningún tipo de retroceso.

Recuerda que esperar ese retroceso es el queso de la trampa ¡No vas a llegar vivo a él!

 

Un consejo práctico

Por muy a largo plazo que vayas, pon un stop loss a tus posiciones.

Avisa a tu broker o banco y diles dónde quieres que te saquen del mercado si la cosa se tuerce.

Coloca ese stop loss en ese punto exacto en el que, si se alcanza, habrás perdido lo máximo que estás dispuesto a perder.

Puedes poner este stop loss bastante alejado, e ir subiéndolo conforme avanza el precio. Así, irás protegiendo parte de tus beneficios y, al menos, en caso de hecatombe, aunque no ganes demasiado, no te quedarás pillado.

 

¿Y si ya estoy pillado?

Vende.

No importa cuánto hayas perdido. Eso es cosa del pasado.

Recuerda que sólo estás a una comisión de distancia de liberar tu dinero y ponerlo a funcionar en un lugar mejor (donde se recuperará mucho más rápidamente).

 

Duele, pero te conviene

Acabas de ver que, aún contra natura y pese a la lucha interna que desencadena, deshacerte de posiciones que se desarrollan en tu contra es lo mejor que puedes hacer.

Estoy convencido de que este artículo puede ayudar a más de uno y de dos. Tanto por su pasado, como por su potencial futuro.Y eso te incluye a ti. Por eso te pido que difundas este artículo en las redes sociales pinchando en los botones de más abajo.

No dejes que te pase. Mira la foto de nuevo: No caigas.

¡Te espero en los comentarios! 😀

 

Esta web utiliza cookies. Si sigues navegando se sobrentiende que lo aceptas.

ACEPTAR
Aviso de cookies
¡Deja que te oriente!

¡Deja que te oriente!

Únete a mi programa formativo por email (es gratis) y yo te iré guiando por todo el material

 

¡Estupendo!
Mira tu email para confirmar

Y no te olvides de mirar en el spam (y en "Promociones" si usas Gmail)